"Necesitamos gente que nos acompañe para convertirnos en nuestra mejor versión"

El próximo 4 de noviembre el Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife acoge las III Jornadas Atlánticas Lánzate, impulsadas por la coach profesional Elena Pérez Jerónimo. Entre las principales ponencias se encuentra la del palmero -aunque criado en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), Enrique Aguilar, hoy instalado en Barcelona, pero con "mucha alegría" de regresar a sus islas para compartir sus conocimientos y experiencias.

Aguilar estudió Ciencias Ambientales y, posteriormente, se dedicó al estudio del Desarrollo Humano. Se describe como educador de la consciencia y del desarrollo humano y trabajo con personas que empiezan a darse cuenta que la vida es algo más que seguir un modelo preestablecido.

Por ello, nuestro protagonista creó la Escuela Coaching Lúdico, para personas que quieren soltar cargas, conectar con su sentir, expandir su vitalidad y que necesitan un acompañamiento y un laboratorio de experimentación para encontrar, por sí mismas, su genuina expresión en esta vida.


Estudiaste Ciencias Ambientales y Desarrollo Humano ¿Por qué te decidiste por la trayectoria dirigida a motivar y ayudar a los demás?
Yo soy maestro y trabajé en La Laguna como tal durante cinco años y luego fue cuando estudie Ciencias Ambientales por probar en mi búsqueda. La estudié y practiqué muy poco. Una de las cosas que a mí siempre me ha interesado, y que tiene que ver con mi trabajo de ahora, es hacer aquello que me hace vibrar, que me gusta y me apasiona. La decisión de trabajar en el sector de la ayuda, del coaching, fue como una llamada. No hay una razón concreta. Fue una llamada de que quería hacer esto, lo sentí así y me formé a través de herramientas de ayudas para poder ejercer este trabajo.

"Una de las cosas que a mí siempre me ha interesado, y que tiene que ver con mi trabajo de ahora, es hacer aquello que me hace vibrar, que me gusta y me apasiona"

¿Qué significa para ti regresar a Canarias y participar en estas jornadas?

A mí me da alegría. Yo me fui hace doce años de Canarias y he desarrollado mi trabajo fuera, donde aprendí de muchos sitios. Poder volver a mi tierra y compartir lo que he ido descubriendo por otros lugares pues me da mucha alegría. 

Image

Cartel de las Jornadas Atlánticas Lánzate | JORNADAS ATLÁNTICAS

¿Cómo se introduce el coaching lúdico dentro de las Jornadas Atlánticas?
En general, el coaching ayuda a las personas a sacar lo mejor de sí para dirigirse y conseguir sus objetivos y deseos, para dirigir la vida hacia donde quiere uno. El coaching lúdico trata de ayudar a las personas a movilizar sus recursos, su potencial, a través de la experiencia lúdica. Cuando unimos la experiencia lúdica con la expresión del potencial, es decir, la expresión de los sentimientos, energía y la palabra, se hace con alegría. Jugar es la experiencia con alegría, es su definición. Cuando una persona conecta con la alegría y moviliza su potencial obtiene la excelencia, que sería el máximo de expresión en una persona.

"Cuando una persona conecta con la alegría y moviliza su potencial obtiene la excelencia, que sería el máximo de expresión en una persona"

¿Tiene el coaching lúdico un perfil determinado de público objetivo?
Es válido para cualquiera. A nosotros aquí en Barcelona, donde más desarrollamos el trabajo es en personas entre 35 y 55 años, principalmente mujer. Es el perfil que más se nos acerca. La gente joven todavía está haciendo otras cosas y es a partir de los 35 cuando mucha gente se da cuenta que está teniendo una vida insatisfactoria y quiere hacer algo para cambiar. Entonces, no saben responderse a eso y se acercan a nosotros para descubrir qué es lo que les gusta y les hace vibrar. Cuáles son sus talentos, qué es lo que les entusiasma.

Image
El coach lúdico, Enrique Aguilar | CEDIDA

Me comenta que principalmente son las mujeres las principales ‘clientes’ ¿Son los hombres más orgullosos para aceptar consejos o recibir ayudas?
Es una pregunta compleja. Yo diría que la mujer hoy en día es más madura en general y abierta a explorar su mundo interior mientras que el hombre mira más hacia el mundo exterior. Pero esto es como tendencias, porque hay de todo. De ahí que la política esté más cubierta por hombres. Cuando proponemos experiencias cuando hay que expresar el mundo interior, lo que se acercan más mujeres porque les interesa más que al hombre, que se encuentra más pendiente de otras cosas. Pero esta es mi opinión.

"La mujer hoy en día es más madura en general y abierta a explorar su mundo interior mientras que el hombre mira más hacia el mundo exterior"

¿Cuáles son las claves para que los asistentes a las Jornadas Atlánticas entiendan la visión de los ponentes y la apliquen en su vida?
Hay que descubrirlo mediante la autoexploración, un autodescubrimiento. Yo lo cuento con palabras, pero lo importante en una persona es que lo autodescubra, y nosotros cuando montamos una experiencia de coaching lúdica es para que las asistentes lo hagan. La clave es que muchas personas están esperando que venga algo de fuera: una circunstancia, una persona, un trabajo especial o ganarse la lotería, por ejemplo, para entusiasmarse o ser feliz y esa forma de mirar la vida en sí misma ya produce una gran insatisfacción porque es una fantasía. Es imposible que algo de fuera vaya a generar el entusiasmo que cada uno de nosotros, de manera consciente o inconsciente, está buscando. Entonces, cuando yo explico lo que es el entusiasmo, que es la palabra clave de estas jornadas, me refiero a que en el griego significa ‘estar poseído por los dioses’ o dicho de otra manera, tener la conciencia de que todo está dentro de nosotros y que cuando lo expresas es cuando sentimos esta alegría que asociamos al entusiasmo. Es lo que yo llamo la alegría de realización, cuando realizas lo que llevas dentro. La clave cuando una persona autodescubre que el asunto no es tanto el esperar que venga algo de fuera, sino movilizar mis recursos interiores, expresarlos, les doy forma a mis sueños, sentimientos, capacidad de obrar o energía y me pongo activo en la vida, es cuando viene ese entusiasmo que buscamos. No la es la pasividad de estar esperando. Esto se dice pronto, pero es muy importante que las personas lo descubran. Nos hacemos agentes activos de nuestras propias vidas, activistas vitales. Yo creo que en esta pasividad hay un mal que es estar esperando a que me resuelvan las cosas.

Image

Actividad lúdica para el autodescubrimiento | CEDIDA

¿Es necesario el coaching en la sociedad actual?
Totalmente y cada vez más. Necesitamos personas que nos acompañen, no que nos digan lo que tenemos que hacer o ser. Necesitamos gente que nos acompañen a ser mejores personas, a convertirnos en nuestra mejor versión. Hacerlo solo es muy difícil, sin embargo, somos seres sociales y cuando nos ponemos en contacto con personas que han pasado por ahí y nos pueden acompañar para sacar nuestra mejor versión lo podemos conseguir. Hacerlo solo es muy difícil.

¿Hacia dónde crees que va el ser humano con las exigencias y estilo de vida del siglo XXI?
Es una pregunta muy extensa la verdad. Yo creo que hay una diversidad en el ser humano del siglo XXI. Hay muchas circunstancias y realidades que coexisten a la vez, pero lo que observamos más por medios de comunicación, lo que nos llega, lo que hablamos de la sociedad, yo creo que es que estamos experimentando y nos estamos equivocando en muchas cosas, aunque eso nos va a servir para aprender y adentrarnos en una verdadera sociedad más actualizada. Ahora mismo vamos de camino hacia la autodestrucción. Yo no tengo una visión pesimista de la humanidad, simplemente, tal como estamos utilizando los recursos, como nos estamos relacionando con el nacionalismo y todas esta cosas, creo que son oportunidades para aprender que tendremos que cooperar y tener que unirnos para desarrollar un sistema y un modelo social más armonizado que el de ahora.

Entrevista a la coach y directora de las Jornadas Lánzate, Elena Pérez Jerónimo

Image

Elena Pérez Jerónimo | CEDIDA A ATLÁNTICOHOY

"O te lanzas tú o permite que alguien te dé el empujón que necesitas"