El Congreso pide declarar servicio público algunas rutas aéreas a las islas

El Congreso ha instado al Gobierno a estudiar qué rutas aéreas entre Canarias y Baleares y la Península deben ser establecidas como servicio público obligatorio, además de crear una mesa de trabajo de las administraciones implicadas para adoptar medidas que garanticen un "precio razonable" en esos vuelos. 

Así figura en una proposición no de ley de Unidos Podemos negociada con Ciudadanos, que ha sido aprobada en la Comisión de Fomento de la Cámara Baja, con la abstención del PP, en la que se reclama estudiar esta declaración de servicio público también para las ciudades de Ceuta y Melilla.

El objetivo es que los ciudadanos "puedan ejercitar su derecho a circular por el territorio nacional", según figura en la iniciativa.

La mesa de trabajo deberá estar integrada por representantes del Gobierno de España y los respectivos ejecutivos autonómicos, así como los diputados de las circunscripciones de Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, las Illes Balears, Ceuta y Melilla en el Congreso. 

La diputada de Podemos Carmen Pulido ha asegurado que se trata de evitar "tarifas abusivas" por parte de las compañías aéreas, dado que estas rutas son las "autopistas" para conectar las islas y el resto de territorios extrapeninsulares con el resto del Estado.

Pulido ha señalado que es una cuestión de "igualdad de derechos" con el resto de los españoles, que pueden moverse en la Península en diferentes medios de transporte. 

Asimismo, la Comisión de Fomento ha aprobado una iniciativa del PP que reclama al Gobierno a estudiar una línea marítima de transporte de mercancías y pasajeros entre Cartagena y Baleares.

A propuesta del Grupo Mixto, se han incorporado una enmienda por la que se insta a España a alcanzar los objetivos europeos para el transporte marítimo de corta distancia.

La enmienda amplía el texto original con la petición de consolidar las autopistas del mar actualmente en funcionamiento, restablecer la autopista del mar entre el puerto del Musel en Gijón y el de Saint Nazaire, en Nantes, y establecer nuevas líneas regulares para aumentar la conectividad entre la Península y Baleares. 

La mayoría de los grupos han votado a favor de esta propuesta, que se ha aprobado con solo dos abstenciones. Pero, a pesar del apoyo ofrecido, tanto Ciudadanos como el PSOE han insistido en que la iniciativa es "escasa".

Según ha explicado el PP, la vía marítima es la más utilizada para trasladar mercancías pesadas y el de Cartagena es el cuarto puerto español de mercancías y el octavo en la recepción de cruceros turísticos internacionales. 

La exposición de motivos del documento razona que las líneas regulares de tráfico son una fuente importante de ingresos económicos.