“Ya no existe el periodismo independiente”

Iván Bonales se asomó por primera vez a los medios de comunicación los 16 años y desde entonces nunca ha abandonado la profesión. Ahora, además de periodista, dirige su propia empresa, Radio Marca Tenerife. De la misma manera, también es habitual verlo en televisión. De su voz se ha podido escuchar algunas de las conquistas recientes más importantes del CD Tenerife. Y así, hasta que el cuerpo aguante... “El periodismo es un abeja que te pica y está ahí siempre”.

- ¿Cómo llegó al periodismo?

- Llegué con 16 años a la redacción de Antena 3. A partir de ahí tuve la inmensa fortuna de que confiaran en mí, tanto Hortensia Fernández como Rocío Celis. Mis inicios fueron trabajando en los informativos hasta que empecé a colaborar con Juan Carlos Castañeda y Ángel Yánez en deportes. Yánez fue el que me dio la oportunidad de grabar mi primera crónica deportiva. Todo esto aderezado con que desde pequeño quise ser periodista; con seis años, en el programa el Club de la Tarde de Zenaido Hernández, tuve la oportunidad de participar en una entrevista hecha por niños al consejero de Educación de Educación, que por aquel entonces era Valbuena.  De esa experiencia recuerdo que me gustó lo del piloto rojo y cuando salí le dije a mi madre, "Mamá, yo de mayor esto". Y con 16 me presenté en Antena 3.

- ¿Cuál ha sido el reto más importante que haya tenido que afrontar en su carrera profesional?

- En periodismo he afrontado muchos. Retransmitir la Champions, trabajar a nivel nacional con José María García... no podría quedarme con uno. Se me viene a la cabeza también cuando estuve 24 horas sin dormir narrando aquel gran reto de David Meca de unir nadando Tenerife y Gran Canaria.  Ahora bien, si tuviera que decir uno, me quedaría sin duda cuando hace 18 años monté mi propia empresa para dar a mis trabajadores un lugar donde ejercer la profesión dignamente, donde puedan crecer y en la que si tiene que marcharse lo hagan sin problemas.

"La radio es el vivero; no concibo nadie en televisión que no haya estado antes en la radio. La radio te enseña a hablar, a expresarte, a salir de situaciones complicadas"

- ¿Con qué se queda, con radio o televisión?

- Ambas plataformas son muy importantes. La radio es el vivero; no concibo nadie en televisión que no haya estado antes en la radio.  La radio te enseña a hablar, a expresarte, a salir de situaciones complicadas. Sí creo que la radio es la maltratada, siempre; las agencias de comunicación la tratan mal, los políticos la tratan mal; es la hermana pobre y la tele es la hermana rica. Con todo, yo me quedo con las dos.

- Hasta dónde llega el periodismo en su día a día. ¿Logra desconectar de la profesión?

- Sí logro desconectar, si no, me volvería loco. Ahora bien, el periodismo es un abeja que te pica y está ahí siempre.

- ¿Qué es para usted lo mejor de la profesión?

- El hecho de que diariamente estás conectado con el mundo, conectado con los más jóvenes, con los veteranos y de esa manera se tiene un conocimiento exacto de lo que es ser contemporáneo y cuando te vas quedando por detrás, te actualizas. Eso es lo mejor, el mismo día a día.

- ¿Qué papel juegan las redes sociales en el periodismo?

- Son el periodismo 2.0, es la nueva generación. Ya hoy en día no se entiende el periodismo sin las redes sociales. También creo que a veces son bastante dañinas. Confío en ellas, pero siempre hay que verlas con prudencia porque es muy fácil inventarse muchos bulos.

- ¿Cuál es la noticia que más le ha costado dar?

- Ninguna, cuando hay que sentarse a dar la noticia, pues hay que afrontar el momento. He vivido situaciones complicadas, como los incendios en Canarias y otras cosas muy feas que no quiero recordar. Lo que pasa es que, cuando llega ese momento, uno se sienta y da la noticia.

- ¿Siente que los periodistas son verdaderamente lo que se conoce como 'el cuarto poder'?

- Creo que lo fuimos, pero ya no existe el periodismo independiente. El periodismo ahora es de corporaciones, de empresas, y de alguna manera nos regimos por lo que diga la empresa. Yo no veo ese cuarto poder, aunque sí es influyente y es cierto que hay juicios mediáticos y que se puede hacer daño, pero sobre esa referencia a cuarto poder, creo que se ha debilitado.

- ¿Hasta qué punto los políticos intentan interferir en el trabajo de los periodistas?

-Políticos, periodistas y empresas van todos de la mano. Al final el periodista también es político y creo que a la inversa, por las vivencias y las ideas de cada uno. Personalmente no he encontrado políticos que quieran intervenir en mi trabajo y he hecho mucha información política; pero seguro que como todo en la vida, 'haberlos haylos'.