Los visitantes de Masca deberán apuntarse previamente y llevar casco

Las visitas al barranco de Masca, en el sur de Tenerife, se realizarán mediante inscripción previa en grupos de 25 personas como máximo y será obligatorio el uso de casco, entre otras medidas de seguridad y conservación que ha propuesto el Cabildo de Tenerife. 

El acceso al barranco está cerrado al público desde febrero de 2018, y el Cabildo ha decidido regular las visitas y desarrollar un nuevo modelo de gestión de ese espacio natural que se empezará a aplicar este verano.

Según informó el Cabildo, los consejeros de Gestión del Medio Natural, Isabel García, y de Turismo, José Gregorio Martín Plata, han presentado el proyecto a las empresas turísticas y de transporte implicadas en el desarrollo de la actividad de descenso del barranco de Masca, las cuales realizarán sus aportaciones.

La seguridad y la conservación son los ejes del modelo, según el Cabildo, que propone que las entradas al sendero se produzcan en grupos de 25 personas como máximo.

Los visitantes, que podrán apuntarse en una plataforma virtual, tendrán que firmar un documento para acreditar que conocen las normas y características del sendero, deberán llegar en transporte colectivo, público o privado, e ir equipados con un casco, de acuerdo con el modelo propuesto.

Los grupos entrarán a partir de las 8.30 horas y la salida tras decender el barranco se realizará por mar mediante el servicio ofrecido por alguna de las empresas.