El Parlamento mantiene bloqueada cualquier vía alternativa para el 'brexit'

El Parlamento británico mantiene bloqueado el proceso de salida de la Unión Europea (UE) al haber rechazado el lunes por la noche, por segunda vez, cualquier vía alternativa al acuerdo que defiende el Gobierno, incluidas las opciones de negociar un "brexit" suave y convocar un referéndum.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha propuesto votar una vez más esas propuestas el miércoles, mientras que la primera ministra, la conservadora Theresa May, insiste en intentar someter a votación esta semana, por cuarta ocasión, el tratado de salida que ha negociado con Bruselas.

La UE ha dado al Reino Unido un plazo hasta el 12 de abril para ratificar el acuerdo o bien para poner sobre la mesa un "plan B" y pedir una prórroga más larga.

El Partido Laborista respaldaba hoy de forma oficial tres de las cuatro propuestas a votación -negociar una unión aduanera con el bloque comunitario, mantener el acceso al mercado único y someter un tratado de salida a un plebiscito- por lo que se habían creado durante la tarde expectativas de que los diputados encontrarían un consenso.

En la votación, sin embargo, 25 diputados laboristas se rebelaron para pronunciarse en contra del mercado único, que perdió por un margen de 21, y otros 24 rechazaron una consulta, una posibilidad que fue descartada por una diferencia de 12 votos.

La opción del referéndum fue la que más apoyos recibió (280), mientras que la unión aduanera fue la que perdió por un margen menor (273 contra 276).

El Gobierno británico celebra una reunión "maratoniana" ante el bloqueo del "brexit" https://t.co/bqZBTPBHkR

"El acuerdo de la primera ministra ha sido rechazado por amplia mayoría en tres ocasiones. Si ella (May) puede tener tres oportunidades para su pacto, sugiero la posibilidad de que esta cámara considere otra vez las opciones que teníamos ante nosotros en un debate el miércoles", indicó Corbyn.

El diputado conservador Nick Boles, uno de los impulsores de una propuesta para que el Reino Unido mantenga un estatus europeo similar al de Noruega, criticó por su parte que sus compañeros de formación se hayan mostrado "incapaces" de forjar un consenso y dimitió como parlamentario "tory" minutos después de la votación.

La Cámara de los Comunes mantiene reservadas varias horas el miércoles por la tarde para un debate sobre el "brexit" cuyos detalles todavía no están definidos. En caso de que la cámara hubiera respaldado alguna de las propuestas, se esperaba que los diputados trataran entonces de forzar la tramitación de una ley que obligue al Gobierno a cumplir con sus indicaciones. El resultado de este lunes, sin embargo, ha puesto freno a esa posibilidad.

La amenaza de que el Parlamento fuerce a May a aceptar un "brexit" suave es una de las cartas con las que cuenta la primera ministra para agregar presión sobre la facción más euroescéptica del Partido Conservador e intentar que respalde en una cuarta votación su acuerdo de salida.

Negociar una unión aduanera con la Unión Europea suavizaría la necesidad de la salvaguarda fronteriza para Irlanda del Norte, el punto más conflictivo del tratado, pero limitaría la capacidad de Londres para negociar acuerdos comerciales con terceros países, una condición también inaceptable para los euroescépticos.

Al menos dos diputados del núcleo duro del Partido Conservador han sugerido en las últimas horas que considerarían votar en contra del Gobierno en una eventual moción de censura si decidiera seguir adelante con ese "brexit" suave.