Las plataformas petrolíferas, en el punto de mira

La presencia de las primeras plataformas petrolíferas en las instalaciones del recién estrenado puerto de Granadilla resulta imposible de ignorar para vecinos, usuarios de la playa y chiringuitos cercanos a El Cabezo, un lugar muy frecuentado por amantes del windsurf y el kitesurf

Dos moles de notable envergadura destacan frente a un paisaje eminentemente natural, lo que provoca, para casi todos los testigos, un verdadero impacto visual al que no llegan a acostumbrarse. Aunque por el momento solo puede verse una pareja de plataformas en el horizonte, en breve irá aumentando su número y, con ellas, la impresión causada ante vecinos y visitantes.

AtlánticoHoy ha querido conocer de primera mano las impresiones de todos aquellos que se encuentran de bruces con estas instalaciones petrolíferas mientras disfrutan de un entorno natural privilegiado.

Image

Vista de las plataformas frente a la playa  | CEDIDA

Rechazo generalizado
"De noche parecen árboles de Navidad", asegura un ciudadano extranjero residente actualmente en la zona, atraido por su buen clima y los deportes marítimos. De hecho, no son pocos los vecinos que se quejan especialmente de la contaminación lumínica que emiten estas plataformas, pese a que Granadilla haya sido reconocido por la Unesco como destino Starlight, es decir, un área idónea para la observación de estrellas. Por el momento, este ciudadano no ha percibido ningún problema directamente causado por su presencia, aunque reconoce que "llaman mucho la atención". 

Mucho más rotunda se muestra Begoña Martín, dependienta en una conocida tienda textil y de accesorios de El Médano. Asegura estar absolutamente en contra del puerto de Granadilla por el impacto visual que ocasiona y por temor al posible riesgo medioambiental. “Ahora no se nota aún pues el turismo, hasta este momento, ha seguido viniendo igual. De hecho, en Semana Santa hubo mucha gente por la zona, pero cuando se vean las consecuencias en las playas ya se verá si se ve afectado el turismo o no", advierte.

Aunque admite que los visitantes aún no preguntan demasiado por las plataformas que pueden verse a primera vista desde parte del paseo de la avenida Juan Carlos I, Begoña explica que en  su día, por fuera del establecimiento donde trabaja, colgaron carteles informativos sobre el tema.

"Los turistas entraban y nos preguntaban. Su reacción era solidaria, y a todos les parecía muy mal que fueran a hacer esto con una zona tan natural", subraya.

Image

Turistas callejeando por El Médano | AH

El daño medioambiental es lo que más preocupa a vecinos y trabajadores de la zona, además de resaltar el hecho de que "no vemos ningún tipo de beneficio para El Médano, ni tampoco hemos notado que haya más trabajo por este motivo", añade.

La misma opinión comparte María del Carmen Oliva
, una vecina del municipio "de toda la vida". “Las plataformas solo traen basuras y residuos sobre todo, además de unas algas que dicen que son dañinas para nuestros fondos. Eso es lo que me he informado yo". 

"No vemos ningún tipo de beneficio para El Médano, ni tampoco hemos notado que haya más trabajo por este motivo"

Carmen se refiere a los dos corales tropicales invasores cuya presencia denunciaron los investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL) y el Centro de Investigaciones Ambientales del Atlántico, entre otros: el Tubastraea coccinea y Oculina patagonica.

Los expertos opinan que las plataformas petrolíferas han transportado consigo hasta Canarias una notable cantidad de fauna tropical, que en algunos casos ha logrado proliferar en las Islas gracias a las largas estancias de esos navíos en los puertos. Así, en el caso de la primera de las dos especies de corales detectadas, los autores expresan su temor a su potencial para "invadir" a corto y medio plazo las costas de Canarias, por su demostrada capacidad para expandirse rápido.

“Tenemos nuestras costas tan naturales y esto puede ser muy perjudicial, además del engaño que hicieron con el muelle, pues allí ahora están limpiando barcos y no sé qué otras cosas. Encima, creo que no ha creado trabajo, según tengo entendido”, prosigue María del Carmen. "No estoy a favor, y además me causa rechazo el impacto visual para nosotros y el turismo”, recalca.

Asamblea ciudadana en el Médano contra el Gas y Plataformas Petrolíferas en el paisaje del Sur y a favor de las energías renovables en Canarias pic.twitter.com/oERyvIVyYl

El movimiento Salvemos La Tejita ha ofrecido unas charlas en la plaza de El Médano a la que han acudido numerosos vecinos preocupados por la situación. "Hemos ido muchos y dicen que casi toda la mano de obra la han traído de fuera porque aquí riqueza han creado muy poco. Supongo que al Ayuntamiento le darán buenas tajadas, imagino. ¿Eso lo verá el pueblo? No sabemos", insiste la vecina.

Image

Turistas paseando cerca de la zona de visibilidad de las plataformas | AH

Impacto visual 
Aparte del temor que despiertan en parte de los ciudadanos locales, la visión negativa desde la perspectiva del turismo tampoco deja lugar a dudas.

La mayor parte de los visitantes que se desplazan hacia la zona de la playa de El Cabezo señalan esas estructuras a lo lejos con desagrado mientras se quejan de que no esperaban encontrar semejantes construcciones en un espacio tan aparentemente natural.

Como muestra, Noemí y José, dos malagueños que disfrutan de una semana de vacaciones en la Isla. Esta pareja quisieron pasar un día en El Médano atraídos por sus costas y paisajes naturales. Mientras paseaban con su hijo pequeño por la zona les llamó poderosamente la atención la presencia de las dos plataformas en el puerto de Granadilla y su reacción fue de absoluto rechazo: "A ambos nos choca mucho visualmente", exponen.

Image

Noemí y José, turistas procvedentes de Málaga | AH

Cuando se informaron acerca de qué ver en Tenerife no dudaron un momento en desplazarse hasta El Médano, antes de partir hacia el norte de la Isla, para disfrutar de lo que les parecía un lugar tranquilo y natural.

"No conocíamos que hubiese un movimiento contra esas plataformas ni la mera existencia de las mismas", explica Noemí, quien se mostró un poquito decepcionada al percatarse de su presencia en el paisaje.  "De hecho, cuando las vimos lo primero que hicimos fue comentar qué chocante era la visión", expone.

"No sé es cuánto es, pero sí sé que es bastante dinero el que pagan las plataformas petrolíferas por aparcar ahí. Pero, ¿realmente ese dinero nos llega a nosotros? ¿Nos influye en algo a nosotros? Porque yo, sinceramente, lo dudo y, sin embargo, el riesgo sigue estando ahí"

Menos arena
Alejandro, residente en el Hospital Universitario de Canarias, vive actualmente en El Médano. Opina que el puerto de Granadilla "está sirviendo como un sistema para descongestionar la basura de la capital, porque probablemente no interesa tener esa imagen arriba".

"Es verdad que probablemente cause bastante dinero tener esas plataformas ahí aparcadas, lo que no sé es cuánto es, pero sí sé que es bastante dinero el que pagan por aparcar ahí. Pero ¿realmente ese dinero nos llega a nosotros? ¿Nos influye en algo a nosotros? Porque yo sinceramente lo dudo y, sin embargo, el riesgo sigue estando ahí", lamenta.

Sobre todo, insiste en "el descontento, el no saber por qué y para qué o con qué intereses y quién se va a llevar ese dinero, que ahora mismo tiene esas tres plataformas ahí tiradas", subraya.

Image

Alejandro rechaza la presencia de plataformas petrolíferas tan cerca | AH

Destaca que "quieras o no, esas plataformas generan una gran cantidad de residuos que van al mar. Y El Médano en particular, y todo el Sur en general, vive por el mar, por el turismo". En consecuencia, subraya que "el turismo se va a ver muy afectado si hay un accidente o si el agua empieza a deteriorarse".

Por ejemplo, denuncia que la playa de La Jaquita, la que está más cerca del puerto en El Médano, "hace hace muchos años que tenía piche y era por eso, porque los barcos pasaban por ahí, y ahora más todavía si van a ir barcos petrolíferos a la zona", insiste.

"El turismo se va a ver muy afectado si hay un accidente o si el agua empieza a deteriorarse"

Por otro lado, destaca que "se ha ido viendo una disminución de la arena". "Antes era todo arena y, sin embargo, ahora hay ciertos momentos del año que se ve bastante disminuida ¿Dónde va esa arena? ¿Es por el puerto? No lo sé, pero que hay menos es incuestionable", afirma Alejandro.

Alejandro cree que la posibilidad de que el puerto de Granadilla se convirtiese en una oportunidad de trabajo para todos los ciudadanos del sur y, sobre todo, los del municipio, fue cómo "se vendió" al final. "Decían que iban a salir miles de puestos de trabajo, que la zona iba a crecer más y que realmente eran todo ventajas frente a casi ninguna desventaja", recuerda. 

Terminó construyéndose el puerto con "prácticamente nula oportunidad laboral para la gente del pueblo". "Tengo algún conocido que trabajó de buceo por allí pero que fue un trabajo puntual y más allá de ahí no salió nada. Ya se terminó y ahora hay un enorme puerto ahí construido que, de momento, parece que solo sirve para aparcar las petrolíferas que estaban sobrando en Santa Cruz", critica.

Por otro lado, recuerda que desde el principio se aseguró que "supuestamente no iba a haber ningún tipo de impacto en el ecosistema, ni en las playas, contaminación ambiental y demás", lo cual ahora los vecinos de la zona ponen en duda.

En la misma línea, una pareja que prefiere no identificarse se muestra particularmente contraria a la presencia no solo de las plataformas petrolíferas en la zona, sino también de toda la instalación portuaria. "Hay que ver quién ha contratado el puerto, qué intereses hay, quien está detrás, si hay intereses políticos, cuántos político tienen terrenos allí", se preguntan.

"Como mucho, tenían que haber dejado que el efecto del muelle se quedase detrás de la montaña, que no se viera", aseguran estos dos jóvenes que llevan tantos años viviendo en la zona, a la que recuerdan cuando apenas había nada construido en las cercanías de El Cabezo. "Ahora hasta la flora ha cambiado. No veo qué interés puede tener ese muelle aquí", opinan. "He visto la evolución de esta parte cuando no existía nada, esto era un mar de dunas, y ahora son todo viviendas de protección oficial", rechaza.

Mariano Rajoy inauguró el puerto de Granadillahttps://t.co/1GVzgqCiHc pic.twitter.com/VFHtnvq2xP

Con respecto a los cambios visuales, como grandes conocedores del medioambiente de esta parte de Granadilla de Abona, destacan las modificaciones "en la arena, y ya tampoco las mareas son iguales. Se nota sobre todo cuando en verano se arrastra el mar de fondo". 

"Se va mucha más arena que en otras épocas, lo que hace 10, 20, 30 o 40 años no pasaba, y lo puedo asegurar que llevo viviendo aquí toda la vida", insiste uno de los residentes, quien remarca, además, que la mayoría de los vecinos opinan igual, aunque "ya está hecho", aseguran resignados.

"Se han cargado todo y ya solo nos queda ver el armatoste ese todos los días. Las torretas se pueden quitar, pero el muro no. El impacto vendrá unos meses después. Habrán hecho estudios negándolo, pero eso se puede sesgar. Todo lo que le hemos dicho nuestros amigos también lo han notado", denuncian.