"Somos juzgadas el triple para obtener la mitad del reconocimiento"

En el Día Internacional de la Mujer, en AtlánticoHoy.com queremos reafirmar la fuerza del género femenino en la sociedad actual, con un papel en crecimiento y cuyos valores y resultados demuestran la capacidad para reivindicar en el día de hoy la defensa de sus derechos.

Por ello, entrevistamos a la profesora Lucía Quintero, elegida recientemente, con gran diferencia, la mejor docente de Secundaria de toda España. Su metodología de trabajo en la la lucha por un aprendizaje igualitario y de entretenimiento no puso en duda a los electores. 

Este 8 de marzo, Quintero ejerce la huelga y comparte, bajo su prisma, la situación global de la sociedad y la particular en las escuelas.

Tras haber sido elegida como mejor docente de Secundaria de España por tu metodología, ¿te has convertido en un ejemplo para otros compañeros?
Hay de todo. Hay profesorado implicado en avanzar y probar metodología emergente y hay profesorado, como toda en las profesiones, que tienen resistencia a cualquier elemento novedoso. Lo que si tienen los premios es que nos han dado visibilidad a todo el profesorado que trabajamos de manera distinta y nos ha hecho contactar entre nosotros y eso es algo positivo, porque por mucho que en tu núcleo cercano no tengas con quién compartir experiencias, esto nos ha vinculado al profesorado de toda España y de toda Canarias que sí tenemos esa misma línea de trabajo.

El profesorado es uno de los pocos sectores en el que hay más mujeres que hombres, pero curiosamente en tu asignatura, la Educación Física, parece estereotipada para los profesores masculinos…
Desgraciadamente, mi materia ha estado tradicionalmente masculinizada, que no es que no puedan ejercer mejor los hombres, sino que tiene un sesgo muy fuerte de género y lo sigue teniendo. Desde el propio currículo, que a lo mejor se debería revisar con la perspectiva de género para asegurarnos de que haya igualdad de oportunidades y de derechos, tanto a las chicas como a los chicos, sobre todo porque los estudios demuestran que las chicas abandonan la actividad física después de la adolescencia y hay muchas que no vuelven a practicar deporte el resto de su vida.

¿Se debe trabajar desde las aulas para luchar por la igualdad?
Sí que deberíamos preocuparnos de ver qué estamos haciendo en las aulas y que realmente esa perspectiva de género con la que debemos enseñar, tenemos que asegurarnos de que esté presente. Por ejemplo, en el lenguaje, que nos formen sobre cómo utilizar el lenguaje igualitario y coeducativo en las aulas. De manera tradicional es cierto que a los chicos se les atribuyen las actividades que tienen más que ver con demostrar fuerza o los deportes más competitivos y a las chicas se les suelen asumir aquellas actividades con menos riesgo y más calmada, y eso no tiene por qué ser así. Parte de nuestra labor es el quitar esos estereotipos de las propias actividades. Demostrar que los chicos pueden hacer otro tipo de actividades que no sea siempre demostrar que son los más fuertes, que eso es seguir perpetuando el estereotipo, y también dar la oportunidad a las chicas de que lideren, que si no se la damos no se acostumbran a ejercer esos roles y cambiar esos estereotipos. Parece que le ponemos una losa encima y no les dejamos avanzar.

Unas de tus intenciones con tus alumnos es hacerles comprender la reivindicación de la igualdad entre los géneros en la élite del deporte, tanto en los salarios como en la mediatización y visualización en los medios.
Es que yo creo que la educación igualitaria de la que hablamos se transfiere a todos los ámbitos sociales, y uno de ellos evidentemente es el deporte y cómo lo tratamos en los medios de comunicación. Ahí tenemos parte de culpa y de solución todos los agentes socializadores. Una de las cosas que tenemos que intentar hacer es visibilizar por igual los éxitos del deporte femenino y los masculinos; no centrarnos siempre en darle más importancia al masculino porque venda más, que es un falso mito. Por ejemplo, una de las estrategias que está haciendo el Cabildo de Tenerife, en el área de Deportes, es la de compartir los podiums cuando hay competiciones con categoría masculina y femenina. La foto que va al periódico pone en igual valor a las dos categorías y obliga a que se vea que están presentes ambas. Hay que reconocer el valor del deporte femenino, al igual que el masculino, y hay que visibilizar que existe, porque muchas veces desconocemos prácticas que están, que es una de esas oportunidades que podemos dar a nuestras niñas de que vean todo el abanico de posibilidades de actividad física y deporte que pueden realizar. A lo mejor no se les ocurre practicar esa actividad física y deportiva hasta que no vean un referente en el que se puedan reflejar. Necesitan referentes reales y no masculinizados.

"(...) compartir los podiums cuando hay competiciones con categoría masculina y femenina. La foto que va al periódico pone en igual valor a las dos categorías y obliga a que se vea que están presentes ambas"

¿Qué opinión tienes sobre la manifestación y la huelga? ¿Vas a ejercer tu derecho a ella?
Me posiciono clarísimamente y voy a ejercer mi derecho a la huelga y al paro, porque nos queda muchísimo camino por avanzar. Y si no lo vemos, tenemos realmente un problema social, porque ni siquiera reconocemos que hay un problema. Hay ciertos momentos donde hay que hacer ver que hay que seguir avanzando y que no está todo hecho. Esa lucha por la igualdad tiene muchos ámbitos y no es solo la igualdad salarial, que en algunos colectivos como es el mío la tenemos. La desigualdad salarial se ve más en otros aspectos, pero sí que la lucha por la igualdad y por la erradicación de la violencia de género es cuestión de todos y de todas. Y nos damos cuenta de que todos los agentes socializadores tenemos que estar ahí o vamos mal, y desde el punto de vista educativo esa violencia de género, que sigue estando, se transfiere a los adolescentes y eso es terrible. Me refiero, por ejemplo, a que desconocemos que en las primeras relaciones nuestros hijos e hijas se detectan los primeros signos de violencia, que no tienen por qué ser físicas: control de la vestimenta, control del móvil… y se ve cómo muchas de nuestras hijas adolescentes tienen que dejar de estudiar porque ya se ven abocadas a ejercer los roles de cuidar de la familia.

¿Existe realmente el llamado ‘techo de cristal’?
El ‘techo ese de cristal’ lo he vivido en mis propias carnes y lo sigo viviendo. Que parece que cuando una persona ya tiene cierto nombre, eso no sigue estando ahí, no. A una mujer se le juzga primero por cómo va vestida y ya luego se le juzga por lo que dice. Siempre tiene que pasar primero por cosas que no son profesionales. Aparte, si el hombre si comete un error no pasa nada, si lo comete la mujer puede repercutir… Siempre estamos siendo juzgadas el triple para obtener la mitad del reconocimiento que nuestros compañeros hombres. Y luego hay otra cosa en los adolescentes que tenemos ahora mismo, que no se trata solo de hombres y mujeres, que tenemos mucho alumnado transgénero. Que ahora mismo este año tenemos un protocolo en los centros educativos de acompañamiento del alumnado transgénero, que tienen otro tipo de violencia sobre estos chicos y chicas, que tienen el derecho a desarrollarse como quieran.

ExpandEF. Educación Física Expandida 2018 | YOUTUBE LUCÍA ESTHER QUINTERO GONZÁLEZ