México iniciará el 18 de mayo un plan voluntario hacia la "nueva normalidad"

El Gobierno de México anunció este miércoles que el 18 de mayo comenzará un plan de reapertura gradual de las actividades económicas y sociales paralizadas por la pandemia del COVID-19, a pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador, matizó que su aplicación será "voluntaria".

Las autoridades mexicanas ya planean la reapertura del país al considerar que han aplanado la curva de contagios, a pesar de que México registró el martes el mayor número de fallecimientos, 353 en un día, hasta acumular 3.926 muertos y casi 38.000 enfermos por la pandemia. 
Este proceso de reapertura será, según expresó el secretario de Salud, Jorge Alcocer, en una rueda de prensa, una transición hacia una "nueva normalidad" que "privilegiará siempre la salud y la vida". 
UNA REAPERTURA POR REGIONES 
A partir del 18 de mayo, se incluirá la construcción, la minería y la industria automotriz dentro de las actividades económicas esenciales, algo que pedía la industria mexicana desde hace semanas para mantener las cadenas de exportación con Estados Unidos. 
Ese mismo día, los 269 municipios mexicanos que no han registrado casos de coronavirus y que son vecinos de zonas sin contagios, la mayoría en el sureño estado de Oaxaca, podrán retomar sus actividades escolares, laborales y el espacio público. 
No obstante, el grueso del plan comenzará el 1 de junio, cuando se activará un semáforo de cuatro niveles que cada semana determinará el grado de reapertura económica y social en cada uno de los 32 estados que conforman el país. 
Este semáforo irá desde el color rojo, que solo permitirá actividades económicas esenciales como hasta ahora, hasta el color verde, con la reapertura económica, del espacio público y de las escuelas, siempre manteniendo estrictas medidas de higiene. 
En una entrevista telefónica con Efe, el reconocido epidemiólogo Alejandro Macías subrayó que "la reapertura debe ser paulatina, regionalizada y sectorializada", pues no es lo mismo abrir un gimnasio que una escuela o levantar la cuarentena en un pequeño municipio y en la Ciudad de México, foco rojo del país. 
Sin embargo, el excomisionado para la atención a la influenza, opinó que la pandemia "no se está midiendo suficiente" en México, el país de la OCDE que menos pruebas diagnósticas de COVID-19 realiza. 
"Creo que estamos subestimando el poder de la epidemia, estamos pensando que el virus ya llegó al máximo y de allí va a comenzar a bajar, y yo creo que no", expresó. 
LA APLICACIÓN VOLUNTARIA DEL PLAN 
El Gobierno de México cerró en abril y mayo las actividades económicas no esenciales, aunque no concretó sanciones para las empresas que abrieran. 
A su vez, exhortó a la población a quedarse en casa, si bien la cuarentena no ha sido obligatoria para no afectar a los millones de personas que viven del comercio informal. 
En la misma línea, el presidente mexicano subrayó este miércoles que el plan para reactivar las actividades económicas y sociales también será de "aplicación voluntaria", de modo que no se impondrá ni a los ciudadanos ni a las autoridades locales. 
López Obrador dijo que "si hay una autoridad municipal o estatal que, de acuerdo a las características propias de cada región decide que no, no habrá controversia; no vamos a pelearnos ni a apostar a la separación". 
Las autoridades de la Ciudad de México y del vecino Estado de México, los más afectados por la pandemia, apoyaron el plan, pero medios locales informaron que estados como Querétaro, Aguascalientes o Guanajuato tienen previsto avanzar la reapertura de la industria automotriz al próximo sábado. 
Desde la llegada del COVID-19 al país a finales de febrero, varios estados de un color político diferente al de López Obrador se han quejado de la falta de recursos o del plan de confinamiento del Gobierno federal.