El sueño de volver a ver navegar al Correíllo La Palma

El Correíllo La Palma es mucho más que un buque. Aparte de por su valor histórico, dado que es el vapor más antiguo, con más de un siglo de vida, por los recuerdos que trae de vuelta a miles de canarios: fue el barco que les permitió probar suerte en otros destinos o reunirse con los suyos. El último superviviente de la navegación a vapor en las Islas Canarias vuelve a resurgir gracias a un grupo de voluntarios que trabaja para que vuelva a surcar las aguas canarias y devolverle el esplendor de antaño.

La recuperación de este vapor que ocupa ahora un lugar en el muelle Sur de Santa Cruz es notable, todo gracias al esfuerzo de la Fundación Correíllo La Palma y a un grupo de voluntarios que colabora de forma desinteresada. Algunos acuden a su encuentro con el vapor porque recuerdan haberlo visto de niños; otros llegaron a viajar en él o han llegado a conocer su historia por sus familiares, pero todos tienen algo en común: el sueño de volver a verlo navegar.

Image

El Correíllo quiere volver a navegar | CEDIDA FUNDACIÓN CORREÍLLO LA PALMA

Este navío, que en 2012 cumplió su primer centenario, pretendía volver a surcar las aguas canarias antes del aniversario de esa fecha, pero la crisis económica ha ralentizado el proceso. Para que los sueños no comiencen a desdibujarse, los voluntarios trabajan, sobre todo, en su mantenimiento, con el objetivo de que el estado de salud del barco no vuelva a rozar los límites de lo irrecuperable.

Son cinco millones de euros los que hacen falta para que el Correíllo se haga a la mar pero no es fácil conseguir tal importe. Por este motivo, si la Fundación mantuviese el ritmo que ha llevado hasta el momento, aún quedarían varias décadas de trabajos.

Mientras tanto, cientos de personas lo visitan cada año. Al respecto, el presidente de la Fundación Canaria Correíllo La Palma, Juan Pedro Morales, asegura que "cuando uno lo visita, se contagia de la necesidad de recuperarlo", por lo que espera que, cuando inauguren la sala museo y biblioteca, muchos se acerquen al buque y deseen aportar, ellos también, su granito de arena.

Proyectos
Ahora mismo, desde la Fundación cuentan con algunas partidas para ejecutar obras de restauración. Las primeras en ser recuperadas serán las cubiertas, seguidas de la madera y el acero. "Queda mucho todavía porque es una obra larga y es un barco que nos
estamos planteando que navegue, por lo que hay que instalar maquinaria a
bordo, equipamientos, etc. Pero la parte principal de la obra de acero está hecha y
vamos a seguir con lo que nos falta de cubiertas. Después, pasar a
ensamblar interiormente", matiza Morales.

Image

Estado del barco antes y después| CEDIDA FUNDACIÓN CORREÍLLO LA PALMA

"La lentitud de las restauraciones la marca el dinero", añade el responsable, quien comenta que, tras las crisis, las aportaciones "han caído en picado". "Ahora estamos con mucha más actividad porque desde el año pasado parece haber otra sintonía y que nos empiezan a apoyar". Así, destaca el convenio con el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, además de con la Dirección General de Patrimonio del Gobierno canario que les aprobó un proyecto de restauración, más otro del Cabildo de Tenerife y los fondos que aporta el Cabildo de Lanzarote o el Ayuntamiento de El Sauzal. "Con la crisis, nosotros hemos sido los que no hemos pedido nada, hemos dado un paso atrás porque entendimos que había otras prioridades, temas sociales, etc", aclara.

"Solo con verlo ahora, de cómo estaba antes, se puede ver el cariño y la ilusión que ha puesto tanta gente para que todo salga adelante"
Pese a que el voluntariado y los benefactores se han mantenido fieles al proyecto, la ayuda de más personas en su tiempo libre es la que, a su juicio, más se necesita fomentar, pues son pieza clave para que la restauración final sea una pronta realidad. "Necesitamos más personas implicadas porque hay muchas actividades y necesidad de mano de obra". Con respecto a los que apoyan el proyecto con cien euros al año, "contribuyen de manera fundamental a mantenerlo. Sin ellos no hubiésemos existido". Asimismo, recuerda que, con la ley de mecenazo, el 75 % de aportaciones hasta 150 euros está exenta de impuestos. "Esto ayuda mucho".

Image

Voluntarios trabajando | CEDIDA FUNDACIÓN CORREÍLLO LA PALMA

Actividades
La Fundación no para de organizar actividades. Entre ellas, destaca un proyecto de Cohesión Ciudad-Puerto (Facocip), un programa de 30 actividades a lo largo de un año que incluye cine, teatro, música, conferencias y charlas literarias. 

Por otro lado, el barco también sirve de plató de cine. Hace dos semanas se rodaron secuencias para la serie Tiempos de Guerra de Antena 3 Televisión, que se estrenará en septiembre. El anterior rodaje fue en septiembre del año pasado, concretamente la película Los últimos de Filipinas, y también estaba todo preparado para Palmeras en La Nieve o El Clan. En su interior también se graban reportajes, videoclips de música, documentales, etc.

Image

El buque, de celebración | CEDIDA FUNDACIÓN CORREÍLLO LA PALMA

Es tal el magnetismo de este buque que su presencia se ha convertido en parte importante de la Festividad del Carmen, en el mes de julio. Este año, Chago Melián cantará el Ave María desde el Correíllo La Palma. "Cuando lo escuchas es imposible no emocionarse", afirma Morales.

"Con él podrán ofrecerse viajes de época, "para que los ciudadanos puedan disfrutar y conocer de primera mano el funcionamiento de un barco de principios del siglo pasado, además de disfrutar del barco como museo, plató cinematográfico, embajador comercial y unificador de las Islas. Todo esto es el Correíllo"


Viajes de época

Uno de los objetivos que persigue la Fundación Correíllo La Palma consiste en rescatar este barco por su importancia histórica y patrimonial. Con él podrán ofrecerse viajes de época, "para que los ciudadanos puedan disfrutar y conocer de primera mano el funcionamiento de un barco de principios del siglo pasado, además de disfrutar del barco como museo, plató cinematográfico, embajador comercial y unificador de las Islas. Todo esto es el Correíllo"."Es tan amplio el abanico de actividades que tenemos", destaca Juan
Pedro Morales. "Este es nuestro patrimonio y hay que protegerlo,
mantenerlo y conservarlo para que, así, las futuras generaciones puedan conocer la historia de su pueblo".

Su idea consiste en que el barco navegue y se pueda trasladar de una isla a otra. Una posibilidad sería  navegar de día y llegar a puerto de noche para que, así, los turistas puedan visitar lugares a los que se solo se puede llegar a bordo de un barco.

Asimismo, a partir de septiembre está prevista la apertura de una tienda de merchandising, además de potenciar las visitas a bordo, no solo de los locales, que siempre son bienvenidos, sino también de cruceristas. "Que sea una oferta más dentro del ocio de pasajeros del puerto de Santa Cruz. Eso va a crear bastante expectativa", afirma Morales.

Image

Visita al barco | CEDIDA FUNDACIÓN CORREÍLLO LA PALMA

En cualquier caso, los ciudadanos que lo deseen ya pueden acercarse al barco a visitarlo. Aunque está vacío en su interior, sigue siendo una visita recomendable por la interesante historia viva que rezuman todos sus habitáculos. "Está vacío, pero la idea es poco a poco empezar a montar piezas y actividades a bordo, además del mobiliario interior, sin olvidar la escalera interior, que es de madera de caoba original y que ya la tenemos".

Los detalles originales del correíllo son tratados con mucho esmero. El
mobiliario espera también, restaurado ya, para vestir de nuevo sus
salones. Cabe recordar que un proyecto interreg III permitió obtener las 230 piezas reproducidas del mobiliario del barco original, "lo que son muchísimas piezas de gran valor y belleza", subraya el presidente de la fundación, quien añade que el próximo paso será, cuando estén las cubiertas que loas protejan, ir cerrando espacios y colocando las piezas necesarias,  para que los ciudadanos puedan visitar un museo marítimo flotante en Canarias.

Sus orígenes

El Correíllo La Palma fue construido al mismo tiempo que el histórico Titanic. El vapor La Palma, botado el 12 de abril de 1912, en los astilleros W. Harkess & Son Ltd. en Middlesbrough (Inglaterra). Llegó al puerto de la capital tinerfeña el 14 de mayo para transportar pasajeros, mercancías y correspondencia.

Estaba hecho con los mejores avances tecnológicos del momento y, aunque sus dimensiones no se pueden comparar, su diseño era similar al Titanic y ambos fueron
fabricados el mismo año en el Reino Unido.

Navegaba a una velocidad de 11 nudos. Podía llevar hasta 196 pasajeros, en primera, segunda y tercera clase, y su dotación la formaban medio centenar de tripulantes.

Fue retirado del servicio interinsular el 17 de marzo de 1976, tras una grave avería. En 1985, cuando estuvo a punto de ir a un desguace, el Cabildo de Tenerife se hizo cargo de él.

El Correíllo | R.RÍOS

La nostalgia del Correíllo |FERNANDO RGUEZ SANCHEZ