Tuve un sueño

AdminsitradoresFincasSC

Repito, fue un sueño. Mi sueño me trasladó a un Marruecos obsesionado y provocador desde hace muchos años, con el objetivo de conquistar las aguas que pertenecen a Canarias. Mi sueño me recordó el desafío de la Marcha Verde y en intento de conquista de la isla Perejil. De la misma manera, mi sueño me hizo ver que la actual inmigración africana podría tener un doble fin. Es decir, una gran oleada de inmigrantes africanos arribando en las costas del Archipiélago canario, con el objetivo de buscar otros destinos a Europa en busca de una mejor vida. También pudiera tener otro objetivo como estrategia militar por parte del Gobierno de Marruecos, cuya inmigración actual ubicada en las islas Canarias, pudieran sublevarse contra el Gobierno de Canarias y los canarios, con el propósito de hacer escaramuzas callejeras y entrar en acción las tropas militares de Marruecos, teniendo como objetivo principal la conquista de Canarias. Repito, solo fue un sueño. Sin embargo, cuando desperté, la realidad me demostró que en la actualidad hay más de 12.000 inmigrantes africanos ilegales en Canarias. El demostrará si mi sueño fue solo un espejismo de una noche cualquiera de este comienzo de siglo XXI.

Por otro lado, recientemente, el Delegado del Frente Polisario en Canarias Handi Mansour, afirmó que la decisión unilateral de Marruecos de extender hasta Canarias las aguas adyacentes al Sahara, es una nueva violación del derecho internacional y un desafío con el objetivo de invadir Canarias.

Es por ello, que Handi Mansour afirmó que Marruecos es un país problemático en la Región, que soluciona siempre sus problemas internos en detrimento de sus vecinos desviando la atención fuera de sus fronteras. Así se ha comportado Marruecos históricamente, motivando hacerlos después de la guerra de liberación argelina con Francia, tras la independencia de Argelia provocando una guerra contra su población; después reivindicando Mauritania como parte de Marruecos, así como Tombuctú en Malí, y finalmente ocupando El Sahara con su ejército. Eso es lo que -insiste – Marruecos está haciendo ahora, preparándose para invadir Canarias sin ninguna justificación ni respaldo jurídico, así los afirmó el Delegado del Frente Polisario en Canarias Handi Manssur.

Del mismo modo, Handi Mansour asegura que extender las aguas adyacentes del Sahara Occidental hasta Canarias es una flagrante violación del derecho internacional, tanto del Tribunal Internacional de Lahaya como de todos los dictámenes del aparato de justicia de la ONU y sobre todo de los Tribunales de Justicia Europeos, que ya se han pronunciado en sentencias recientes aclarando que desde el punto de vista jurídico, el estatus del Sahara Occidental actual es el de un territorio no autónomo, pendiente de descolonización y de que se celebre un Referendum. Asimismo recuerda que  Marruecos no es reconocido ni siquiera como un país administrador, sino como un invasor que mantiene una ocupación militar en contra de todos los principios de los derechos de los pueblos y de justicia internacional.

Por otro lado, la crisis internacional por el coronavirus no ha impedido que Marruecos continúe con la actividad normativa y legislativa y este lunes, el país vecino ha publicado en su Boletín Oficial las dos leyes aprobadas el pasado mes de enero en las que extendía su frontera marítima hacia España y el Sáharra Occidental incluyendo en su nueva delimitación aguas solicitadas por nuestro país en el territorio del sur de Canarias.

Las dos normativas 37.17 y 38.17 relativas a la delimitación de las aguas territoriales y la Zona Económica Exclusiva han sido publicadas tras haber cumplido todos los trámites parlamentarios y llevan la firma del presidente del Gobierno el 6 de marzo pasado.

Las dos leyes -que fueron aprobadas en enero y febrero pasados por unanimidad por las dos cámaras del Parlamento marroquí- han suscitado una gran preocupación en España y concretamente en Canarias por los eventuales solapamientos con el espacio marítimo español que supondría.

En concreto, con las dos normativas, Marruecos establece sus aguas territoriales en 12 millas, delimita su zona económica exclusiva en 200 millas, y decide ampliar su plataforma continental hasta 350 millas. De esta forma, extendería su tutela jurídica sobre el espacio marítimo incluyendo el Sáhara Occidental hasta la ciudad de Lagüera y en el noreste hasta Saidia, fronteriza con Argelia. Por el oeste, la ampliación hasta las 350 millas incluiría una parte de las aguas canarias que España tiene solicitadas a la ONU desde 2014, cuando decidió ampliar su plataforma continental hasta las 350 millas, el máximo permitido.

Al conocer las pretensiones del país vecino, el gobierno canario ya trasladó a la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, su preocupación por el eventual solapamiento de las aguas y advirtió que Canarias no cedería "ni un milímetro de sus aguas". Laya respondió con un mensaje de tranquilidad puesto que Marruecos no ha elaborado un trazado específico y aseguró que, de atribuirse aguas canarias, España elevaría una queja a la ONU.

Pese a la preocupación suscitada sobre todo en la población insular, Marruecos ha insistido desde el comienzo de este proceso legislativo que no pretende imponer a España "hechos consumados", y ha subrayado que la demarcación de la frontera marítima se hará de mutuo acuerdo con el país ibérico , conforme a la legislación internacional en vigor. Riqueza submarina Cada país puede establecer una Zona Económica Exclusiva de 200 millas que puede explorar y explotar, e incluso puede llegar a ampliar su plataforma continental -el suelo y subsuelo marino- hasta las 350 millas, si hay espacio para ello. El problema, según explicaron los expertos a este diario, es que no hay tanta plataforma continental para cada país, por lo que son las autoridades internacionales quienes tienen la última palabra, previa negociación entre países.

Cada estado puede operar dentro de sus 350 millas náuticas y "explorar y explotar los recursos naturales, minerales, fósiles y biológicos", como señala el boletín oficial marroquí y es que dentro de la ampliación aprobada por el país norteafricano, en la zona que también reclama España, se encuentra un gran monte submarino que esconde una gran riqueza potencial. Se trata del Monte Tropic y guarda toneladas de telurio y otros minerales estratégicos para el desarrollo de la tecnología verde. No obstante, pese al más que probable interés por este tesoro submarino, ninguno de los dos países podrá acceder a él en un corto plazo dada la gran profundidad a la que se encuentra y a que no existe una tecnología que a día de hoy pueda llegar a él.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner Encuentro Atlanticohoy AAFF