Raquel García Reyes durante la entrevista en el set de grabación de AtlánticoHoy | AH

Raquel García: "Este momento es una oportunidad para que pensemos qué Carnaval llevamos dentro"

Tubigú

Los canarios nos quedamos este 2021 sin celebrar en la calle nuestro Carnaval tal y como lo entendemos, lo que no implica que no lo vivamos intensamente, aunque de otra manera. Su lado más humano late con fuerza como demuestra el estreno este próximo lunes de 'El Carnaval que llevamos dentro', un programa que será emitido en Mírame Televisión y que estará conducido y producido con todo su corazón carnavalero por Raquel García Reyes.

Con un pasado murguero como componente, letrista y también directora de murga, hija de padre rondallero y hermana también de letrista, Raquel García lleva muy dentro la esencia del Carnaval y valora como nadie el aprendizaje que implica para quienes lo viven más desde dentro, aquellos que empiezan a preparar el siguiente casi desde que acaba el actual: El regalo del Carnaval es inmenso e incluye creatividad, compañerismo, responsabilidad, tolerancia, tradición, trabajo en equipo y muchos otros aspectos y valores que la han ayudado a convertirse en la persona que es.

Fruto de esta reflexión y sentimiento nace 'El Carnaval que llevamos dentro', un espacio que, por medio de entrevistas a 15 conocidos rostros de muy diversos ámbitos de nuestras Islas, hará hincapié en el vínculo que une a cada persona con el mundo del Carnaval, así como el reflejo de lo que este emblema significa. Serán "entrevistas curiosas, interesantes, emotivas, de las que vamos a aprender, incluso", subraya García Reyes durante esta entrevista al medio digital canario AtlánticoHoy.

"El carnaval no es solo fiesta, diversión y locura. Todos necesitamos Carnaval, en mayor o menor medida", defiende la conductora de este espacio que, toma nota, se emitirá de lunes a viernes, desde este 15 de febrero, a las 16:30 horas. Un programa que, de seguro, conseguirá fomentar aún más el sentimiento de orgullo y pertenencia de todos los canarios a este patrimonio "que es de todos", porque #SomosCarnavalJuntos.

Una clave: "Este momento puede ser una oportunidad para que cada uno de nosotros piense qué Carnaval es el que llevamos dentro. ¡Y disfrútenlo!", es el mensaje de Raquel García. Les dejamos con ella:

 

-¿Qué es realmente el Carnaval? ¿Cuál es su definición de la fiesta?

Para mí, la definición de Carnaval es una expresión popular que está mezclada con muchísimas tradiciones, expresiones artísticas, culturales... Es una oportunidad donde tanta gente diferente sale de los corsés que te marca la vida para vivir de otra manera. Es una expresión tan potente y que lleva tanto tiempo de trabajo y de preparación detrás que consigue que quienes no lo preparan tanto disfruten de ese momento. Además, es un motor de desarrollo económico, social y cultural para la sociedad que realmente lo celebra.

-¿Cómo surge la idea de 'El Carnaval que llevamos dentro'?

'El Carnaval que llevamos dentro' es un proyecto que surge de una experiencia vital en la que empecé a sorprenderme de personas que, en mi trayectoria profesional y personal, están ligada al mundo del Carnaval. Siempre he estado vinculada al mundo del Carnaval, ya sea desde participar, luego en la parte mas organizativa y después, desde otra perspectiva. Pero me llamaba la atención que había personas, incluso en mi ámbito profesional, que el concepto de Carnaval no lo veían tan positivamente. Afortunadamente, no pasa con todo el mundo, pero me iba sorprendiendo de la cantidad de personas que sí lo veían así.  La lectura que yo le daba es que, quizás, muchas personas observan el Carnaval como algo muy frívolo, una fiesta donde la gente va a pasarlo bien y ya está, como algo muy vacío y que no aporta absolutamente nada. Se quedaron con ese concepto. Entonces, ahora que no tenemos Carnaval en la calle, me pareció interesante tener la oportunidad de mostrar a quienes no conocen toda su trastienda, muchas de las cosas valiosas que sí aporta en nuestro desarrollo personal y profesional, la cantidad de experiencias y de aprendizajes que permite en ellas. Después también, a quienes viven el Carnaval, queríamos mostrarles cosas que se pueden adquirir al participar en él y que puedes integrar. Y que valoren, quizás más, lo que están haciendo.

Así surge la idea de producir un proyecto audiovisual, ahora que no tenemos carnaval en la calle, e intentar aumentar ese sentimiento de orgullo y pertenencia de todos los canarios. Alejarlo de ese concepto de que el Carnaval es propiedad de un gremio de carnavaleros y que no nos pertenece a todos. Me apetecía unir esos dos pensamientos, acercarlos un poquito más, o intentarlo por lo menos,  y creía que mostrando en un programa las vivencias y experiencias de muchísimas personas que son referentes en sus sectores profesionales, ya sea en la música, el arte, la gastronomía, la moda, la interpretación, el periodismo, incluso la política, y enseñarles que se puede ser todo eso y además, haber participado  de forma intensa, más o menos, en el Carnaval desde diferentes áreas. Además, quería mostrar lo que hay detrás en la vida de aquellas personas que son conocidas en el mundo del Carnaval.

"Ahora que no tenemos Carnaval en la calle, me parecía interesante tener la oportunidad de mostrar a quienes no conocen toda su trastienda, muchas de las cosas valiosas que sí aporta en nuestro desarrollo personal y profesional, la cantidad de experiencias y de aprendizajes que permite en ellas"

 

Con respecto a la producción audiovisual de 'El Carnaval que llevamos dentro', ha sido fantástico contar con un equipo entregado, ilusionado y que no todos son, o no se sentían, carnavaleros. Ellos me han servido de termómetro porque iban viendo las entrevistas y decían, 'qué guay, yo no sabía esto, qué interesante'. Con lo cual, el equipo que he tenido y el apoyo incondicional de las empresas y sponsors, a los que le hemos ofrecido un producto y les garantizamos que iba a tener repercusión, están muy contentos, es vital. Quiero darle las gracias a todo el equipo que ha estado a mi alrededor en esta producción y a todos los sponsors que han confiado en nosotros.

 

- 'El Carnaval que llevamos dentro' muestra la parte más desconocida de la huella que deja el Carnaval en cada uno de los invitados que han sido o son partícipes de su desarrollo. ¿Sorprendida con los testimonios?

Siempre de una conversación con otras personas intento sacar lo mejor ,y de absolutamente todo se aprende porque, aunque haya vivencias en común, nunca se va a aprender lo mismo pues somos personas diferentes. Pero conocer cómo lo ha experimentado alguien siempre es importante, te da un poco de altura de miras de cómo lo puede vivir todo el mundo. Me han sorprendido muchísimos casos. Por ejemplo, uno de los invitados lleva bastantes años en política: el alcalde de La Orotava, Francisco Linares. Yo sabía que él había estado vinculado al Carnaval. Le pregunté si había formado parte de alguna agrupación o participado de forma intensa y me contestó: 'He estado 20 años en una murga, y he sido fundador, letrista...'. Esa parte me sorprendió.  Creí que era importante poner sobre la mesa una figura como la de Francisco Linares, una persona aparentemente muy sosegada, muy seria, y además alcalde, gestor de un municipio. Es importante acercarlo y entender que el Carnaval no está reñido con ninguna otra tarea. También me ha sorprendido la cantidad de Carnaval rural y tradicional que existe y que la gente aleja de ese concepto de fiesta, purpurina, lentejuela y jolgorio. Lo que decía al principio: el carnaval es una expresión cultural y en cada rincón de Canarias existen muchísimas formas. Esa parte quizás la desconocía más pero he aprendido absolutamente de todo. Hay una emoción, un vínculo muy fuerte y una huella intensa entre todas las personas que han participado en el desarrollo de la fiesta, sea donde sea.

- ¿Cómo cree que recibirán los espectadores al programa? ¿Qué emoción conseguirá transmitirles?

Va a haber de todo. Los espectadores se pueden sentir identificados porque, al final, son 15 personas que los pueden representar. Es un homenaje a todas las personas que hay detrás, que son decenas de miles las que participan en agrupaciones, pero cientos de miles las que participan en el Carnaval. Todos se van a sentir reflejados en uno u otro invitado. Son de distintos perfiles, con lo que nos vamos a encontrar entrevistas curiosas, interesantes, emotivas, momentos en los que nos sentiremos identificados, recordaremos y compartiremos. Serán entrevistas divertidas, conversaciones de las que vamos a aprender, incluso, y sobre todo, de quienes no conocen absolutamente nada de eso. Son entrevistas muy cercanas que hemos sacado un poco del concepto baile-fiesta. Hay personas que puedan entender el Carnaval como eso, y lo hemos sacado para que realmente lo que protagonice sea el mensaje y lo que hay detrás, que sirva de aliciente para querer conocerlo un poquito más, incluso para que las marcas patrocinadoras del carnaval puedan entender todo lo que les puede aportar por los valores que incluye, como la amistad, el equipo, el compromiso, la pasión, el aprendizaje, la cultura, la tradición... Una cantidad de valores y habilidades sociales que se aprenden y pueden servir para todas las compañías, organizadores, concejales de fiestas, directores de agrupaciones, componentes, madres, directores, esposas, maridos de componentes y un largo etcétera, para entenderlo un poco mejor.

Raquel García Reyes en el set de grabación de AtlánticoHoy | AH

 

- ¿Este parón nos ha hecho ser más conscientes de cómo sentimos el carnaval tan nuestro? ¿De cómo nos influye?

Es posible. Este parón nos ha hecho reflexionar a todos. En una carrera en la que íbamos hacia ninguna parte y de pronto, alguien nos pisa el freno, no nosotros. En esa zona fuera de confort lo que tenemos es que buscarnos. Es un momento en el que hay que adaptarse a las circunstancias, lo que pasa por buscar otras alternativas. Al estar en una situación diferente es momento de reflexionar. Todas las personas, independientemente del momento que hemos vivido, hemos encontrado una oportunidad para estar con los nuestros, más en casa, no correr tanto o no tener tanto estrés, para empezar a hacer cosas que te gustan y no tanto que tengas que hacer, y yo creo que con el carnaval sucede exactamente lo mismo. Lleva tanto trabajo y tanta organización, tantas tareas que desarrollar de un año a otro que un año se queda corto. En esa carrera de organización, con pequeñas dosis de innovación, no permiten una evolución un poquito más intensa. Y esto puede ser una oportunidad para el Carnaval, y para muchas otras cosas, de reflexionar, analizar y definir una nueva hoja de ruta, si hay que hacerla, o definir un nuevo trayecto.

"Hay una emoción, un vínculo muy fuerte y una huella intensa entre todas las personas que han participado en el desarrollo de la fiesta, sea donde sea"

 

- Usted siempre ha defendido que el Carnaval debía estar representado sí o sí en el 2021. ¿Cómo cree que los espectadores valorarán la programación virtual prevista para este año?

Creo que bien. Las personas que realmente viven el Carnaval ya hace mucho tiempo que lo echan de menos. Estamos en una época donde se expone, donde explota todo el trabajo que lleva haciéndose desde hace un tiempo. Quienes lo viven llevarán ya mucho tiempo echando en falta hacer algo, pero a la vez creando, cada uno a su manera, un vídeo, un contenido... Ahora es el momento de vivirlo, de hacerlo. Yo creo que va a a tener una buena acogida el poder sentarse delante de la tele, recordar, analizar, ver otras perspectivas... Quizás estamos más acostumbrados a ver retransmisiones de actos  o preguntas del tipo cuánto llevas ensayando, de qué te vas a disfrazar, cuánto te ha costado el disfraz, que son unos clásicos, y ahora vamos a tener la oportunidad de ver un poco más allá. Eso va a ser ponerlo un poquito de valor, y quien no lo conoce que lo haga, porque lo que no se conoce, no se valora, y lo que no se valora, ni se compra ni se vende.

- Aparte, usted es pieza clave a la hora de unir equipo de dirección y murgas en la murga virtual o la murga de todos dentro de la programación. ¿Cómo ha vivido esta experiencia?

Está siendo una experiencia inédita, interesante y muy intensa. Muy bonita. Sacar una murga lleva muchísimo trabajo. Es la gestión de un colectivo, de liderazgo, de creatividad... Implica representar un espectáculo. Lleva un trabajo como una obra de teatro o un musical. Al final es sacar un espectáculo sobre un escenario. La diferencia radica en que en esta ocasión no pueden reunirnos y hay algunas cosas que se van a tener que evitar. Las tareas de escritura de la canción, hacer los montajes musicales, tocar la percusión y meter los ritmos se van haciendo de forma muy individual, siempre con una visión de lo que se quiere para poder encajar los engranajes, que todo funcione.

Ha sido también una experiencia bonita el poder trabajar con mucha gente del mundo de las murgas desde diferentes áreas, con directores musicales que han estado en su casa, a través de la tecnología, haciendo los diferentes juegos de notas de lo que tiene que ser cada uno de los acordes. Los percusionistas, por el otro lado, tocando cada uno sus instrumentos para luego encajarlos, para a continuación, trabajar con todos y cada uno de los componentes. Es como si fuera un curso virtual en el que les vas dando una serie de herramientas, vas por pautas, te van mandando ellos sus audios y vas corrigiendo. Hay más aspectos que tener en cuenta además de aprenderse una letra y un tono. Hay que intentar que en su casa, ensayando solos, todos corten a la vez, vocalicen exactamente todos a la vez, mantengan la sílaba de esa palabra con el mismo largo para que luego, cuando se reúnan, el día que graban todos, suene. Después hay que hacer una serie de grabaciones en estudio para que las puedan ir acoplando y encajando.

"Esto es una oportunidad para analizar cuál es el camino que está siguiendo el Carnaval, hacia dónde queremos ir, qué estamos haciendo bien y mal, aprender... Es el momento de pensar cómo hacerlo mejor"

 

-El próximo 26 de febrero se graba la actuación conjunta de murgas adultas, y el 27, la infantil; todos los componentes con mascarilla y distanciamiento de un metro y medio, disfrazados y maquillados. ¿Cómo afrontan este reto?

Al principio, con cierta incertidumbre. Vamos a ir a un estudio gigante, a convocarlos a todos de forma paulatina para que no lleguen a la vez, e iremos entrándoles siguiendo todas las medidas higiénico-sanitarias. No se van a poder quitar las mascarillas, usarán gel hidroalcóholico, vendrá cada uno disfrazado y maquillado de su casa para evitar que se estén reuniendo en los locales y, cuando lleguemos al recinto ferial se colocarán, no quiero decir como una murga, porque al final el concepto que tenemos de murga es el de tres tarimas, tres niveles, todos pegaditos, cantando en un micro. En esta ocasión nos vamos  a encontrar con tres filas, todas intercaladas, en las que entre un componente y otro habrá casi dos metros de distancia, y sin quitarse la mascarilla van a interpretar. No vamos a ver una murga al 100 % como es, pero vamos a ver la esencia del trabajo que hay detrás de las murgas.

Han preparado una canción, los acordes, la interpretación de la letra, no solo los tonos, sino la medida y el swing que lleva la canción, la intencionalidad..., pero no solamente los integrantes que representan a todas las murgas, sino que muchos componentes, desde su casa, se están preparando la canción para que puedan ser visibles en ese momento de forma tecnológica. Interpretar con la mascarilla va a hacer que nos reste un poco de interpretación, pero yo que todos tendremos desde casa esa sensibilidad para entender que no podemos esperar ver lo que vemos cada año, y sí quedarnos con el detalle de todo el trabajo que ha implicado que ellos puedan acudir ese día, después de estar cada uno tele-ensayando en su casa, para poder representar una canción.

-¿Qué aspectos positivos u oportunidades, pues siempre hay alguno, podemos descubrir gracias a este parón carnavalero, especialmente para las persona y empresas que tanto lo necesitan a nivel económico?

Esto es una oportunidad para analizar cuál es el camino que está siguiendo el carnaval, hacia dónde queremos ir, qué estamos haciendo bien y mal, de aprender, desde cualquier agrupación, colectivo o familia que saca una carroza... Es el momento de pensar cómo podemos hacerlo mejor, más innovador, cómo podemos ahorrar o aprender a hacer cosas que antes no sabíamos o no teníamos tiempo para hacer. Al final es una oportunidad para hacerlo todo mejor. Fíjate: si es bueno tener tres meses para hacer un disfraz, imagina un año y medio para diseñar una fantasía, un contenido, una letra, apara aprender a escribir canciones o una coreografía nueva, una metodología de ensayo distinta... Es decir, son oportunidades para todo.

-¿Cómo será este carnaval 2021? ¿Nos disfrazaremos en casa? ¿Seremos responsables o haremos fiestas privadas?

Es compatible. Es compatible ser responsable y ser consciente de la situación en la que nos encontramos. Es compatible cumplir con las medidas que se tienen que llevar a cabo con tener espíritu carnavalero o no tenerlo y tener ganas de salir de los corsés de la vida. Es compatible ser responsable, ir a trabajar, hacer tus recados, lo que haces en el día a día, comer con tu familia y poner música, pintarte la cara, ponerte un disfraz, bailar con tu pareja y con tus hijos en casa, dar un paseo por Santa Cruz con una fantasía, esa alegría, comentar con la gente que te tropiezas por la calle una anécdota; reírte con la ciudadanía, que es la idiosincrasia del carnaval en la calle, salir y compartir y bromear. Eso es compatible con ser responsable. Se puede hacer a un metro de distancia, sin tener contacto. También se puede visitar la Casa del Carnaval y descubrir un poco más sobre él. Se pueden hacer muchas cosas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...