El incendio de Santa Úrsula fue causado por una imprudencia

Los incendios que se sucedieron en la localidad tinerfeña de Santa Úrsula el domingo pasado, avivados por los fuertes vientos, tuvieron su origen en una imprudencia, según la Guardia Civil, que investiga a un hombre de 53 años como el presunto autor

El investigado supuestamente arrojó en una finca suya un bidón con restos de una quema que había realizado el día anterior. Las llamas se extendieron con rapidez y se produjeron diversos conatos de incendio en diferentes zonas del municipio.

El fuego afectó a zonas urbanas y produjo daños en un hotel, viviendas, vehículos, mobiliario urbano y otras fincas, indica la Guardia Civil en un comunicado.

La investigación, desarrollada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Compañía del Puerto de la Cruz ha permitido reunir indicios suficientes para imputar al hombre como presunto autor de un delito de incendio por imprudencia, según la misma fuente.