Martí sobrevive a su peor momento

“Éste es mi peor día como entrenador y mi peor momento desde que estoy aquí”, admitió Martí al acabar el Tenerife-Barcelona B del domingo. También dijo que “nunca habíamos perdidos dos partidos seguidos”, pero eso no es cierto: el equipo blanquiazul ya había sufrido dos derrotas ligueras consecutivas en la 'era Martí', aunque hubo una pausa navideña en medio y quince días sin fútbol.

El Tenerife ha sufrido seis derrotas en los diez últimos partidos, triplicando el promedio de tropiezos sufridos en los dos primeros años con el técnico balear

El antecedente que 'olvidó' Martí ocurrió en la campaña 14-15, cuando el Tenerife perdió de forma sucesiva con Valladolid (4-1) y Alcorcón (1-2). Esos dos tropiezos no pusieron en duda al técnico balear, pues llegaron tras un estreno con tres victorias y tres empates en sus seis primeros partidos en el banquillo blanquiazul... y porque tras esa doble derrota se encadenaron dos triunfos.

La realidad es que, con Martí en el banquillo del Tenerife, las derrotas habían llegado con cuentagotas. Un ejemplo: aquel equipo sólo cayó en cuatro de los 24 primeros partidos con el técnico balear. En ese período, amén de los citados tropiezos ante Valladolid y Alcorcón, perdió contra Nástic (2-1) y Oviedo (1-0). Y un conjunto condenado al descenso, hasta coqueteó con los 'playoffs'.

En la recta final de aquel curso 14-15, cuando ya se quedó sin objetivos, sí cedió en sus cuatro últimos desplazamientos. Eso sí, la temporada siguiente aún fue mejor. Así, tras un inicio titubeante, con cuatro derrotas en las once primeras jornadas ligueras, sólo sufrió otras cuatro derrotas en los 31 partidos restantes. ¿Resultado? Fue cuarto y se clasificó para los 'playoffs' de ascenso.

Image

La actual campaña 17-18 tampoco fue pródiga en derrotas en sus primeros meses. Así, el Tenerife firmó tres derrotas –en las visitas a Valladolid (2-0), Córdoba (2-0) y Lugo (1-0)– en sus 18 primeros partidos oficiales. Y pese al exceso de empates, sobre todo en el Heliodoro, Martí celebró sus dos años como técnico blanquiazul en la séptima plaza y a dos puntos de la 'zona de playoffs'.

Entonces, el Tenerife visitó al líder Huesca con opciones de entrar en 'territorio playoff' y quedarse a apenas dos puntos de la cabeza de la clasificación, pero perdió con estrépito (3-0) en El Alcoraz. Y desde ahí ha entrado en una dinámica cada vez negativa que le ha llevado a perder otros cinco encuentros más y casi triplicar el promedio de derrotas sufrido hasta ahora.

Por el camino, un equipo que apenas había admitido 0,88 goles por encuentro en esos dos primeros años con Martí en el banquillo, ha recibido un promedio de 1,90 tantos en sus diez últimos compromisos. No hay duda: el técnico balear vive su “peor momento” desde que es técnico del Tenerife. Eso sí, aún sigue 'vivo' y el domingo tendrá la oportunidad de revertir la situación.