El alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez | CC

José Manuel Bermúdez: “Una de las peores decisiones que ha tomado el gobierno de España es no hacer test en los aeropuertos”

AdminsitradoresFincasSC

Por: NATALIA SETTE HERNÁNDEZ. 

Son las 11 de la mañana, y el alcalde, con una sonrisa, se muestra dispuesto a comenzar la entrevista en la sala contigua a su despacho. Tras volver a la alcaldía de la capital de Tenerife por una moción de censura a la anterior alcaldesa, Bermúdez se enfrenta a los estragos de la pandemia como alcalde de uno de los municipios más importantes de la isla.

Con el nuevo confinamiento británico que impide la llegada de turistas a las islas, y con la difícil decisión de suspender el carnaval de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez afirma que “es mucho peor la situación que se vivirá en Canarias estos próximos meses, que la que se vivirá en la península”.

José Manuel Bermúdez en un acto días pasados | EFE

 

- Hace tres meses, usted volvía a la alcaldía de la capital de Tenerife, ¿Cómo se ha presentado este nuevo mandato?

Totalmente diferente al anterior. Estuve de alcalde 8 años, hasta julio de 2019 y no tiene nada que ver. Todo este mandato, desde que entré el 13 de julio, está teñido por la COVID. Está siendo muy duro y mira que viví una crisis económica en 2011con el ayuntamiento en quiebra y sin dinero para pagar a los funcionarios. Sin embargo, ahora hay una caída de ingresos enorme. Una parte muy importante del ayuntamiento se nutre de los impuestos, los cuales han bajado, lo que va a condicionar nuestros próximos presupuestos.

 

- ¿Cómo es la situación actual del virus en la capital?

A día de ayer, estábamos a 108 contagios por 100.000 habitantes. Estamos rozando poder bajar a semáforo verde, pero yo no me quedo tranquilo con eso, la situación puede cambiar muy rápido.

 

- Es decir, salvo algún caso aislado, la población está siendo responsable, y respeta las medidas de seguridad.

En términos generales sí, sin embargo, una gran parte de los contagios que se están produciendo hoy, se dan en el entorno familiar. Pensamos que por ser familiar no va a tener la COVID, y resulta que esto no funciona así. Las normas no pueden quedarse en la puerta de casa, debemos autolimitarnos y auto concienciarnos, ser responsables.

 

"La decisión de no celebrar el Carnaval está tomada. No nos queda otro remedio que suspenderlo porque no somos capaces de garantizar la seguridad sanitaria de todas aquellas miles de personas que participan en nuestro carnaval"

 

- ¿Cree que es un alivio que los turistas alemanes y británicos puedan viajar de nuevo a la isla?

Es un alivio siempre y cuando se mantenga. Reino Unido anunció ayer el confinamiento otra vez, lo que supone que, a partir del jueves, no recibiremos viajeros británicos durante un mes. En estos momentos, las medidas de confinamiento y distanciamiento hacen que tanto Inglaterra como Alemania viajen menos. Para nosotros es un auténtico drama, no nos hacemos a la idea de lo que significa para la economía canaria la caída del turismo. Y en la península no se hacen a la idea de lo que para el producto interior bruto canario representa el turismo. En España, el turismo es alrededor de un 13% del PIB, en Canarias llega al 35%. En la península, la caída de la economía es de un 11,6% del PIB desde el confinamiento hasta ahora. En las Islas Canarias, 10 puntos más, es mucho peor la situación que se está viviendo y que se va a vivir aquí. Nuestra economía no solo depende de nosotros, depende también de que otros países superen la pandemia, y eso es un gran problema.

 

- ¿Se está realizando algún tipo de control en los aeropuertos para la llegada de turistas?

Una de las peores y más graves decisiones que ha tomado el gobierno de España es no hacer test en los aeropuertos. Hay otros aeropuertos del mundo como es el caso de Bruselas o Milán, que han puesto los controles de test PCR. Si esto se hubiera hecho desde un principio, se hubieran controlado mucho mejor los contagio y hubiéramos dado una imagen de destino seguro que favorece el hecho de traer turistas aquí. Todo el mundo que viaja a Tenerife entra por el aeropuerto del sur o del norte, por tanto, tienes un punto donde controlar los contagios, cosa que no ocurre en la península. Tienes el punto, no has hecho nada, mal asunto.

 

- ¿Cómo afectará a la isla, y sobre todo a la capital, el que no se celebre una de las fiestas más importantes como es el carnaval?

Nos afecta muchísimo. Desde el punto de vista social, el carnaval es un sentimiento. Es la primera vez que ocurre en la historia de nuestro carnaval, y para el pueblo, no celebrarlo es un auténtico drama. Para la economía de la ciudad y la promoción turística es un reclamo que perdemos. Para la economía de la capital, esa semana de carnaval supone en torno a los 30 millones de ingresos que se van a dejar de producir. Son revistas, televisiones y radios hablando del carnaval de Santa Cruz en todo el mundo y eso también lo vamos a perder.

- ¿La decisión de no celebrar carnavales es irrevocable?

La decisión está tomada. No nos queda otro remedio que suspenderlo porque no somos capaces de garantizar la seguridad sanitaria de todas aquellas miles de personas que participan en nuestro carnaval. Además, ya no llegaríamos a organizarlo ni siquiera pudiendo, requiere de muchísima organización.

"De esta vamos a salir, seguro que superaremos la pandemia. De la responsabilidad de cada uno dependerá de que lo hagamos antes o después. (...) Si queremos salir de esto cuanto antes y que menos gente se quede por el camino, lo único que podemos hacer es observar las normas y cumplirlas. No cumplir las normas significa desempleo y pobreza, por tanto, eso es lo único que le pediría a la gente"

 

- ¿Cree que la ciudadanía respetará la decisión tomada, o que saldrán a la calle a festejar de todas formas?

Hay cosas que seguramente ocurrirán, puede ocurrir que el alcalde venga disfrazado a trabajar el viernes de cabalgata, lo más seguro es que suceda. Pero lo que no puede ocurrir es que no se respeten las normas de distanciamiento social y las limitaciones que nos obliga la pandemia. Por tanto, lo que estará permitido es que, dentro de las normas, la ciudadanía mantenga viva la llama de nuestro carnaval.

 

- Aunque esta segunda ola no esté afectando tanto a la isla ¿tiene miedo a que esta situación cambie, y la isla vuelva a verse como en la primera ola?

Puede cambiar perfectamente, como no estamos haciendo nada en los aeropuertos para controlar a los viajeros, cualquier turista coge un avión y trae los contagios produciendo nuevos brotes. No hay seguridad, no hay rastreadores, no hay control.

 

- ¿Están los hospitales de la capital preparados para lo que pueda ocurrir?

Para la demanda indefinida no, no están preparados. Para una demanda controlada similar a la que hubo en marzo pues sí. Se ha demostrado que fueron capaces de aguantar y que nunca colapsaron.

 

- ¿Un mensaje de esperanza que quisiera transmitir a la ciudadanía?

De esta vamos a salir, seguro que superaremos la pandemia. De la responsabilidad de cada uno dependerá de que lo hagamos antes o después. El virus no está afectando solo a gente mayor, hay personas de 30, 40, 50 años falleciendo sin patologías previas aparentes. Debemos ser responsables. Si queremos salir de esto cuanto antes y que menos gente se quede por el camino, lo único que podemos hacer es observar las normas y cumplirlas. No cumplir las normas significa desempleo y pobreza, por tanto, eso es lo único que le pediría a la gente.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...