La fresquita: comercio sostenible

Este 27 de septiembre se celebró  la Huelga Mundial del Clima. Se trata de una protesta a nivel global en la que se prevé que participen millones de personas de todo el mundo. En el fondo de este movimiento, como no puede ser de otra manera, la preocupación internacional por las graves consecuencias del cambio climático.

Pensar en grande y actuar de manera local, en el día a día, por ejemplo, eligiendo bien el lugar y cómo realizar tus compras. En este sentido, hay algunas claves que dictan una buena conducta, como el hecho del consumo del producto local, producto de kilómetro cero, producto que tiene múltiples beneficios para la sociedad. Productos como los que se comercializan en La Fresquita.

Comprando en espacios como Nuestra Señora de África se potencia el comercio sostenible; se evitan los embalajes, las bandejas plásticas… se ayuda al agricultor a mantener su suelo y por lo también se potencia también la sostenibilidad de nuestro ecosistema. En La Fresquita, además, todos estos alicientes se multiplican porque hablamos de productos naturales que llegan a la mesa del consumidor sin antes pasar por frigoríficos que puedan alterar su perfecto estado para el consumo diario y sin aplicarles algún tipo de producto químico.

Así lo certifica también Margarita Hernández Sabina, técnico superior en Salud Ambiental y responsable de Naturalmente Margui: “En la manera en la que afrontamos nuestro proceso de alimentación  podemos aportar mucho al comercio sostenible y al cuidado de medio ambiente. Comer en verde, es también ser sostenibles. Comprar en los comercios cercanos, es también ser sostenible”.