El primer eléctrico no es de ahora, es de 1970 y fue una furgoneta

El fabricante japonés Suzuki puso en marcha su primer vehículo eléctrico en los años 70, lo que le convierte en un pionero de la transformación actual en la que están inmersas todas las marcas para cumplir las exigentes reglamentaciones de las diferentes administraciones.

El Carry Van (L40V) Electric fue una versión eléctrica del monovolumen ultracompacto (2,99 metros de largo para cumplir con la exigente legislación Kei Car japonesa) diseñado por Giorgetto Giugiaro.
Sus formas simétricas, puertas correderas y amplia superficie acristalada convirtieron a la cuarta generación del Suzuki Carry en un icono del diseño.
La versión eléctrica del Carry se diseñó para patrullar el recinto de la Exposición Universal de Osaka (Japón) de 1970. Fiel al espíritu futurista de la época, en el pliego de condiciones de su desarrollo se primaba una marcha silenciosa y sin humos, un tamaño compacto y una gran capacidad interior. Se entregaron 10 unidades a la organización del evento.
Suzuki se adelantó a la instalación de las baterías en el suelo del vehículo

Suzuki también se considera un pionero en motores de hidrógeno, ya que en 1979 presentó el primer automóvil del mundo alimentado con esta tecnología

Para su desarrollo Suzuki mantuvo el habitáculo intacto, ya que ubicó la batería (desarrollada por Yuasa) y el motor eléctrico por debajo del suelo de la furgoneta.
Según el fabricante, esta disposición se adelantó a su época y es la más seguida actualmente por los fabricantes.
El Suzuki Carry Van Electric montaba un motor de 60V y 4,6 kW, que le permitía recorrer hasta 50 kilómetros a una velocidad máxima de hasta 45 km/h. La marca nipona conserva una unidad restaurada de este modelo en el Museo Suzuki de Hamamatsu.
Suzuki también ha desarrollado motores de hidrógeno y pila de combustible
Suzuki también se considera un pionero en motores de hidrógeno, ya que en 1979 presentó el primer automóvil del mundo alimentado con esta tecnología. Fue el LH2 que, desarrollado con el Musashi Institute of Technology sobre la base de un Suzuki Cervo, montaba un propulsor tricilíndrico de dos tiempos y 539 c.c. alimentado con hidrógeno líquido.
Reducía un 60% las emisiones de NOx y disponía de una autonomía de 400 kilómetros y una velocidad máxima de 118 km/h.
La pila de combustible tampoco es un misterio para el fabricante, ya que ha desarrollado vehículos adaptados a ella desde 2001 en colaboración con General Motors.

Los primeros vehículos con tecnología

Primero fueron los mini-coches MR Wagon-FCV y Wagon R-FCV, a los que siguió el SX4-FCV, que fue uno de los primeros automóviles con esta tecnología que recibió la autorización del Ministerio de Transportes de Japón para rodar por carreteras públicas.
El SX4-FCV dispone de una pila de combustible de alto rendimiento (83 kW) con un tanque de hidrógeno de alta presión (70MPa) y un condensador ligero y compacto, que recupera energía en fases de frenada y la aplica en fases de aceleración. Desarrolla una potencia de 68 kW y alcanza una velocidad máxima de 150 km/h, con una autonomía de 250 kilómetros.
En la actualidad, su innovación más reciente ha sido la hibridación ligera (en 2016 presentó una versión del modelo Baleno), a la que ha seguido la de 48V que, próximamente, incorporará a su modelo Swift Sport.