Un Speedster, se convierte en el último Porsche 911 de la generación 991

Un Speedster ha sido el último Porsche 911 fabricado de la generación 991, que el fabricante alemán de deportivos lanzó en 2011 y de la que se han vendido en todo el mundo 233.450 unidades.

La generación 991 ha sido la que mayores avances ha incorporado al 911 en toda su historia en términos de rendimiento, conducción y eficiencia, según el director de Investigación y desarrollo de Porsche AG, Michael Steiner. quien ha asegurado que le "llena de orgullo" y le da "un poco de tristeza" que haya llegado la hora de su jubilación.

La generación 991 se ha caracterizado porque casi el 90% de todos sus componentes son de nuevo diseño o han sido objeto de un desarrollo "sustancial". Así, se consiguió que, por primera vez, un Porsche 911 fuera más ligero que el modelo al que sustituía, gracias a un bastidor hecho de aluminio y acero. 

En 2012, la innovación llegó al 911 cabrio -los arcos de magnesio de la capota permitieron conseguir una curva de techo como la de un coupé- y a la versión Targa, que recuperó el característico arco ancho en lugar de los montantes B. Además, el 911 Turbo fue el primero con aerodinámica activa y filtro de partículas para motores de gasolina.

Otro dato que ya se ha incorporado a la historia de Porsche es que la unidad un millón del 911 pertenece a la generación 991. Como el primer 911 del fundador Ferry Porsche, esta versión conmemorativa, que no salió a la venta, se pintó de verde irlandés.

La generación 991 también fue la "base ideal" para desarrollar modelos especiales y deportivos "radicales"

En 2013, la celebración de los 50 años del icónico 911, fue la ocasión perfecta para lanzar un modelo de edición limitada (a 1.963 ejemplares) y con un amplio equipamiento; en 2016 fue el turno del 911 R (de 500 CV y motor atmosférico) y en 2017 del 911 T, del 911 GT3 con pack Touring, del 911 Turbo S Exclusive Series (607 CV y de color amarillo metalizado), del GT2 RS (el 911 de competición más rápido y potente -700 CV- homologado para la carretera) y del 911 GT3 RS.

La celebración en 2018 del 70º aniversario de Porsche llevó a la marca alemana a homenajear esta efeméride con el 911 Speedster de cuatro litros y 510 CV, gestionados por una transmisión manual de seis velocidades desde un chasis deportivo de alto rendimiento.

Este biplaza no solo ha sido el último derivado de la generación 991, sino que se ha convertido también en el último ejemplar fabricado de ella. Como su antepasado y referente, el Porsche 356 Nº 1 Roadster de 1948, el 911 Speedster se convertirá en embajador del Museo Porsche en Stuggart (Alemania).