Tamara Cabrera: "Ante la vuelta al cole, los niños van a reflejar lo que los adultos les vamos a transmitir"

AdminsitradoresFincasSC

Nunca un regreso a las aulas ha resultado tan estresante para profesores, padres y alumnos como el actual.

Los meses de confinamiento y lecciones online tras la irrupción de la pandemia de covid-19 en nuestras vidas, sumados a las vacaciones de verano, han alejado a docentes y estudiantes de la educación presencial más tiempo del habitual.

Ahora que llega el momento de reincorporarse a las aulas, el miedo al contagio y el aumento de casos de coronavirus han llevado a los responsables y profesionales de la educación a replantearse la enseñanza tal y como la conocíamos.

La perspectiva de este nuevo curso es una experiencia a la que nadie se ha enfrentado con anterioridad y que está marcada por el miedo y la incertidumbre. Ante esta nueva etapa, Tamara Cabrera, psicóloga y miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife, analiza para el medio digital canario AtlánticoHoy cómo afecta a las emociones de los docentes, padres e hijos el regreso a las aulas marcado por la covid-19.

 

 

- Los niños vuelven a las clases tras haber pasado el último trimestre del pasado curso en casa, más las vacaciones, por lo que se encuentran muy desconectados de sus compañeros, profesores y rutinas. ¿Cómo afecta a padres y niños ese inicio de curso marcado por la covid-19?
El inicio del curso este año, obviamente, no va a ser igual. Si habitualmente es complicado porque venimos del verano, el periodo que aprovechamos para olvidarnos un poco de las rutinas y la organización diaria, este año se suma la preocupación, el miedo y la incertidumbre que están viviendo todos los profesionales del ámbito y las familias. Este año es bastante más complicado que otros porque, no solo tenemos que volver a retomar esa rutina y hábitos diarios, sino que además hay que tranquilizar mucho a esas familias para que puedan confiar en el sistema, en las escuelas, en los colegios y también puedan tener esa garantía de poder acompañar en el proceso de reincorporación escolar.

- ¿Quién presenta más miedo o ansiedad ante esta vuelta al cole, los padres o los hijos?
Creo que, ahora mismo, los padres. Es normal. Las familias se vieron, de la noche a la mañana, con un proceso inesperado de asumir el trabajo y el estudio online y ahora, de repente, al tener que volver al colegio con esta situación es normal que tengan miedo y ansiedad. Los profesionales también están en ese punto. Yo soy de la opinión que los niños van a reflejar lo que los adultos les vayamos a transmitir.

"Los padres presentan más miedo o ansiedad que los hijos frente a la vuelta al cole"

- ¿Cómo debemos informar y abordar los miedos en función de la edad del menor? ¿En qué se diferencian los diversos acercamientos?
Cuando trabajamos con niños y adolescentes me gusta diferenciar tres etapas. La primera es la etapa infantil, los más chiquititos, de entre uno y tres o cuatro años. El contenido que ellos manejan es mínimo, con material muy lúdico, dibujos y demás para explicarles esta situación. Quizás lo que ellos echan más de menos es ese momento de ir al cole, de jugar y de compartir, pero la toma de conciencia no es tan grande. Después, habría una segunda etapa, la de los niños de Primaria, casi entrando en la Secundaria, que para mí es el foco de trabajo. Aquellos que desde los seis a once o doce años, en pleno desarrollo, han visto su desarrollo evolutivo cortado al estar en casa y empiezan a tomar conciencia, pero no tienen un desarrollo cognitivo de madurez para poder asumir lo que está pasando. Después, los adolescentes. Para mí, la conciencia de ellos es clara, aunque a veces sea un tema de debate, pero con ellos se puede trabajar muy bien explicándoles la situación en la que estamos. A ese grupo me gusta mucho hacerle partícipe y colaborador de la situación actual.

- ¿Debemos esperar a que pregunten o abordarlo antes?¿Cómo podemos calmar esos miedos si no poseemos todas las respuestas, dada la incertidumbre que rodea a toda esta situación?
Para mí es importante hablar del tema. Siempre digo que hay que hablar transparente. A veces tenemos miedo y esperamos a que los niños pregunten. Ahí hay un patrón que es muy importante abordar. También debemos orientar a las familias en que, cuando el niño pregunta, ya lo hace con una elaboración previa. El menor va a venir a nosotros con lo que ha oído, con su fantasía, más lo que él cree que pasa. En muchas ocasiones apaciguamos muchas situaciones cuando podemos hablar abiertamente de ellas y de una forma acorde a esa edad. Hay un tema muy importante que es el de expresar las emociones. ¿Cómo te sientes tú? ¿Cómo estás viviendo esto? Y normalizar esa emoción y sentimiento que puede estar surgiendo. Es normal que te sientas triste, que sientas miedo y que, ahora que vas a volver al colegio después de tanto tiempo sin ir, te encuentres con esa tristeza o nerviosismo. Hay que validar esa emoción, que es normal que surja en ese momento.

-¿Y si, pese a todo, no quieren ir?
Pues hay que trabajarlo. Es normal. De hecho, existen casos de niños que ya tienen miedo a salir a la calle. Partimos de la base de que eso es lo que ellos también han visto. Muchas veces las familias, y yo también soy madre, con ese afán de proteger, transmitimos nuestros miedos e inseguridades. Es normal que puedan surgir esas emociones y sentimientos en los niños. En el caso de que aparezca ese miedo, esa tristeza o ansiedad, no pasa nada. Trabajamos con ese síntoma y lo validamos. Es normal que estés en esa situación y vamos a ver qué ha pasado para que ese niño llegue a ese punto, qué ha pasado en esa familia o ese entorno para que el niño esté viviendo esa vuelta al colegio con esa angustia o ansiedad.Hay que hacer hincapié en que es normal todo ese miedo de las familias por esa incertidumbre a la qué se van a enfrentar.

Tamara Brito durante la entrevista en el set de AtlánticoHoy | AH

 
- ¿Y los docentes? ¿Cómo podemos apoyarles para evitar ese estrés o ansiedad que también les produce a ellos la pandemia?
Con los profesores se trata de un trabajo al que nos tenemos que sumar muchos más profesionales. No solo a nivel de Consejería, sino todos los profesionales que estamos inmersos en el ámbito educativo. Creo que es un momento de ofrecer mucho apoyo, de mucha colaboración. Los profesores se tienen que sentir seguros y respaldados. De ahí ellos van a poder acompañar a sus alumnos de una forma más óptima. Hay situaciones muy diversas, muchos profesionales que también se han visto, de la noche a la mañana, con un teletrabajo para el que a lo mejor tampoco estaban preparados, y ahora de repente tienen que volver a las aulas. Obviamente, están pidiendo unas garantías de salud y protección que ellos creen que necesitan. Para mí, la clave para los profesionales es extremar las medidas en lo que podamos: la distancia, la higiene, y ser conscientes de que ellos son los encargados de ese acompañamiento de los alumnos con la vuelta al cole.

 

- ¿Qué orientaciones o pautas nos da para los primeros días de clase?
Los primeros días de clase nos tenemos que olvidar un poco del concepto del contenido e irnos más a la situación, a cómo lo estamos viviendo, a ese acompañamiento y a qué necesitamos en ese momento. A mí me gusta mucho resaltar que la pandemia también ha puesto en relieve cosas de las que a veces nos olvidamos. El ámbito educativo no es solo un lugar de encuentro para adquirir conocimiento, sino un lugar de bienestar así como de desarrollo mental, social y emocional. Por eso, quizás los primeros días puede ayudar mucho tener en cuenta ese acompañamiento, ese volvernos a encontrar, ese lugar para los niños de socialización, algo muy importante para el alumnado.

"Existen casos de niños que ya tienen miedo a salir a la calle. Partimos de la base de que eso es lo que ellos también han visto. Muchas veces las familias, y yo también soy madre, con ese afán de proteger, transmitimos nuestros miedos e inseguridades"

- Algunos adolescentes se muestran poco preocupados por poder contagiar a sus mayores. ¿Cree que es necesario concienciarles de manera especial?
A mí me gusta mucho el trabajo con adolescentes. Creo que a un trabajo bien dirigido con ellos le podemos sacar mucho provecho. Para mí, la clave está en hacerlos a ellos partícipes de esta situación. Obviamente, conciencia la pueden tener, porque casi todos, quitando casos a lo mejor más peculiares de desarrollo cognitivo, pueden entender la situación en la que estamos y las consecuencias. Quizás la clave está en hacerles a ellos partícipes de la situación. Creo que son más conscientes de lo que pensamos. Ahora, es la ubicación o la participación que les damos. El trabajo con ellos puede ser especial a otros estadios evolutivos.

-Nos gustaría conocer en más profundidad un proyecto que se va a poner en marcha en La Laguna de  atención y orientación psicológica a distancia para jóvenes de Secundaria. ¿En qué consiste?
El Colegio Oficial de Psicología, cuando empezó esta situación del covid-19, activó un teléfono de atención para todos aquellos ciudadanos y profesionales a los que le hiciera falta. De ahí salió un proyecto que, posteriormente, se aprobó con el Ayuntamiento de La Laguna y que ahora se ha ampliado y dirigido a los colegios de la zona. Consiste en dar esa orientación y apoyo a esos jóvenes que pudieran necesitar de una orientación o pautas psicológicas no solo por lo que hayan podido vivir a lo largo de esta situación de confinamiento, sino en esta nueva realidad o normalidad, para que sepan afrontar, tener pautas y poder trabajar con ellos para la incorporación escolar.

 

"Debemos orientar a las familias en que, cuando el niño pregunta, ya lo hace con una elaboración previa. El menor va a venir a nosotros con lo que ha oído, con su fantasía, más lo que él cree que pasa"

 
- ¿En Canarias la vuelta al cole será similar a la vivida en la Península?
En Canarias tenemos un punto a favor y es que, aunque es verdad que ahora está habiendo un repunte, quizás la gestión que se ha llevado ha sido diferente a la de la Península. Aquí Educación Infantil lo tiene un poquito más fácil porque las escuelas privadas y algunas de las consejerías de Derechos Sociales ya abrieron. Tuvimos una oportunidad de hacer una prueba piloto para ver cómo funcionaban. Todo lo que es Primaria, Secundaria y la entrada a la Universidad son los que empiezan de nuevo y es cuestión de ver a lo que nos enfrentamos. Pero creo que esta es la realidad que nos toca vivir. Pongo un poco el ejemplo de marzo, cuando nos vimos de la noche a la mañana en esta situación. Íbamos poquito a poco, pensando en que vamos a vivir el momento presente, ver qué podemos ir haciendo. Asimismo, validar mucho el tema de las emociones, que es importante, y atender a la sintomatología, que a veces también se nos olvida. Muchas personas ahora repuntan con algo de depresión o ansiedad. Muchos niños también tienen esos síntomas. Eso es normal, pero hay que trabajarlo y prestarle atención. Quizás recalcaría un poquito esas cosas que a veces nos pasan un poco desapercibidas, y ahí es de donde parte la iniciativa con el Ayuntamiento de La Laguna, para poder darle cabida a todos esos colegios y darle ese apoyo que ojalá se extiendan a otros municipios.
El duende del fuego