Alfonso Martín: "Canarias no ha perdido ni un ápice de su potencial turístico por esta crisis"

Pedro Alfonso Martín nació en Santa Cruz de Tenerife, y estudió Ciencias Empresariales en la Universidad de La Laguna, además de Dirección de Empresas, Marketing y Dirección Comercial y Financiación de Empresas, comenzando a trabajar en 1980 como jefe administrativo, contable y comercial de empresas del sector de transportes, aduanas, construcción, ocio y servicios empresariales, comercio, agricultura e industria del metal.

Entre el año 1992 y el año 1996 trabajó también como empresario en los sectores del transporte, aduanas y organización de actos. En cuanto a puestos directivos que ha ocupado, desde julio del año 1996 y hasta febrero de 1998 desempeñó el cargo de director general de Promoción Económica del Gobierno de Canarias.

Desde febrero de 1998 hasta junio de 2017 ha ocupado la secretaría general de la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE Tenerife), cargo de responsabilidad desde el que ha asumido, entre otros, la negociación de la concertación social con sindicatos y Gobierno de Canarias, así como la negociación de las políticas económicas y empresariales con todas las instituciones públicas, tanto de la Administración local, como de la Comunidad Autónoma, del Estado o de la Unión Europea. Además de relaciones institucionales empresariales y misiones comerciales internacionales.

Alfonso Martín ha sido también presidente de la Confederación de Promotores de Empresa y presidente de la Confederación Regional de Jóvenes Empresarios, así como vicepresidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y consejero fundacional de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios, entre otros.

En la actualidad compagina la Vicepresidencia de la Zona Especial Canaria con la Presidencia de la Mutua de Accidentes de Canarias.

1. Una reciente encuesta la OMT (Organización Mundial del Turismo) preveía una bajada de entre un 20% y un 30% en número de turistas a nivel mundial. ¿Qué relación, en su opinión, tendrá este hecho con la disminución de nuestro producto interior bruto? 
El turismo en Canarias no tiene similitud alguna con el resto de España, pues nuestra capacidad de oferta conjunta de verano e invierno es casi exclusiva de las Islas. Además, tenemos una oferta de destino de muy alta calidad de promedio y un estado del bienestar, unas comunicaciones e infraestructuras de nivel europeo. Ese factor, que en épocas de crecimiento son una fortaleza, ahora, con esta crisis sanitaria, se ha convertido en una debilidad que, gracias a Dios será coyuntural y nos recuperaremos tan pronto los turistas vuelvan a viajar y sigan viendo el atractivo turístico de Canarias, tanto en planta alojativa, ocio complementario, hostelería y comercio. Este año será una incógnita la cuantificación de lo que afectará definitivamente al PIB, pero será alto, y como extensión tanto en el empleo directo como indirecto, debido al efecto tractor que tiene el turismo en el resto de la actividad empresarial.

2. Parece inevitable una disminución importante de la población activa en España, y también en Canarias. Desde la mutua que usted preside han tramitado prestaciones a más de 6.200 trabajadores por cuenta propia. En el cómputo nacional las 19 mutuas colaboradoras con la seguridad social han gestionado 952.348 expedientes. La afectación a las arcas de la seguridad social será directa. ¿Cree que este hecho tendrá un impacto en las pensiones?
Estos primeros pagos los hemos financiado las mutuas con cargo a tesorería propia, a la espera de que el Estado libere fondos presupuestarios para garantizar estos costes directos e indirectos, así como la compensación por la disminución de ingresos por la decretación del estado de alarma que, tal como se ha comprometido el Ministerio de la Seguridad Social, esperamos disponer en breve. El coste de las compensaciones a los autónomos ascenderá, hasta junio, a más de 4.000 millones de euros, a los que habrá que añadir cualquier aumento de sector o temporal de los mismos. Si la financiación del déficit generado por el COVID-19 se hace correctamente y se presenta un plan a varios años para su reducción, no tendría que afectar en gran medida. Otra cosa sería que Europa no aceptara el plan y acabaran interviniendo la economía del país, perdiendo nuestra capacidad de influir en las decisiones ajustadas a la realidad, por una gestión tecnócrata que se ajusta más a una doctrina de déficit controlado que al crecimiento y la generación de riqueza.

3. En el mismo sentido, ¿qué otras consecuencias debemos esperar, en forma de medidas, ante la disminución de la recaudación de la seguridad social, motivado por el creciente paro, y ERTES de ceses de actividad?
Cualquier consecuencia debe alejarse de dar por amortizado el estado del bienestar del país. Aunque aún se mantiene una caja de la seguridad social virtual, el que garantiza el estado del bienestar es el presupuesto del Estado que se nutre de estas cotizaciones, suban o bajen, impuesto directos e indirectos y tasas, que no es aconsejable subir para no poner otra losa sobre la recuperación que, ya de por sí, está siendo y será dura. Los ERTES cuestan en la actualidad 5.000 millones de euros al mes y nuestro país, con un déficit que previsiblemente llegará al 15% del PIB y un nivel de endeudamiento público del 130% del PIB, no podrá soportarlo mucho tiempo. El reto es acertar con la realidad empresarial y que la desescalada de esos ERTES se apareje a la recuperación de la actividad, porque, si es peligroso que tengamos que dar pasos atrás en el desconfinamiento de las personas, nada tendrá que ver con el efecto sobre el tejido empresarial y el empleo si hay que volver a parar la economía. Habría impagos de los créditos facilitados a las familias, de las empresas y del sistema financiero, dando otra magnitud al problema actual.

4. Cómo vicepresidente la zona Zona Especial Canaria ha sido testigo y parte implicada en el crecimiento de empresas inscritas en el registro de la ZEC; entre los años 2017 y 2019 se produjo un 45% del total de inscritas de los últimos 20 años. ¿Qué horizonte nos espera en forma de nuevas inscripciones y empleo asociado para el presente y futuro próximo?
El horizonte de la ZEC es muy bueno. El pasado mes de abril se ha mantenido un buen nivel de autorizaciones y la previsión de mayo también es buena. Ahora necesitamos que el inversor pueda venir a las Islas sin que tenga que estar confinado durante dos semanas, que se restablezcan las comunicaciones y la confianza de los inversores de manera generalizada. El incentivo de la ZEC, junto con el resto de los incentivos del R.E.F, son una de las recetas que les gustaría tener al resto de países para salir de la crisis con atracción de inversión exterior a cambio de una mayor actividad económica y empleo.

El reto es acertar con la realidad empresarial y que la desescalada de esos ERTES se apareje a la recuperación de la actividad, porque, si es peligroso que tengamos que dar pasos atrás en el desconfinamiento de las personas, nada tendrá que ver con el efecto sobre el tejido empresarial y el empleo si hay que volver a parar la economía.

5. Ante el escenario descrito, ¿qué medidas legislativas facilitarían una reactivación y apuesta firme por la ZEC como propuesta de valor añadido para Canarias y factor estratégico para nuestras islas?
Todas las medidas que avancen en la seguridad jurídica y en la interpretación de la agencia tributaria son clavs para que los inversores renueven su apuesta por Canarias. La ZEC ha aportado modernización a Canarias con proyectos muy competitivos en materia audiovisual, innovación, industria y tecnología, con mejor nivel salarial y mayor eficiencia como recursos públicos, en cuanto al retorno de los costes presupuestarios y su aportación al P.I.B.

6. Para el ciudadano de a pie, ¿qué incentivos ofrece el régimen económico y fiscal de Canarias para empresas que quieran implantarse en nuestro territorio?  
Básicamente, la ZEC ofrece una tributación del 4% frente al 25% en impuesto de sociedades, la compatibilidad con otros incentivos económicos y fiscales y una mayor dotación en las ayudas fiscales que el resto del territorio nacional.
A esto podemos añadir la exención del pago del IGIC a la importación y en las operaciones entre empresas registradas en la ZEC, o que no sea necesario hacer retención en la fuente para los dividendos empresariales. También es de destacar la combinación óptima con la zona franca para empresas industriales y logísticas.

7. ¿Qué requisitos debe cumplir la empresa que quiera acogerse a estas ventajas fiscales? 
A cambio, deben aportar una inversión mínima de 100.000 euros y 5 empleos en las islas de Tenerife y Gran Canaria y de la mitad en el resto. Luego, también deben tener en cuenta que no están permitidas las empresas financieras o de seguros, así como las actividades que ya están ampliamente desarrolladas en Canarias, como alojamiento turístico, hostelería, construcción o comercio al por menor, si bien el potencial del resto de actividades puede dejar una foto sostenible y diversificada del próximo tejido empresarial de las Islas.

8. Volvamos a la situación actual de confinamiento, D. Pedro. ¿Cómo valora las medidas adoptadas hasta la fecha?
Esta crisis no se ha previsto suficientemente bien, ni en plazos ni en intensidad, pues es la primera vez que la humanidad se enfrenta a un reto como este, y el modelo de confinamiento y paralización de la actividad económica puede poner a España bajo la lupa de la Unión Europea, con las consecuencias en recortes presupuestarios, y redefinición a la baja de incentivos económicos y posibles alzas de tipos fiscales o bases imponibles. España depende de Europa y de los inversores internacionales, y, a su vez, las autonomías, los cabildos y los ayuntamientos dependen del Estado, lo que deja la responsabilidad de la eficiencia de las medidas y su credibilidad en el Gobierno y las consecuencias dispersas en todo el territorio, en el tejido empresarial y en las familias. Por eso es tan importante que todos los implicados hablemos y seamos escuchados para minimizar errores que no nos podemos permitir.

El incentivo de la Z.E.C., junto con el resto de los incentivos del R.E.F., son una de las recetas que les gustaría tener al resto de países para salir de la crisis con atracción de inversión exterior a cambio de una mayor actividad económica y empleo.

9. ¿Cuál cree que será el impacto del COVID-19 en Canarias este año 2020 en términos económicos y sociales?
Aún es pronto para saberlo, pero una horquilla de pérdida del PIB entre el 15 y 20% y una tasa de desempleo por encima del 30% es algo en lo que coinciden todos los analistas. En Canarias dependemos en un 80% del turismo, el comercio y la hostelería, que son los sectores que han paralizado la actividad privada y casi el 50% del PIB provienen del conjunto de administraciones públicas, que deben regar de ayudas y financiación al sector privado y mantener abierta su actividad ordinaria con las limitaciones que antes comentábamos. Si la casa de tu vecino se incendia, lo más sensato, independientemente de que coincidas más o menos con su criterio, es ayudar a sofocarlo por lo menos para que no termine de incendiarse también la tuya.

10. ¿Cuáles son, en su opinión, las claves de la recuperación económica? 
En esta primera fase, hasta que culmine la desescalada, la habilitación de los ERTE hasta que se recupere un porcentaje importante de la actividad empresarial, sector a sector. Tesorería suficiente para las empresas por la vía del crédito blando y garantizado, el pago de las deudas de la administración pública a los proveedores, el adelanto de subvenciones y contratación, y el aplazamiento de impuestos y tasas. En la parte de las familias, una renta de subsistencia que lleve aparejada una actividad y formación. En la siguiente fase, desburocratizar la administración púbica, potenciar la administración electrónica, redoblar la inversión en promoción turística y del R.E.F y un plan para evitar la destrucción de tejido empresarial. En el medio plazo, mejorar la productividad por la vía de mejora de la educación y formación, y la tecnificación de los procesos económicos.

11. ¿Cree que volveremos al estado del bienestar, tal y como lo conocíamos antes del covid-19?
Ese es el primer objetivo de un gobierno que debe recuperar la situación de antes de la crisis en el menor espacio de tiempo posible, así como asentar las bases para seguir mejorando. Somos vulnerables, pero no somos frágiles.

12. ¿Qué subsectores cree que saldrán antes de la crisis?
Los que no se pararon y aquellos que, habiendo parado la actividad, reciban las ayudas necesarias para el tiempo adecuado. Idealmente, sería necesario que aquellos sectores que más empleo generan, como turismo, comercio, construcción y hostelería. Así el sufrimiento de empresarios y familias sería menor en el tiempo y restableceríamos buenos niveles de confianza.

13. En un tejido empresarial compuesto por pymes y autónomos, ¿cree que están siendo tratados como el activo que son, de una manera ponderada?
No olvide que esta situación económica no se debe a mala praxis financiera o empresarial.  Es derivada de una crisis sanitaria y de una incapacidad presupuestaria para que el nivel de ayudas ofrecido se equipare a las necesitadas. De ahí que se pida que dure la crisis lo menos posible para que las empresas puedan sostenerse con los recursos que generen y se evite la destrucción de tejido empresarial y empleo.

14. Últimamente hemos escuchado voces que reclaman desde Canarias que se devuelva el superávit, de unos 900 millones de euros, para hacer frente a la destrucción de empleo. ¿Comparte usted esta demanda?
En el fondo, creo que Canarias debería mantener su presupuesto y que todo el dinero para la recuperación económica debe venir del Estado y de Europa. No sé si el superávit de 1.500 millones de euros heredado del gobierno anterior aún está disponible o ya se ha usado, pero no olvidemos que a eso hay que añadir la deuda reconocida de carreteras, las ayudas previstas en los presupuestos de este año y las medidas excepcionales que se aprueben para todo el territorio, añadiendo una corrección a nuestro favor por la mayor afectación recogida en el nuevo Estatuto de Autonomía.

15. Desde el ministerio de Hacienda se plantea la aplicación de un futuro impuesto al combustible aéreo. De no excluirse a Canarias de esa aplicación, ¿qué consecuencias acarrearía esta decisión en el territorio canario?
No entra en la cabeza de nadie que Canarias no esté exenta. La afectación directa se notaría en el turismo y en el sobrecoste del transporte aéreo de los canarios tanto para personas como para abastecimiento.

En el fondo, creo que Canarias debería mantener su presupuesto y que todo el dinero para la recuperación económica debe venir del Estado y de Europa.

16. El señor Marichal, Presidente de la patronal hotelera Ashotel y Presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), en una entrevista publicada el pasado 20 de abril en eldiario.es abogaba por una coordinación total entre empresarios, turoperadores, aerolíneas y la Administración para garantizar ese corredor sanitario que no persigue otra cosa que garantizar la seguridad; ¿qué piensa usted en este sentido?
Canarias no ha perdido ni un ápice de su potencial turístico por la afectación de esta crisis.  Esta es una interrupción sobrevenida y coyuntural, por lo cual, sabiendo hacer bien lo que hacemos, no tengo duda que seremos pioneros en la recuperación turística. El capital humano y la formación de nuestro tejido empresarial, directivos y empleados son una garantía para ello.

17. ¿Cómo valora la gestión global de la crisis en Canarias? 
En materia sanitaria, igual que el resto del territorio nacional: escasa, dubitativa, poco generadora de confianza y con retrasos en la toma de decisiones importantes, pues la gestión está recentralizada. Ahora que va acabando la paralización económica, debemos tener confianza en los recursos propios y ajenos, así como en la voluntad de empresas, trabajadores y gobierno autónomo en salir airosos, comprometidos y cogidos de la mano.

18. ¿En qué medida cree que el factor tecnológico y la calidad marcarán el ritmo de la reactivación económica de nuestro archipiélago?
A medio y largo plazo, como decía antes, debemos salir fortaleciendo la productividad, la innovación, la tecnología y la calidad, pues serán pilares importantes para ello, junto con la recuperación de la conectividad y garantía sanitaria.

19. ¿Puede, por último, lanzar un mensaje positivo a los 2.220.270 habitantes de nuestras islas?
La capacidad de resiliencia de un canario, establecida por su idiosincrasia, siempre nos han llevado a superar retos importantes y ese el camino que tenemos que seguir transitando.

Juan Ramón Sánchez-Harguindey Pardo de Vera

Consultor en gestión y procesos en los sectores turístico y agroalimentario con amplia experiencia. Asimismo, realiza consultoría y formación enfocada a la mejora de resultados a través del desarrollo de procesos según la metodología Kaizen, cambios hacia la mejora continua con orientación a resultados.

BA Hons of Arts in International Business Administration (European Business School), Londres. Licenciado en ADE por la Universidad Antonio de Nebrija, Madrid, Máster Gestión de Empresas Turísticas (Universidad de La Laguna) y Executive MBA (Escuela Europea de Negocios).

Ha desarrollado su experiencia profesional en diversos países como Colombia, Cuba, España, México y Cabo Verde, que ha centrado en el sector hotelero, en empresas como Meliá y Vincci, así como catering aeroportuario (Newrest y Gategourmet) y de ocio Aspro Parks (Aqualand), en posiciones gerenciales y de dirección económica.

Hoy le damos la palabra, con agradecimiento y gran atención, a una de esas personas a las que escuchar debería ser tarea obligada. Su trayectoria así lo confirma. Se trata de D. Pedro Alfonso Martín, Vicepresidente de la Zona Especial Canaria y Presidente de la Mutua de Accidentes de Canarias. Su trayectoria es excelsa.