Puigdemont no convocará elecciones anticipadas

La actitud del Gobierno español, que ha propuesto la intervención de la autonomía, no justifica la convocatoria de unos comicios regionales, dijo Puigdemont

El presidente de la región de Cataluña, Carles Puigdemont, anunció este jueves que no convocará elecciones anticipadas y dejó en manos del Parlamento autonómico la potestad de hacer una declaración unilateral de independencia.

La actitud del Gobierno español, que ha propuesto la intervención de la autonomía, no justifica la convocatoria de unos comicios regionales, dijo Puigdemont en una comparecencia institucional una hora antes de la celebración de un pleno en el Parlamento catalán para analizar la situación política.

Puigdemont explicó que en la mañana de hoy había "considerado la posibilidad de convocar elecciones", en un intento de "agotar todas las vías para encontrar una solución dialogada y pactada", siempre y cuando "se diesen unas garantías que permitiesen celebrarlas con normalidad".

"No hay ninguna de estas garantías que justifiquen hoy la convocatoria de elecciones al Parlamento", dijo el líder catalán en alusión a que el Gobierno español mantiene su plan de aplicar el artículo 155 de la Constitución para asumir competencias regionales y devolver Cataluña a la legalidad.



Aplicación fuera de la ley

"Es una aplicación fuera de la ley, abusiva e injusta, que busca erradicar no sólo el soberanismo sino toda la tradición del catalanismo que nos ha llevado hasta aquí", señaló antes de añadir: "No acepto estas medidas, por injustas". 

En esta coyuntura, afirmó, "corresponde al Parlamento (regional) proceder con lo que la mayoría parlamentaria determine en relación a las consecuencias de la aplicación" del artículo 155 "contra Cataluña".

La coalición que respalda a Puigdemont, Junts pel Sí, le trasladó ayer su apuesta por adoptar una postura "clara" y "unitaria" para aprobar una declaración de independencia en el pleno que se desarrolla en la tarde de hoy en Barcelona y que podría concluir este viernes.


Iceta

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se ha ofrecido hoy para acompañar mañana al Senado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para plantear una salida dialogada a la actual situación pese a sus diferencias, aunque le ha pedido también que convoque elecciones autonómicas. 

En su intervención en el pleno monográfico del Parlament para abordar la respuesta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Iceta ha afirmado que acompañaría al president al Senado "sabiendo que probablemente su discurso no me gustaría".

"Usted tiene la potestad de convocar elecciones y, haciéndolo, de preservar las instituciones de autogobierno", ha dicho Iceta, que ha agregado dirigiéndose a Puigdemont: "Evitar el 155 está en sus manos".

El líder del PSC ha asegurado que no se puede "rendir, y creo que usted tampoco puede hacerlo, hasta el último momento" para solucionar le actual conflicto con el Estado.

Postura Gobierno de España

El Gobierno subraya que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no tiene que reclamar ninguna garantía para convocar elecciones y lamenta que durante la jornada se haya intentado presionar al Ejecutivo mientras se tramitaba en el Senado la aplicación del artículo 155 de la Constitución.


Fuentes del Gobierno
han salido al paso de las palabras de Puigdemont en las que, durante su comparecencia en el Palau de la Generalitat, ha explicado que había estado dispuesto a convocar esos comicios siempre y cuando "se diesen unas garantías que permitiesen su celebración en absoluta normalidad". 


"Nadie tiene que dar una garantía", han subrayado las fuentes del Ejecutivo
, que han precisado que el Gobierno sólo debe dar explicaciones en torno a la aplicación del 155 en el Senado, cuyo pleno tiene previsto aprobar mañana las medidas en desarrollo de ese artículo constitucional. 

En ese contexto, han explicado que la oferta que tenía que hacer el Gobierno al presidente de la Generalitat ya se la transmitió en su día y consistía en un requerimiento para que aclarara si había declarado o no la independencia. 

Un requerimiento ante el que han recordado que no hubo respuesta por parte de Puigdemont antes de que el sábado pasado el Gobierno aprobara las medidas que ahora están en tramitación en el Senado. 

Desde el sábado hasta hoy creen que, tal y como ha expuesto la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en su intervención de hoy ante la comisión del Senado, lo único que ha habido es "ruido". 

Las fuentes del Ejecutivo no han confirmado la existencia de contactos con la Generalitat durante la jornada para intentar buscar una salida a la situación y han recalcado que lo que no se podía pretender desde Cataluña es presionar al Gobierno a escasas horas de que las medidas del 155 se tramitasen en la comisión del Senado. 

En ese sentido, han recordado que las medidas no podrán entrar en vigor hasta que sean aprobadas por el pleno del Senado y que el único acuerdo posible es que Puigdemont vuelva de forma clara a la legalidad. 

El Gobierno recalca que la aplicación del 155 nace de una falta de legalidad, no de una falta de elecciones, que la mera convocatoria de unos comicios no es suficiente y que Puigdemont sabe lo que tiene que hacer para regresar a esa legalidad.

Las fuentes citadas han avanzado que no prevén que se acepte una propuesta del PSOE que permitiría la paralización del 155 por el mero hecho de convocar elecciones.

Pero subrayan que hasta que el pleno del Senado vote mañana las medidas hay posibilidad de introducir modificaciones en función de la evolución de los acontecimientos