¿Sabes qué es la depresión navideña? Aprende a combatirla

¿Has oído hablar de la “depresión navideña”? Aunque se trata de un término poco conocido, sus síntomas son de lo más comunes en torno a estas fechas: ausencia de seres queridos o estrés ligado a los preparativos de los días navideños.

La Navidad va a ligada a multitud de celebraciones con seres queridos, un arma de doble filo que también despierta de forma inevitable la nostalgia y la melancolía de recordar aquellas personas que ya no están.

Una sensación que, en palabras de la psicóloga de Sanitas, Grecia de Jesús, puede verse incrementada “al sentir que la emoción propia no encaja con la de las demás personas en esta época”, en las que el ambiente distendido de felicidad impera en los hogares y en las calles

A este factor, también se le suman el estrés ligado a los preparativos o las escasas horas de sol propias del invierno, un factor relacionado estrechamente con el estado de ánimo.

No obstante, se trata de un episodio emocional de carácter “temporal”, que además puede ser positivo a la hora de encajar estas emociones y superarlas. Por su parte, la psicóloga propone una serie de pautas para tener en cuenta si se tienen estos síntomas.

Nostalgia por los seres queridos

Es importante buscar alguna forma de “expresión emocional” para no inhibir las emociones, y así gestionarlas eficazmente. Un ejemplo sugerido por De Jesús es escribir una carta a la persona perdida, o hacer un homenaje con fotos. Posteriormente, es importante buscar “nuevas actividades y tradiciones” que permitan distraerse para no caer en la tristeza de nuevo.

Mantente activo

En caso de tener que pasar las Navidades alejado de seres queridos como familiares y amigos, la mejor alternativa según la psicóloga es “buscar compañía y mantenerse más activo que de costumbre”. También es aconsejable llevar acabo “acciones sencillas y agradables” como un baño relajante o un paseo, pautas sencillas que inciden positivamente en el estado de ánimo.

Si los preparativos te estresan ¡Organízate!

Es preferible evitar dejar los preparativos para el último momento. La mejor forma de hacerlo, “elaborando una lista en la que se clasifiquen las tareas por relevancia y urgencia”, otro aspecto importante en esta lista es aprender a “delegar” en otras personas si no se puede abarcar todo, además de aprender a “desechar” algunas tareas para otros días o momentos.