Luis García: "El colegiado se encuentra en una situación vulnerable con respecto a lo motivacional"

Tubigú

Luis García afrontó la presidencia del Colegio de Administradores de Fincas de Santa Cruz de Tenerife tras todo el desconcierto que trajo la pandemia: juntas vecinales que no podían ser telemáticas, el acceso a las zonas comunes, el aumento de la morosidad o los conflictos que se generaron durante las semanas de confinamiento. Ahora también toma el cargo de presidente del Consejo Canario de Administradores de Fincas con la vista puesta en la formación del colegiado para fomentar la motivación, que se ha visto afectada tras una pandemia ha traído "una explosión de trabajo".

 

¿Cuáles son sus objetivos como Presidente del Consejos Canario de Administradores de Fincas?

Ahora mismo, modernizar un poco el Consejo y empezar a poner medios para que todos los colegiados puedan llegar a él y los dos colegios puedan participar de manera activa a través de la web, de correos...Es muy nuevo el Consejo, nosotros llevamos pocos años así que tenemos que llenarlo de herramientas a la hora de trabajar.

Lleva pocos meses en el cargo como presidente del Colegio de Administradores de Fincas, ¿Cómo han sido estos meses de trabajo?

Han sido continuidad y con mucha actividad. Es cierto que este año, dentro del colectivo, la actividad está siendo muy dura y así lo expresan los colegiados con respecto a la gestión con las comunidades; el no poder hacer juntas de propietarios, que ya en breve estará publicado en el BOE y las podremos hacer telemáticas. Ha sido un año en el que la junta de gobierno no hemos paramos.

¿Y finalmente sí se pueden hacer las juntas de manera telemática?

Al final lo han aprobado, creo que es la primera vez que se ponen de acuerdo todos los partidos. Ahora solo falta que esté publicado para  empezar a hacerlas de manera legal, no alegal, como se estaban haciendo hasta ahora las juntas de propietarios. Eso nos va a dar agilidad de trabajo y hacer gestiones, que hay muchas pendientes. Y, por supuesto, presentar las cuentas y los cargos; hay muchos presidentes que se quieren ir y que han estado dos años al cargo. Esto nos va a facilitar la tarea y más ahora que vienen las subvenciones y tienen que ser aprobadas en juntas y es un medio totalmente necesario.

¿Cuáles han sido las principales cuestiones que les han trasladado los propietarios durante esta pandemia?

Ha habido cambios. Podemos separar lo que fue al principio la pandemia de lo que es ahora. Vemos que sí se aceptaba la situación y que se aceptaba la manera de gestionar, que era muy diferente. A medida que ha pasado la pandemia han cambiado muchas cosas. Por ejemplo, la morosidad, que empezó a subir a final de año de manera considerable. Ahora estamos en una situación de crispación, donde la gente está más tensa. Eso se trabaja desde el colegio trasladando a los colegiados cómo gestionar a través de formación. Pero se está haciendo muy difícil, porque ya pasamos un año de estar encerrados o con limitaciones y es normal entre vecinos que siempre haya un conflicto. Pero si hacemos un análisis general, esta es una sociedad muy cívica, siempre destaca quien no atiende a razones pero no es la mayoría.

Hace unas semanas conocíamos que el Gobierno central dará ayudas para la rehabilitación de edificios que cubren entre 40 % y el 100 % de las reparaciones ¿Qué les parecen estas medidas?

Excelentes. Desde el Consejo General se llevan trabajando mucho tiempo con estas partidas, que vienen de Europa, y son fabulosas porque van a ayudar sobre todo para la rehabilitación de edificios, para viviendas sociales. Los administradores de fincas están preparados para solicitar estas subvenciones, no es fácil la documentación pero lo que sí echamos de menos es que se baje un poco la burocracia para que sea más ágil a la hora de solicitar las ayudas, porque muchas veces no se solicitan, o las comunidades dejan de solicitarlas, porque los propietarios dicen que si hay que presentar tanta documentación o si cuesta tanto hacer una subvención pues casi mejor ni pedirla. La burocracia entendemos que debería bajarse, y así lograr que haya más solicitudes y evitar que se devuelvan partidas a Europa porque no se han pedido íntegramente.

Precisamente ahora lo de eficiencia energética nos empieza a sonar más y hay más demanda de estudiar en las comunidades el poner energía fotovoltaica

 

Entre esas ayudas se prevé una deducción del 60 % para obras de mejora de eficiencia energética, ¿hay demanda por parte de los propietarios para la transición energética?

Es curioso, porque la demanda comienza cuando nosotros empezamos a activar esa situación hace varios años. Es verdad que hay demanda. Precisamente ahora lo de eficiencia energética nos empieza a sonar más y hay más demanda de estudiar en las comunidades el poner energía fotovoltaica. Desde el Consejo lo que queremos es que se traslade toda esa información a las islas. Y tenemos que ser conscientes que Canarias es privilegiada en este tipo de temas, por la temperatura, por el aire, sol, agua, lo tenemos todo para ser totalmente eficiente. Hay una incredulidad respecto a esto, que no se cree que funcione, pero sí funciona y no tiene nada que ver los costes de ahora con hace diez años. Y es accesible prácticamente para todo el mundo. Es un medio que debemos usar y que las comunidades de propietarios por supuesto pueden instalarla.

Hace unos meses conocíamos que en la nueva Ordenanza de Edificación de Santa Cruz se permitía la instalación de piscinas en las cubiertas de los edificios sin requisitos técnicos. Desde el CAF la arquitecta Victoria Marrero realizó un informe desaconsejando que los edificios ya en construcción pudieran instalarla, pero finalmente se aprobó la Ordenanza sin modificar esta parte. ¿Qué le parece esta medida?

Nosotros insistimos en que eso es una verdadera locura. Ellos alegan que siempre hay que hacer un informe previo pero abren un debate que tal y como hizo la técnica Victoria Marrero del Colegio ahí está la evidencia de que es vender algo que no se puede hacer. Por costes, y por la peligrosidad que puede llevar. Ni quiero pensar que en algún momento se les escape un proyecto de alguna comunidad y pase alguna desgracia por poner algo que no tiene sentido. En eso debemos ser críticos porque lo ha hecho una profesional y hay un estudio detrás, hemos presentado un proyecto y definiendo por qué no se puede poner, pero finalmente lo han aceptado y no creo que tenga mucha utilidad.

También desde el Colegio están luchando por la calidad del agua en Santa Cruz de Tenerife

Es una lucha que tenemos desde hace muchos años. Este problema lo tuvimos en La Laguna y finalmente se pudo resolver: las partes se reunieron y llegamos a un acuerdo. Logramos, entre todos, buscar una manera que fuera aceptable para el propio consumidor y para la empresa y se hizo muy bien. Con respecto a Emmasa hasta ahora ha hecho caso omiso a lo que el Colegio y las Asociaciones de Vecinos llevan diciendo más de dos años. Ahora lo que pretendemos es seguir impulsando, a través de la ciudadanía, que nos ayuden y participen, que hablen para que a través de ellos le podamos transmitir a Emmasa que no es algo puntual, que es generalizado, no hablamos de algo extraño. Yo no soy técnico pero sí que se puede mejorar la calidad del agua, los conductos se pueden arreglar. Después hablamos también de los contadores contra incendios, hay un precio abusivo y hasta ahora nadie se ha hecho cargo, y más hoy en día, que hay una crisis y que hay muchas personas que no están trabajando, y en una comunidad eso supone aumentar la cuota de manera considerable, un contador puede estar en torno a los 300 euros, eso es una barbaridad por un contador que no se usa prácticamente. Es necesario y es bueno que se tenga, lo único que pretendemos desde el Colegio de Administradores de Fincas es buscar una solución que sea acorde a todas las partes.

Me da la sensación de que se está abriendo un campo nuevo en las propiedades de propietarios

 

¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan las comunidades actualmente?

Yo creo que de lo que estamos más pendientes ahora mismo es de las juntas de propietarios, nos preocupan más que los conflictos, porque ahora estamos en un punto donde realizar las juntas de manera escalonada es el punto de partida para mejorar la convivencia y poder ya tomar decisiones y que la comunidad no siga a paso lento. Y me da la sensación de que se está abriendo un campo nuevo en las propiedades de propietarios. El tema de la eficiencia energética es un campo nuevo, y la gente ya lo está barajando, ya estamos todos pensando en cómo frenar un poco el descenso del bolsillo. Creo que esa es una de las principales preocupaciones. Cuando vemos que una comunidad tiene una fachada en mal estado y que tenemos que rehabilitarla y vemos que un 20 % o 30 % de la comunidad tiene problemas económicos, que aunque estés pagando la cuota de comunidad, no tienen trabajo, una cuota extra supone un dinero y hablamos de que pedimos las subvenciones pero tienes que tener el dinero para ejecutar la obra. Y esa es una de las cuestiones que más preocupan a las gente.

¿Qué tienen previsto desde el Consejo Canario de Administradores de Fincas para este 2021?

Desde el Consejo me he puesto en contacto con varios compañeros de la junta y pretendemos, en julio, hacer un curso dirigido a los colegiados, porque el colegiado se encuentra en una situación vulnerable con respecto a lo motivacional. Está siendo muy duro, la semana pasada tres compañeros me dijeron que lo estaban pasando fatal porque está siendo una explosión de trabajo. Desde el Consejo, esa formación que queremos hacer va dirigida a dar herramientas motivacionales para recuperar esa alegría que tienen los administradores de fincas para poder mediar en todos los problemas y que se contagie, que si el administrador es feliz el resto es feliz, es algo que se contagia. Y creo que los administradores de fincas han demostrado su profesionalidad en esta pandemia y nos lo han trasladado desde todos los organismos.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...