El primer trasplantado de corazón en Canarias pide que no cesen los donantes

El primer paciente que ha recibido un trasplante de corazón en un hospital de Canarias, Pedro Bordón, de 63 años, ha pedido este lunes a la población que se haga donante de órganos y ha dicho que sin este "regalo de vida" él no podría agradecer hoy al Servicio Canario de Salud (SCS) el esfuerzo que ha hecho en esta intervención pionera en las islas.
 

En este primer trasplante cardíaco realizado en el archipiélago, que ha supuesto una inversión de 80.000 euros, según ha precisado el director gerente del Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín, Jesús Morera, intervinieron, a principios de diciembre, 75 profesionales y sus resultados "excelentes" han supuesto 25 días de ingreso para el receptor, cuando la media nacional es de 46 días.

Este centro hospitalario público de Gran Canaria se sumó en noviembre de 2019 a la lista de los 18 hospitales de la red española acreditados para hacer este tipo de intervenciones, un "hito" que ha sido posible, según han destacado este lunes en una rueda de prensa sus responsables, por la "fortaleza" y la "potencialidad" que tiene Canarias como comunidad donante.

El pasado año hubo 120 donantes de órganos en Canarias y en la actualidad hay dos pacientes en las islas en lista de espera para recibir un nuevo corazón.

Traslados a la Península para un trasplante de corazón

En los últimos diez años, 122 personas residentes en las islas han tenido que trasladarse a la península para ser sometidos a un trasplante cardíaco, entre 10 y 15 al año, cifra que podrá llegar a elevarse a 20 ó 25 con el nuevo programa de trasplante cardíaco del Hospital Doctor Negrín, que evitará esos traslados, tanto para el paciente como para sus familiares.

Así lo ha destacado el director general de Programas Asistenciales del SCS, Octavio Jiménez, quien ha subrayado que "la insuficiencia cardíaca es una epidemia cardiovascular del siglo XXI por su creciente prevalencia e incidencia en todos los países desarrollados".
"Es la patología más diagnosticada entre las enfermedades cardíacas y tiene un impacto sanitario, económico y social importante que se va a ver agravado con el envejecimiento de la población", ha recalcado. 

Además de aludir a la importancia de la donación de órganos, Jiménez se ha felicitado de que Canarias, con 50,7 donantes por cada millón de habitantes, supere la media nacional, establecida en 48,9.

El responsable del SCS ha recordado que el Hospital Universitario de Canarias, en Tenerife, comenzó en 1981 a hacer trasplantes renales y también los realiza de páncreas, mientras que La Candelaria cuenta desde 1996 con un programa de trasplante hepático.

El Hospital Insular de Gran Canaria hace trasplantes renales desde 2007, el Negrín comenzó "con bastante éxito" los cardíacos el pasado año y es centro de referencia para trasplantes alogénicos de progenitores hematopoyéticos y el Hospital General de Fuerteventura está acreditado desde 2019 para extraer órganos, ha resaltado.

Además de aludir a la importancia de la donación de órganos, Jiménez se ha felicitado de que Canarias, con 50,7 donantes por cada millón de habitantes, supere la media nacional, establecida en 48,9.

Además de trasladar su agradecimiento al equipo médico que le ha acompañado en esta experiencia, por la que han pasado después de él otros dos trasplantados cardíacos, Pedro Bordón ha explicado que recibió su nuevo corazón después de que el deterioro del suyo le hiciera pasar largas y repetidas estancias en el Hospital Insular.
"Ellos lo hicieron posible y yo me presté al experimento", ha bromeado Pedro Bordón, quien ha destacado que tras la intervención ha sentido "como si le hubieran quitado un saco de cemento de encima", ya que antes se asfixiaba e incluso perdía el conocimiento cuando caminaba cuatro pasos o subía una escalera, mientras que ahora está "asintomático total y con el nuevo órgano dando caña". 

El coordinador de trasplantes del Hospital Doctor Negrín, Vicente Peña, ha admitido que, dado el factor añadido que representa el tiempo en este tipo de intervenciones, ya que el corazón a trasplantar no es apto para ello pasadas las cuatro horas de su extracción del organismo, antes de la entrada en vigor de este nuevo programa en Canarias se han podido "perder" unos diez corazones susceptibles de trasplantar al año, la mitad de los enviados de Canarias a la Península.

Peña ha detallado que el pasado año hubo 120 donantes de órganos en Canarias, una cifra que no para de crecer en los últimos años y que supone "regalos que hacen unas familias a otras", mientras que Jesús Morera ha precisado que en la actualidad hay dos pacientes en las islas en lista de espera para recibir un nuevo corazón.

Preguntado por la posibilidad de practicar en Canarias trasplantes cardíacos infantiles, el jefe de servicio de Cirugía Cardíaca de los hospitales Negrín y Materno-Infantil, Francisco Portela, ha aludido al "hándicap" que supone el hecho de que, afortunadamente, sea raro que mueran niños pequeñitos.

No obstante, ha subrayado que dado el "buen nivel" de las cirugías de las cardiopatías congénicas que se realizan en Canarias y la "formación, la capacidad y las ganas" que existen en las islas, el trasplante cardíaco infantil es "un proyecto que está ahí, en mente", aunque "hay que sopesar mucho sus ventajas e inconvenientes".