Cuidado con los oídos en verano

En Canarias se viven más de cerca los problemas de oídos, especialmente durante la época de verano. Para evitar dañar nuestra audición,  la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) advierte de la importancia de someterse a un reconocimiento médico previo para realizar ciertas prácticas como la del buceo, que cuenta con numerosos aficionados en las Islas. Además, recuerdan que es obligatorio para los profesionales realizarse unas pruebas otorrrinolaringólogas cada dos años. 

El especialista Mario de Bonis, otorrinolaringólogo del Hospital Universitario de Canarias (HUC), nos da algunas de las claves sobre este tema:

Existen patologías en las que el buceo está contraindicado o
requiere especial precaución. "Normalmente, dentro del curso de buceo
se dan una serie de orientaciones básicas y te piden el certificado
médico
donde dice que tus oídos están bien, no están perforados, tienes
buena respiración", afirma el doctor de Bonis.


El reconocimiento médico, que certifica unas condiciones de salud adecuadas para la práctica de buceo, debe ser realizado por un médico titulado en medicina subacuática e hiperbárica. De esta forma, se garantiza la práctica de un buceo seguro este verano, sin riesgo de accidentes.

 

El reconocimiento médico, que certifica unas condiciones de salud adecuadas para la práctica de buceo, debe ser realizado por un médico titulado en medicina subacuática e hiperbárica. De esta forma, se garantiza la práctica de un buceo seguro este verano, sin riesgo de accidentes.

Además, "en los profesionales como la Armada también te exigen otro tipo de informes como los del tabique nasal y garantizar que compenses bien, porque los buceadores profesionales no bajan 10 metros, sino 30 o 40 metros", afirma.

"En el caso del buceo, cuando vas bajando, también va aumentando la presión
externa". Por ello, si no eres capaz de compensar esa presión y hacer la maniobra
correcta, "puedes tener problemas de vértigos o mareo", comenta de Bonis, De hecho, el experto subraya, además, que esta recomendación debería seguirse por todos los buceadores, pero resulta fundamental, sobre todo, para aquellas personas que vayan a realizar esta práctica deportiva por primera vez.

Image

Práctica del buceo I IMAGEN DE LA RED

24 muertes por accidentes de buceo
Un estudio realizado en Australia y publicado en Diving and Hyperbaric Medicine concluye que los buceadores necesitan estar bien informados sobre el impacto que pueden tener sus condiciones médicas para la seguridad del buceo. Asimismo, deben monitorear su estado de salud, sobre todo a medida que envejecen. 

"Que reviente el oído en el momento en que se está buceando puede producir un dolor agudo, además de que puede causar vértigo con rotura timpánica. Si esto ocurre, con la bombona en la boca, a determinados metros de profundidad, te puedes ahogar", advierte. "Cuanta menos experiencia, más fácil es que suceda. Si te mareas no sabes cómo salir, te da vueltas todo", resalta el especialista.

Según los últimos registros, en el verano de 2016 ya se habían producido 24 muertes por accidentes de buceo y las causas más comunes fueron bucear en solitario, el exceso de confianza o una inadecuada capacidad física.

Además de los accidentes, pueden aparecer otros trastornos, y entre los más frecuentes se encuentran los problemas de compensación, que producen molestias en muchos buceadores. "Cuando uno se mete a hacer una inmersión y no conoce los mecanismos, puede tener dolor de cabeza, cefaleas y, si es consciente de ello, hay que pasar por la cámara hiperbárica".

Las contraindicaciones que impiden bucear en todos los casos son, entre otras, un catarro. "Una persona con catarro no se debe meter a hacer una inversión porque están dañados todos los mecanismos con lo que haces una inmersión, como con la rinitis".

Otro de los problemas radica en que "tanto en los que saben mucho como poco pueden sufrir los accidentes de descompresión, lo que significa que la misma presión a la que estás abajo están tus líquidos". Por ello, cuando uno sube rápidamente, tiene que hacerlo de forma lenta y con unas tablas. "Desde los 30 no puedes subir a 0 porque se pueden producir embolias endovasculares o trastornos serios", recuerda.

La falsa creencia de la otitis externa: No la sufren más los niños

El especialista Mario de Bonis, otorrinolaringólogo del Hospital Universitario de Canarias (HUC), explica que la otitis externa es más frecuente en verano por el contacto con el agua, pero que, al contrario de lo que comúnmente se cree, no se da mas en niños. Ellos sufren sobre todo otitis medias por resfriados o porque se tiran de cabeza, matiza el experto.

"En su caso, los niños sufren cambios de presiones al lanzarse al agua y no saber compensar bien, de ahí la otitis. A ellos, cuando se tocan, no les duele, pero al sonarse, sí", diferencia. "Tratamos pocas otitis externas de niños en verano", explica de Bonis, quien añade que "los adultos son los que más la sufren, sobre todo a partir de 14 o 16 años".

El único sistema de prevención que existe es evitar el contacto puesto que no hay ninguna prueba que adelante qué pacientes la padecerán, ni tampoco un sistema preventivo, ni gotas, ni medicamentos para evitarla, "únicamente evitar el contacto con el agua", subraya. Lo mas importante es evitar que entre líquidoen el oído, para lo que recomienda el uso de tapones.

SÍNTOMAS: Dolor de oídos y secreción
"Cuando uno se apreta el oído y le duele significa que tiene otitis externa", explica el especialista del HUC, quien recuerda que si la padeces y no te la cuidas bien, "oyes peor y tienes un dolor intenso que no aguantas". "No hay nadie que soporte estar con una otitis externa", afirma.