Santa Cruz y Banco de Alimentos alertan de la falta de recursos para atender la demanda

Tubigú

El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, acompañado por la concejala de Acción Social, Rosario González, se reunieron esta tarde con el presidente del Banco de Alimentos de Tenerife (Bancoteide), Hernán Cerón, para evaluar la situación de necesidad en que se encuentra esta entidad de distribución alimentos, que en la actualidad ha visto descender en unos 100.000 kilos la llegada de recursos a sus instalaciones.

Allí atiende la demanda de las familias vulnerables del municipio y de la Isla a través de las diferentes ONGs y que han visto reducir sus repartos de alimentos de 2 a 1 vez al mes.

En la reunión de esta tarde, Cerón comunicó al Ayuntamiento de Santa Cruz que “lamentablemente esta situación no es nueva y llevamos meses avisando a otras administraciones de la problemática de desabastecimiento que estamos pasando, que incluso nos ha obligado a recortar el número de entregas de alimentos a las ONGs a solo una vez al mes.

Agrega que “después de hacer el recuento físico a final de abril, constatamos que en las donaciones en especie habían disminuido en 100.000 kilos de alimentos básicos y por lo mismo las entregas a las entidades habían bajado en 56.570 kilos”.

 

Preocupación

Tanto el alcalde como la concejala informaron a su vez al presidente del Banco de Alimentos de Tenerife que “desde hace un par de semanas nos hemos venido reuniendo con las 42 entidades dedicadas en el municipio al reparto de alimentos, algunas de las cuales también ofrecen sus servicios fuera de esta localidad”.

Agregaron que “todas nos han manifestado su preocupación por el descenso de los recursos para atender a las familias vulnerables” y añadieron que “algunas de ellas se ven abocadas a la desaparición y otras a cancelar una de las dos entregas a la semana que hasta ahora realizaban”.

Por su parte, Bermúdez confirma que en la actualidad existe “un convenio anual por valor de 50.000 euros con el Banco de Alimentos, además de que el pasado mes de abril firmamos un acuerdo de colaboración entre Fundación CEPSA, que aportaron una donación de 23.000 euros a tal entidad” y añade que “estamos finalizando la compra de productos frescos a través de Gestión del Medio Rural (GMR) que se entregarán a las entidades de reparto”.

La concejala de Acción Social apunta que “estamos finalizando la valoración del Proyecto de la Convocatoria de Cooperación Social 2021, momento en que informaremos de las líneas de ayudas, además de plasmar la firme voluntad de colaborar con las entidades con tarjetas de carburantes” e implementa la información anunciando que “tenemos una subvención nominativa en el presupuesto del Ayuntamiento de 20.000 euros para ayuda a gastos de las entidades de reparto de alimentos, además de haber remitido a la Fundación EMMASA su solicitud para que realice una aportación”.

Además de estos recursos a disposición de Bancoteide, el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) informa de que “solo en el primer trimestre –de enero a marzo- de 2021 hemos entregado 1.413.815 euros en tarjetas para compras directas gracias al contrato con Hiperdino” y la concejala asegura que “el período de entrega de las tarjetas ordinarias desde su solicitud es de 15 días y tienen una media de 4-6 recargas anuales; es decir, que la persona solo debe solicitar la tarjeta una vez al año y tiene tiempo suficiente para poder solicitar cita y ser atendida por su trabajadora social antes de que caducar esta ayuda”.

Hay que tener en cuenta, además, que también existen tarjetas de emergencia que se dan casi en el mismo día y que disponen de 150 euros que entrega cada Unidad de Trabajo Social.

“Tan solo en abril –finaliza González- nos hemos gastado 800.000 euros en tarjetas de alimentos, en las que realizamos una subida considerable el pasado noviembre”. “Por ejemplo -concluye- una familia de 4 miembros recibe una tarjeta con una carga de 300 euros que puede ser recargable cada dos meses y de manera automática sin tener que volver a solicitar una cita con los servicios sociales”.

En la recapitulación del encuentro, los participantes cifraron en alrededor de 500.000 euros las necesidades que tiene en la actualidad el Banco de Alimentos para llegar con los repartos imprescindibles hasta final de año, “habida cuenta –concretaron todos- que hay más usuarios en la provincia, 33.000 frente a los 23.000 de 2019; se reciben menos donaciones, y, por lo tanto, se precisan hacer más compras de alimentos”, por lo que entre las propuestas de acción acordadas quedó clara la necesidad de involucrar a todas administraciones, tanto locales como insulares y autonómicas para atender a las familias más vulnerables.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...