Una academia virtual empodera a 55 guatemaltecas en la economía digital

Una academia virtual basada en Estados Unidos convocó, en medio de la pandemia del coronavirus y el confinamiento, a 55 mujeres guatemaltecas para capacitarlas, empoderarlas y graduarlas al cabo de seis semanas en la primera cohorte de especialistas en economía digital para el mercado laboral del futuro.

Se trata de She Works (Ella trabaja, en inglés), una iniciativa con talento latinoamericano financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que brinda talleres, clases de alta calidad con especialistas de primer orden y certificación para ingresarlas a una bolsa de trabajo remoto y flexible a escala global. 
En Guatemala, el 35 % de la población económicamente activa son mujeres, según el Instituto Nacional de Estadística.

Durante las seis semanas, las 55, seleccionadas de entre 400 aplicaciones, recibieron educación digital enfocada en suplir necesidades de empresas con mejores filtros para sus reclutamientos, y de Gobiernos, al incorporar a mujeres en el mercado laboral. 

PRIMERA EDICIÓN EN GUATEMALA 

Mujeres recién graduadas, madres solteras y otras que buscan regresar a la actividad económica se vieron beneficiadas en este programa en su primera edición en Guatemala, también con el objetivo de reducir una brecha de género que, en la región, alcanza al 26 % en cuanto a la participación laboral. 
Una de las beneficiaras de la academia es Andrea de la Paz, diseñadora gráfica, de 24 años, quien resumió a Efe su experiencia como un bastión de "empoderamiento y sororidad" y que ahora podrá impulsar su emprendimiento al plano internacional. 
Por su parte, la administradora de empresas y mercadóloga Silvia Navas, de 37 años, mencionó a Efe que la experiencia fue "súper enriquecedora" pues pese a vivir el crecimiento de la pandemia -que hasta este lunes por la noche había registrado 10.272 contagios y 399 defunciones- "fue desconectar la información de la COVID-19 y darle la vuelta a todo lo malo que estamos viviendo". 
She Works permitió a Silvia y las demás participantes "ver las nuevas oportunidades para trabajar incluso desde casa. Tener esa oportunidad de nuevo aprendizaje fue muy maravilloso", aseguró. 
Andrea de la Paz concluyó que, "a pesar de que la pandemia nos cambió la vida cotidiana, también nos envió el mensaje de que a veces los cambios deben ser así (drásticos) y (una) se debe adaptar a la vida real. She Works da la oportunidad de adaptarse a la nueva realidad dentro del mundo digital". 
A pesar de que el programa no contempló entre sus alumnas a mujeres indígenas, en un país con más del 50 % de población maya, aunque con un 72 % de brecha digital principalmente en zonas rurales, Navas consideró que "sería bueno incluirlas", pero "no le cambiaría nada (al programa) porque está muy bien diseñado" y recomendó incluir a más profesoras locales. 
Ahora, tras haber ingresado currículum, portafolio y cumplido la certificación de la academia, She Works ha encendido los reflectores sobre estas 55 mujeres guatemaltecas, ahora más preparadas y empoderadas para tomar las riendas del mundo digital en una era dominada por la pandemia.