César Gil: "La Avenida de Anaga ha renacido, pero de otra manera"

A principios del nuevo milenio, la Avenida Marítima Francisco la Roche, más conocida como la Avenida de Anaga (Santa Cruz de Tenerife), arrastraba dos décadas como epicentro del ocio nocturno de la capital tinerfeña. Las discotecas y pubs protagonizaba el ambiente en los bajos de los altos edificios del litoral marítimo, permitiendo el disfrute de los jóvenes -y no tan jóvenes- hasta altas horas de la madrugada. Y ese, precisamente, acabaría siendo la principal causa de su ‘desaparición’.

La falta de insonorización de los locales, los problemas que suelen conllevar los excesos de las fiestas nocturnas o la ingesta del alcohol en la calle, provocó que los vecinos de la zona lucharan por su derecho al descanso en sus viviendas, algo que se había convertido en una utopía cada fin de semana. La apertura de expedientes a los locales acabaría echando el cierre de los mismos.

"Cuando finalizaron las obras de mejoras de la avenida, también mejoró bastante. Hay más espacio para situar terrazas, pasear… Ha mejorado el entorno y ha facilitado que muchos locales y empresarios se hayan interesado en esta zona"

Más de una década después, Santa Cruz ha cambiado su perfil y en su transformación cosmopolita ha querido -y logrado- revitalizar la vida en la Avenida de Anaga. Durante años, la expresión ‘Santa Cruz es un muerto’ se había acomodado en el sentir de los ciudadanos capitalinos, pero el impulso en los últimos años ha revertido la situación, con otro estilo.

Para analizar estos años de reinvención, AtlánticoHoy habla con el secretario y responsable de comunicación de la Asociación de Empresarios y Comercios de la Avenida Marítima (Aecam), César Gil, que comparte su opinión personal sobre el actual momento de la popular avenida santacrucera.

¿Cuál es la situación actual de la Avenida Marítima?

"En los últimos años ha mejorado bastante en general, tanto en afluencia de público y clientes como en oferta gastronómica y de ocio. Se han abierto muchos locales y la zona mejora cada día".  


¿Y cuáles han sido las claves para esta mejora?
"La Avenida de Anaga siempre es uno de los lugares más accesibles y cómodos para el ocio en Santa Cruz. No hay una sola causa. Por un lado, después de mucho tiempo, cuando estuvo en obras la avenida muchos locales cerraron y ha costado cuatro o cinco años recuperar la actividad. Por otro lado, hay otras zonas de ocio en Santa Cruz, como la calle la Noria, que los últimos años han perdido un poco de fuerza a favor de esta zona. También la apertura de locales que han elegido la Avenida de Anaga como su ubicación y que han traído una oferta más interesante. Todas estas cosas han contribuido a la mejoría". 

Santa Cruz pedía a gritos recuperar esta zona de ocio desde aquel cierre de la avenida tras las denuncias de los vecinos. Se hablaba de una Santa Cruz muerta. ¿Ha renacido?

"Ha renacido, pero de otra manera. Hace diez o doce años la Avenida de Anaga se convirtió en una zona de ocio nocturno, con las cosas buenas y las malas que eso trae. Molestias a los vecinos, el ruido, los coches aparcados en doble fila… se desmadró un poco. Hoy en día, el tipo de negocios establecidos son más orientados hacia la gastronomía. Hay locales de ocio nocturno, pero menos cantidad. Menos ruidos y mas adaptados a la normativa. También los vecinos ya no protestan tanto por eso mismo. Hay una mayor conciliación entre estos locales y el descanso". 


¿Cómo está la normativa para apoyar esta conciliación?
"El tema de los conciertos, si el local esta convenientemente insonorizado y cumplen la normativa, no tiene por qué haber ningún problema. El problema surge en locales que tienen música en vivo y no están insonorizados o sí están insonorizados, pero tienen las puertas abiertas porque tienen terraza. Son dos actividades distintas. La actividad de restauración con terraza es incompatible con la de actuaciones de música en vivo. Tiene que cerrar el local una actividad y empezar la otra en un momento de la noche. Si esto se cumple, no hay ningún problema". 

"Hoy en día, el tipo de negocios establecidos son más orientados hacia la gastronomía. Hay locales de ocio nocturno, pero menos cantidad. Menos ruidos y mas adaptados a la normativa. También los vecinos ya no protestan tanto por eso mismo. Hay una mayor conciliación entre estos locales y el descanso"


En las dos últimas décadas Santa Cruz ha vivido una remodelación radical, ¿Lo ha hecho paralelamente la Avenida de Anaga?
"Cuando finalizaron las obras de mejoras de la avenida, también mejoró bastante. Hay más espacio para situar terrazas, pasear… Ha mejorado el entorno y ha facilitado que muchos locales y empresarios se hayan interesado en esta zona. Tenemos que luchar con el nuevo Ayuntamiento para que esas condiciones se mantengan o se mejoren". 


¿Se echa de menos la cercanía del mar?
"Santa Cruz siempre ha tenido ese problema. Todo el frente de la ciudad que nos cuesta tener esa salida al mar. Parece que ahora se intenta integrar el puerto con la ciudad, pero hoy en día no es una realidad. No es fácil pasear por el puerto o llegar hasta el mar. Hay una cierta apertura pero va muy lenta". 

Ocio en la Avenida de naga

Más gastronomía en la Avenida de Anaga | TWITTER @DISPACINT

¿Hasta dónde quieren llegar como centro de ocio?

"Ya es una zona muy representativa de ocio, y diría q la más importante en estos momentos, pero siempre hay cosas que mejorar, hay algunos locales aun por ocupar con cosas diferentes, nuevas propuestas para mejorar la oferta. Creo que en los últimos años lo más destacable es que se ha mejorado la calidad". 

"Esperamos que con el nuevo Gobierno por lo menos se continúe con aquellas cosas que se hayan tratado, que no se empiecen a cambiar todo lo que se ha construido estos años y se empiece de cero".


¿Qué te gustaría destacar del actual momento de la Avenida Marítima?
"Destacaría que ahora la relación con los vecinos de la zona es estupenda. No hay quejas y hay una convivencia normal. Es cierto que la avenida está mejorando cada día y hay que trabajar para que continúe".