Piden prisión permanente revisable para el joven que mató a sus padres y abuelo

La Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife solicitará 50 años de cárcel y la prisión permanente revisable para el joven acusado de asesinar a sus padres y a su abuelo en su vivienda del municipio de Arona, en Tenerife, en marzo de 2018. 

Los hechos, que serán juzgados a partir del lunes, ocurrieron sobre las 3:00 horas del 23 de marzo, cuando, según el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso Efe, el acusado "con la firme intención de acabar con la vida" de sus progenitores y con la de su abuelo, esperó "pacientemente" en su dormitorio a que todos fueran a sus respectivos dormitorios y se acostaran.

Según el relato de la Fiscalía, cuando todos dormían, el acusado fue hasta la cocina de la vivienda cogió unos guantes de latex y un cuchillo de unos 15 centímetros de longitud y se dirigió al dormitorio de sus padres.

Añade el escrito del Ministerio Fiscal que tras observar como sus progenitores dormían, de manera totalmente sorpresiva en la oscuridad de la noche, el acusado, asestó varias puñaladas a su padre "sin posibilidad alguna de defensa de su progenitor hasta que se aseguró en darle muerte".

Prosigue que acto seguido al despertarse su madre y sin posibilidad de defensa "se abalanzó sobre ella y le propinó diversas cuchilladas en el pecho y en el cuello y le asestó la ultima puñalada en la espalda cuando la mujer se encontraba en el suelo.

La Fiscalía señala que, alertado por los gritos que provenían del dormitorio de la planta de arriba, el tercer fallecido, abuelo del investigado, se despertó y comenzó a llamar a su hija.

El acusado bajó entonces al dormitorio de su abuelo, de 80 años, quien precisaba atención continuada por sus dolencias físicas, y también de forma sorpresiva le asestó una puñalada en el pecho que le causó la muerte así como varias heridas en el tórax y el hombro izquierdo.

El acusado se encuentra en prisión provisional desde el 26 de marzo de 2018.

Según la Fiscalía, los hechos son constitutivos de dos delitos de asesinato penado con 25 años de prisión cada uno y otro delito de asesinato, el del abuelo, para el que pide la pena de prisión permanente revisable.

Además requiere que el acusado indemnice a los herederos de los fallecidos con 120.000 euros por cada una de las víctimas.