Equipos de Intervención y Refuerzo en Incendios Forestales realizando labores de extinción | Gesplan

Optimismo prudente en el incendio de Tenerife, que sigue sin ser controlado

Tubigú

El incendio que se declaró el jueves en Arico (Tenerife) se mantiene aún sin control, pero existe un "optimismo prudente" sobre que pueda estabilizarse a lo largo de las próximas horas o el domingo, ha informado el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez.

Transcurridas más de cincuenta horas desde que se declaró el incendio, las llamas se mantienen contenidas en el término municipal de Arico, sin pasar al de Granadilla como se temía, y la zona afectada, sobre todo matorral y pinocha, abarca una superficie de 3.300 hectáreas, dentro de un perímetro de 27 kilómetros. "Hay una mejoría en el control, la situación está mejor, las posibilidades de actuación son mayores y más efectivas, pero sigue habiendo peligro", ha resumido el consejero.

También hay menos focos de fuego en el interior del perímetro que delimita la zona afectada y por eso hay menos humo, ha añadido Julio Pérez, quien ha subrayado que se trata de fuego "de suelo, no de copa" de los árboles.

En el flanco izquierdo, el más preocupante, las llamas no pudieron rebasar durante la noche el barranco del Río, entre otros motivos gracias a la humedad que se conserva en su parte inferior, y también quedó contenido el avance del fuego en los límites del Parque Nacional del Teide por la escasa vegetación y la dirección del viento en esa zona. "Somos parcialmente optimistas", entre otras razones por las previsiones meteorológicas, con un descenso de la temperatura de 25 grados este sábado a los 20 el domingo, y por un aumento de la humedad, ha informado Pedro Martínez, director técnico del operativo contra el fuego.

Ese cambio meteorológico supondrá también un cambio en la dirección del viento, por lo que se están reforzando todos los perímetros que se han ido estabilizando para que no se reaviven los focos, ha explicado.

En las labores de extinción trabajan doscientos "combatientes", según el argot de los equipos de extinción, apoyados por otros cien efectivos de logística y seguridad, y desde el aire actúan cinco helicópteros y dos hidroaviones. "Los medios son suficientes, en este momento no parece preciso aumentarlos, pero si hubiera necesidad se activarían más", ha dicho el consejero Julio Pérez.

El jefe técnico del operativo ha apuntado a su vez que el flanco derecho "está anclado" y se refuerzan los perímetros para que no se reaviven las llamas. Pero es más preocupante la situación en el barranco de Tamadaya y en otro barranco junto al área recreativa de Contador, por las dificultades orográficas que impiden el acceso a los efectivos.

 

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, ha señalado que finalmente no ha sido afectada la línea eléctrica de 66 kilovatios cercana a las llamas, una de las preocupaciones que existían el viernes, aunque se estudia una posible afección a una línea de abastecimiento de agua de la parte alta del núcleo poblacional de Arico.

El alcalde de Arico, Sebastián Martín, ha agradecido el apoyo de todos los medios que se han desplazado desde otras islas y desde la península para apagar el fuego y confió en que las llamas no rebasen su municipio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...