"Nada puede compararse con la posibilidad de ser protagonista de un libro"

Cuando uno habla sobre literatura narrativa, seguramente los primeros pensamientos se vayan hacia las novelas o hacia los cómics; dos de las fuentes principales de entretenimiento del mundo de la lectura. Sin embargo, los libros de texto dan para mucho más en este apartado y uno de ellos lo disfrutaron en los años 80 y 90 muchos de nuestros lectores y los propios aficionados a los libros: hablamos de los librojuegos, un fenómeno que amenaza con repuntar. Y ni precisamente dirigido a los lectores más menudos en edad.

El tinerfeño Eduardo Pérez, conocido popularmente Edward T. Ricker, es parte principal de un proyecto que ha dado un nuevo giro a los libros de aventura en los que el lector es el protagonista y director de la historia. Se trata de Choose Cthulhu, una colección de seis libros que adaptan la obra de H. P. Lovecraft, más un séptimo, "una obra personal nuestra ambientada en el manicomio de Arkan", y que ha sido todo un éxito y que este domingo ha visto como la segunda parte, Choose Cthulhu II, se ha abierto a sus seguidores. "El 2 del 2 del 2020. La cronología es muy importante en la colección de Cthulhu y en febrero lo sacamos".

¿Cómo te guía la vida hacia el mundo de la escritura?

"Soy de esos ‘frikis’ de la vieja escuela. El recuerdo más antiguo que tengo es de muñecos de la Guerra de Las Galaxias, todo lo que estuviese relacionado con el mundo de la fantasía me encantaba. Desde muy pequeñito ya sabía de qué pata iba a cojear. Cuando me regalaron mi primer muñeco de Star Wars, para mí la vida cambió. Fue un antes y un después. Yo quería crear mundos como los de George Lucas y cosas por el estilo y mi primera intención fue dedicarme a dibujar. Hacía cómics con monigotes y fueron terriblemente malos. Lo mío no era el dibujo. No tenía ese talento natural, pero sí me di cuenta de que las historias que adornaban a esos dibujitos le gustaban mucho a la gente. Cuando empecé a escribir redacciones en el colegio , una de las cosas que recuerdo con más cariño era que mi profesora de Lengua me hacía leerlas en todas las clases del curso. Eran muy imaginativas, cargadas de aventuras, de humor y ese tipo de cuestiones, así que yo creo que lo de la escritura ha estado siempre ahí.

Hubo un momento en el que me encontré con lo que ya me dijo que tenía que ser escritor como fuera, y eran los libros de ‘Elige tu propia aventura’, concretamente los de Lucha-Ficción en los 80, que fueron para mí el descubrimiento de algo apoteósico. Ni los ordenadores, ni los juegos… Nada podía compararse con la posibilidad de ser protagonista de un libro y decidir qué querías que hiciesen los personajes al leerlo".

Empezaste por fantasía histórica y luego pasaste a los librojuegos. ¿Cuál fue el punto de inflexión para cambiar de un estilo al otro?

"Los librojuegos siempre estuvieron ahí. A parte de los cómics que hacía de pequeño y las redacciones, las primeras cosas que escribí eran librojuegos. Uno va creciendo, va evolucionando y viendo otras cosas y a mí me fascinaba la estética militarista de la Primera Guerra Mundial, no de la Segunda. Esa etapa histórica me parecía fascinante y empecé a escribir sobre eso. Mi primera novela no tenía nada que ver. De hecho, no hablo mucho de ella. Es sobre el racismo, pero la primera que me publicaron, ya en serio, fue sobre la Primera Guerra Mundial, sobre fantasía histórica, situaciones, líderes y personajes reales, pero con un elemento de ciencia ficción pura y dura como la que se solía escribir a principios del siglo XX. Fue relativamente un éxito. Tuvo muy buenas ventas, sobre todo en Internet. Llegamos a ser número 1 en ventas, incluso por encima de románticas durante un mes en el año 2015, y por ahí fue mi carrera hasta que entré de nuevo al mundo de los librojuegos".

Cuando me regalaron mi primer muñeco de Star Wars, para mí la vida cambió. Fue un antes y un después. Yo quería crear mundos como los de George Lucas y cosas por el estilo

¿Qué es el proyecto Choose Cthulhu?

"La pasión por los librojuegos nunca se había agotado, pero los librojuegos sí. En los 90, cuando el fenómeno de ‘Elige tu propia aventura’ se fue difuminando porque los libros empezaban a ser manuales más relacionados con el mundo del rol que con el de la literatura... Se fueron complicando y apartando del gran público. Cuando una cosa se aparta del gran público se convierte en nicho y las editoriales terminan por darle la espalda. Mientras en el resto de Europa los librojuegos seguían funcionando muy bien, en España ya había cansancio editorial. Los libros de ‘Elige tu propia aventura’ vendieron más de 250 millones de ejemplares en todo el mundo. Es un fenómeno brutal que solo cosas como Harry Potter o Stephen King consiguieron alcanzar. Los de la generación de los 80, que crecimos con ellos, seguíamos teniendo ganas de librojuegos, buscando seguir con esas aventuras. En 2017, cuando lanzamos Choose Cthulhu I, el fenómeno ‘revival’ se ponía de moda de nuevo y supimos que ahí se había dado el punto de inflexión justo para devolver los librojuegos al estatus que tenían. Pero nuestra intención no era sacar librojuegos al uso, para niños, porque los niños tienen una cantidad de productos interactivos más acordes a su manera de ver el mundo actual que los librojuegos podían cumplir. Así, decidimos hacer librojuegos para adultos. Hicimos libros adaptando la obra del escritor amerciano de terror H. P. Lovecraft, que creíamos que le iba a dar el nivel de calidad y de madurez suficiente como para que gustasen a las nuevas generaciones".

Creo que son cinco o seis libros…

"Sacamos una colección de siete libros, adaptamos seis de las mejores obras de Lovecraft, pero dentro del ciclo de los Mitos de Cthulhu, un ciclo de terror cósmico de criaturas ancestrales que representan todos los miedos de la humanidad, que dominaban la tierra antes que el hombre, y que pugnan por volver en secreto. Siempre un personaje, un humano indefenso y desconocedor de esa realidad alternativa, se ve involucrado y todo el mundo lo toma por loco, nadie le cree y al final todo es realidad. Nosotros adaptamos esos libros porque son muy ‘aventurescos’ y terroríficos, pero no son ni sangrientos, ni desagradables, ni excesivamente truculentos. Son novelas de aventura terrorífica que van perfectamente tanto con el tono aventuresco del librojuego como con el querer enganchar a esos lectores tradicionales".

Aparte de ‘Choose Cthulhu’, ¿tienes algún otro proyecto personal?

"Para Choose Cthulhu II vamos a hacer algo que estamos deseando todos los integrantes del equipo y, sobre todo, los mecenas que nos ayudaron con Choose Cthulhu II, que no fueron pocos. Más de 700 personas involucradas, una auténtica burrada, fuera y dentro de España. Ellos nos han dado su ‘feedback’ y nos pedían una cosa: unos libros más personales, no tanto la adaptación de Lovecraft, que seguimos con ella. Completamos el ciclo de los mitos con siete nuevos títulos, pero añadimos un librojuego especial de segunda generación que se llama ‘Advanced Choose Cthulhu’ y que incluye un nivel de profundidad más grande. Es una historia ya completa ideada por nosotros. En este caso ‘Advanced Choose Cthulhu, Scape from R'lyeh', que se va a llamar, que es la isla donde habita es Cthulhu que da nombre a la colección, los jugadores podrán vivir sus aventuras en un mundo abierto. Tendrán un mapa en el que podrán visitar cada una de las localizaciones, como las playas donde están los barcos hundidos, los acantilados de la locura, el templo subterráneo y cada una de las localizaciones será una aventura en sí misma y dará esa sensación de mundo abierto que es bastante interesante y que va a ser todo un reto reflejar en el libro".

¿Cómo han sacado adelante el nuevo proyecto?

"Lo sacamos con un crowdfunding igual que sacamos la primera colección en el año 2018. Pedíamos 10.000 euros para sacarla y recaudamos 52.300 euros. Además, ganamos el premio a la mejor iniciativa empresarial a través de crowdfunding de 2018 del Banco de Sabadell, el premio a mejor crowdfunding europeo de la plataforma Ulule. Fue una campaña que nos sorprendió absolutamente a todos porque no tenemos ninguna experiencia en el mundo del crowdfunding y nos convertimos en una campaña de récord y ni siquiera la hicimos en una plataforma muy conocida, sino en Ulule. Este año, para Choose Cthulhu II, volvimos a repetir pero ya no la hicimos en Ulule. Saltamos a una plataforma muchísimo más grande, Kickstarter, una plataforma americana y de las más conocidas del mundo y ya es un proyecto internacional".