Fallece el abogado boliviano que escribió un hábeas corpus en papel higiénico

El boliviano Reynaldo Peters, autor de un histórico hábeas corpus escrito en papel higiénico en pos de su libertad durante la dictadura del militar Hugo Banzer, falleció este jueves a sus 74 años por causas que no han trascendido, si bien se sabía que el abogado estaba delicado de salud.

"Mi viejito, Reynaldo Peters Arzabe, acaba de fallecer. No puedo describir mi dolor", escribió en Twitter uno de sus hijos, Patricio Peters.

Nacido en 1946 en la región andina de Oruro, Reynaldo Peters fue docente universitario y ministro de Trabajo durante el primer mandato de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997).

En 1972 fue detenido por firmar un manifiesto público, junto a otros dirigentes juveniles de su partido, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), al que criticaron por apoyar entonces a la dictadura de Banzer.

La historia del papel sanitario

En una entrevista con Efe en 2014, Peters recordó que comenzó a redactar el hábeas corpus el 18 de mayo de 1972, denunciando que llevaba varios días detenido, incomunicado, sin haber hecho declaración alguna y sin saber por qué estaba preso.

Para ello, usó la mitad del papel sanitario que recibía a diario y lo enrolló y escondió en un calcetín en medio de la ropa sucia entregada por los custodios a su esposa, que tras quince días supo donde estaba preso, aunque no logró verlo.

Para efectos del trámite, el abogado señaló como domicilio la celda denominada "El Tropezón", situada en una calle a pocos pasos del Palacio de Gobierno de La Paz.

Lo inusual fue que las autoridades judiciales aceptaron el recurso y lo pegaron en un papel oficial, cobrando así vida jurídica.

La muerte de Reynaldo Peters nos enluta, político y jurista notable, inolvidable su defensa de la aplicación del recurso de habeas corpus en defensa de la libertad

El documento original

Peters salió libre casi un año después, tras haber sufrido castigos físicos que le dañaron la visión e incluso un confinamiento en una isla en el lago Titicaca, para evitar que se presentara ante un juez.

Gracias a amigos abogados logró recuperar el documento original, que está custodiado en un banco en España, después de que Peters lo entregara a la Unión Iberoamericana de Abogados, la Academia Interamericana de Derecho Internacional y Comparado y la Unión Iberoamericana de Colegios de Abogados.

Esas instituciones impulsaron la inscripción de este papel higiénico en la Memoria del Mundo de la Unesco, lo que finalmente ocurrió en 2015.

La muerte de Peters fue lamentada desde el ámbito político boliviano, empezando por el MNR, que expresó en un comunicado "sus condolencias y profundo pesar" por el suceso.