Parranda Cuevas de Lino: algo más que una segunda entrega.

Las 19:00 horas del domingo, en el Paraninfo de La Laguna, era el lugar y hora elegida por los amigos de la parranda Cuevas de Lino el Batán para presentar su segundo trabajo discográfico titulado “¡qué bonito! Seguimos de fiesta”. 
Para llegar a esta cita, debemos contar el laborioso trabajo que lleva a este grupo de amigos en apenas 14 años a superarse y mostrar los avances alcanzados hasta el momento. Ya no solo hablamos de la parte musical sino también a la hora producir eventos de la envergadura como el de ayer.
La parranda tiene su sede en el caserío de El Batán, un lugar emblemático de la zona de Anaga, y que principalmente suelen ser sagas familiares las que continúan su labor en la zona. Y en 2006, a través de los cursos municipales se inician las clases de cuerda en la zona y que da inicio a lo que hoy conocemos como la Parranda El Batán.
Uno de los detalles más destacables, es que la parranda está formada por 24 componentes, procedentes de siete familias todas ellas afincadas en el caserío y que a día de hoy 16 de los componentes son residentes habituales en el lugar.
Con ganas de aprender y progresar inician sus proyectos comenzando por actuaciones sencillas por la zona. Cada vez iban creciendo más y eso les daba energía para seguir mejorando. Se ponen a las órdenes de Carlos de la Rosa y a partir de ahí la unión de ambos hace posible el recorrido musical que hasta el día de hoy ha conseguido realizar la parranda.
Y llegamos al día de ayer, como ya indicamos al inicio, a la presentación del II trabajo discográfico. Antes de entrar en los detalles, nos gustaría destacar la labor de producción y difusión del evento, con lo que supuso ese trabajo, llenar el Paraninfo de La Laguna.
Con una labor sencilla y sin grandes alardes, el boca a boca, como nos decían Valeriano y Manuel en el programa de radio, “el componente que no tenga 20 amigos para venderle una entrada, no está haciendo las cosas bien” con ese tono socarrón que caracteriza a la gente de nuestra tierra.
Esta labor la queremos destacar de manera considerable y que sirva para todos esos colectivos que intentan y quieren hacer eventos de estas características. Se puede, si se quiere y se trabaja, otra de las palabras que nos dijeron en la radio.
Dicho todo esto, volvemos al paraninfo donde comenzaba el acto con un video presentación en el que se rindieron un auto homenaje poniendo en valor el trabajo, dedicación y sentimiento de todos los vecinos del caserío, no sólo en la parte musical, sino también como compromiso vecinal y mancomunidad.
Contaron con la presentación de un amigo y compañero de la radio con es Teddy Fernández, director de Norte Fm, que dio paso a Dña. Olga Ramos, madrina de la Parranda y que se dirigió al público para felicitar a todos sus ahijados musicales.
Valeriano Baez, Olga Ramos, Tedy Fernández
Y sin más preámbulo, comenzó la música con “Subí al Teide”, “Paloma Blanca”, “La Calandria” hasta que llegó un momento álgido de la noche.
Llegaron las malagueñas, sentimiento y devoción a raudales y que deparó otra de las sorpresas de la noche, la presencia de José Manuel Ramos y Candelaria González, además de Manuel González solista de la Parranda. Poco hay que añadir a parte de la suerte y cariño que tiene la parranda hacia dos de las voces mejores de nuestro territorio. 
Candelaria González
Todo el evento siguió el guion establecido, donde fueron cayendo las canciones poco a poco que servían cada uno de ellas para reconocer a diferentes personas que tienen que ver con el colectivo. 
Mención aparte para el director Carlos de La Rosa, que hace de lo sencillo lo sublime, no sólo en lo musical, consiguiendo consolidar a un grupo de amigos a que puedan ejecutar espectáculos como el de ayer. Y también en la parte pedagógica que ha hecho durante todos estos años para que lleguen a creer en que son capaces de llevar a cabo proyectos ambiciosos. Además nos agradó ver a Juan Mesa, gomero universal y músico excelente compartiendo con Carlos y la parranda.
Y a la parranda, queremos desearles que nunca pierdan las ganas de seguir haciendo cosas. Y sobre todo, aunque cueste mucho, que lo de ayer sea el inicio de muchos más proyectos, que eso será preludio de que seguirán avanzando en el tiempo.
Felicidades a [email protected] y muchas gracias por el trato recibido por parte de toda la parranda.