Canarias premiada por impulsar la educación emocional

j

Foto familia de los premiados | CEDIDA

La Consejería canaria de Educación, Universidades, Cultura y Deportes ha sido distinguida en los XI Premios Magisterio a los Protagonistas de la Educación por la asignatura de Educación Emocional y para la Creatividad que forma parte del currículo de Primaria.

Con esta asignatura, el Ejecutivo canario, el primero que hizo obligatoria esta materia en los colegios en 2014, promueve el desarrollo emocional y creativo del alumnado desde una perspectiva integradora y transversal.
En virtud de esta apuesta, los alumnos de 1º a 4º de Primaria de Canarias reciben 90 minutos semanales de esta formación, cuya principal finalidad es aumentar el bienestar de los escolares y desarrollar un sistema de pensamiento que ayude al alumnado en la toma de decisiones adecuadas según su desarrollo psicoevolutivo.
La Consejería explica en un comunicado que esta disciplina contribuye a que los niños identifiquen sus emociones y les ayuda a gestionar los conflictos desde el respeto, con herramientas que facilitan que el alumnado hable de sus emociones, a decir qué siente y cómo se siente y aprenda qué hacer ante cada sentimiento, es decir, a gestionarlo. 
El Gobierno de Canarias ha defendido que en la modificación de la LOMCE se recoja la incorporación de una asignatura de Educación Emocional y para la Creatividad.
Canarias es pionera a nivel estatal en contar con una materia de educación emocional entre sus asignaturas de libre configuración autonómica, pero de volver a la estructura de la LOE desaparecería.
Así, entre las aportaciones que la Comunidad Autónoma hizo al borrador inicial de proyecto de ley se incluyó mantener esta disciplina, algo que fue recogido en el texto presentado al Congreso, en el que se introdujo la posibilidad de mantener asignaturas transversales. 
La asignatura Educación Emocional y para la Creatividad, incluida como área en el currículo de Primaria tiene como objetivo validar el papel que desempeñan los aspectos emocionales y creativos en relación con los contenidos curriculares como proceso y parte de la educación integral de la persona.
Se trata, por tanto, de un área de carácter transversal y de importante componente de innovación educativa.