Conoce el proyecto 'MeSumaría' que facilita formación para el trabajo y para la vida

"A mí este proyecto me ha dado la vida", aseguró emocionada Merche, quien con su testimonio hizo saltar alguna que otra lágrima, ya que salió de una situación de maltrato de género que la tenía "anulada" y, ahora, "tiene claros" sus objetivos y lo que no va a volver a permitir, aseguró.

La organización MeSumaría, sus alumnos y método de formación para el trabajo y la vida demuestran que otra escuela centrada en la persona, sus sentimientos y talentos es posible en Gran Canaria, como demostraron al repasar las experiencias de su primer año de trayectoria.

Así lo destaca hoy un comunicado del Cabildo, que califica al proyecto de "impresionante y casi mágico", por la emoción que consigue concentrar tanto entres quienes colaboran para que sea posible como en quienes se benefician de él.

"MeSumaría no ha sido sumisa con lo que esta sociedad injusta ofrecía a personas que necesitaban otro camino", elogió el presidente de la Institución insular Cabildo, Antonio Morales, quien, además, agradeció la implicación de tantos agentes en el proyecto.

En su opinión se trata de un claro ejemplo de éxito en la colaboración público y privada, pues esta organización ha encontrado respaldo en ambos ámbitos, desde el Cabildo, los centros penitenciarios, magistradas de Menores y los ayuntamientos de la capital y Telde.


Image

Colaboradores, participantes y organización | CEDIDA


Colaboraciones
También ha sido clave el centro comercial El Mirador, que cedió el local y generó una red de confianza que ha permitido sumar a las empresas Eroski, Primark, Alcampo, Valsebique, Martines Cano, DAG y hotel Cordial, que ofrecen prácticas y contratos, además de Domingo Alonso y La Caixa que, junto al Cabildo, patrocinan este proyecto.

Bajo la dirección de Inma Carretero se ha puesto en marcha un método que empieza por escuchar al alumno, de distintas edades y circunstancias, que "no ha vivido precisamente lo mejor" y que en este espacio han sido enseñados a centrarse en sus potencialidades.

También desarrollan un proyecto de formación, aprenden habilidades sociales, a trabajar en equipo y a resolver conflictos, entre otras muchos conocimientos.

"A mí este proyecto me ha dado la vida", aseguró emocionada Merche, quien con su testimonio hizo saltar alguna que otra lágrima, ya que salió de una situación de maltrato de género que la tenía "anulada" y, ahora, "tiene claros" sus objetivos y lo que no va a volver a permitir, aseguró.

Tras los muchos elogios que recibió se empeñó eludirlos todos, salvo que ello ayude a otras mujeres. "Entonces sí soy eso que dicen", pronunció entrecortada.

El caso de Zayoa es tan emotivo o más, así lo hizo llegar el padre de esta joven que para hacerse entender comparó la escuela con la mayor de las loterías o incluso más, con el hallazgo de un tratamiento para una enfermedad sin esperanza de curación; ello porque la escuela tradicional da la espalda a personas como su hija solo por tener Asperger.

En esta ocasión hasta la directora se emocionaba al relatar que Alcampo no solo la acogió en prácticas, sino que le aseguró que era la mejor y se la quedaba para la campaña de Navidad. "Ahora tendré mi primer contrato", subrayó la joven.

Otras circunstancias son solo la falta de formación o una edad que la sociedad ha hecho creer que no es la adecuada, pero tras pasar por el centro, aseguró otro alumno, se ha podido enfrentar al mercado laboral sin tener presentes sus dificultades, solo sus potencialidades.

Los sueños

Las cuatro decenas de personas que han pasado por el centro llegan tras vivir diversas circunstancias, pero con el propósito de salir adelante porque "los sueños son más grandes que los miedos", uno de los lemas del proyecto junto al de "creatividad, emoción, aprendizaje".  

MeSumaría cuenta entre sus colaboradores con el rector de honor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Francisco Rubio Arroyo, quien dijo que el gran problema del sistema educativo actual es resolver la cuestión de "qué y cómo enseñar", cuando en realidad esa es la etapa posterior, pues la primera es responder a la pregunta de "para qué enseñar" porque el propósito lo es todo.

Las Oblatas, la Fundación Canaria Sociosanitaria son organizaciones que se apoyan en este proyecto, al que se sumó Radio Ecca para que los alumnos también se puedan titular.

La iniciativa no deja de sumar apoyos, ya que el Cabildo de Gran Canaria ha renovado su compromiso, así como el centro comercial El Mirador, que seguirá ofreciendo su local para una propuesta alternativa de formación que se puede conocer en la web www.mesumaria.org.
Image

Asistentes a una actividad de MeSumaría | CEDIDA