Los nuevos métodos anticonceptivos

En la pregunta “¿Sobre qué temas le hubiese gustado recibir más información?” de la última Encuesta Nacional sobre Salud Sexual, que se realizó en 2009, las mujeres (un 61,8%) tuvieron claro que los métodos anticonceptivos era la temática de la que les hubiese gustado tener más información. Sin embargo, para los hombres esta opción ocupaba el segundo lugar (un 53%), eligiendo la prevención de infecciones de transmisión sexual como principal fuente de información que desearían obtener. 
Image
Ambas opciones estaban muy por encima del resto de temáticas de las que querían saber más. 
Respecto a los anticonceptivos y la frecuencia con la que más se usa con la pareja estable, según los encuestados "siempre" fue la opción más elegida pero cabe destacar que "nunca" fue la segunda. Respecto a los métodos más usados de anticoncepción el preservativo masculino es el más utilizado seguido de la píldora.
Image
Desde 2009 nuevos métodos de prevención del embarazo han irrumpido en el mercado y aunque la píldora y el preservativo sigan siendo los más demandados, los usuario cada vez más buscan diferentes métodos de anticoncepción. Te contamos cuáles son los que más han revolucionado el mercado. 
Parche anticonceptivo
Al igual que la píldora este método anticonceptivo libera en el cuerpo femenino las hormonas estrógeno y progestina, impidiendo que los ovarios liberen óvulos y haciendo que el moco cervical sea más espeso, lo que conlleva que los espermatozoides no puedan llegar al óvulo. Su efectividad es del 99 % si se usa de forma adecuada.
Este parche anticonceptivo se pega en la piel sobre el vientre, brazos, glúteos o espalda y tiene una durabilidad de una semana. Cada siete días la usuaria deberá cambiarlo hasta la cuarta semana, en la que no tiene que utilizarlo para dar comienzo al periodo menstrual. 
Hay que destacar que a diferencia de la píldora no es necesario tomarlo diariamente, aunque tampoco previene de las enfermedades e infecciones de transmisión sexual.
Image
Anillo Hormonal
Liberando las mismas dos hormonas que la píldora y el parche, el anillo anticonceptivo es un elemento circular de plástico que se coloca en la vagina y evitan que el ovario produzca un nuevo óvulo. Durante tres semanas el anillo debe permanecer en la vagina para después dejar una semana de descanso y permitir la menstruación. 
Este anillo es de un uso, lo que implica que a la tercera semana de su uso de debe desechar. Durante las relaciones sexuales se puede quitar siempre que no supere un máximo de tres horas fuera de la vagina. 
La principal ventaja de este método es que se usa una vez al mes, pero por otra parte puede tener efectos secundario y no previene contra las enfermedades e infecciones de transmisión sexual. El anillo se comercializa en España desde 2003 y es uno de los métodos que más están usando las usuarias. 
Image
Píldora anticonceptiva masculina
Aunque todavía quedan varios estudios que realizar para la viabilidad de una futura píldora anticonceptiva masculina, lo cierto es que en los últimos años se ha avanzado mucho en el tema. 
El principio activo de esta píldora es la dimendrolona undecanoato y tiene un esquema similar a la anticonceptiva femenina. 
Pese a que en 2018 se realizara el primer estudio de la píldora se ha descartado por ahora su venta debido a los efectos secundarios que producía: aumento de peso, disminución del colesterol bueno y síntomas de exceso o disminución de testosterona. 
Hay que destacar que los únicos métodos anticonceptivos que existen actualmente para los hombres son los preservativos masculinos y la vasectomía.
Esponja anticonceptiva
Esta esponja es un pequeño redondel de espuma plástica que se coloca en la vagina cubriendo el cuello uterino de manera que se evita el traspaso de espermatozoides. La esponja se puede colocar hasta 24 horas antes de las relaciones sexuales. Para su uso primero hay que humedecerla para activar el espermicida que contiene y luego introducirlo en la vagina. No debe usarse por un tiempo superior a 30 horas pero sí que es importante que las usuarias no extraigan la esponja sin que hayan pasado seis horas desde el acto sexual. No son reutilizables. 
Image
Natural Cycles
Es uno de los métodos anticonceptivos más controvertidos actualmente. Esta aplicación para móviles fue creada por una científica sueca utilizando un algoritmo basado en la temperatura de las usuarias, de manera que según la app se puede conocer el momento del ciclo en el que la mujer es fértil o no. 
La Sociedad Española de Contracepción ya ha declarado que este método es poco viable porque aunque utilice la tecnología como método de medición no tiene en cuenta los cambios que pueden sufrir las mujeres en las mediciones. 
El año pasado 37 mujeres afirman haberse quedado embarazadas de manera no deseada pese a usar la aplicación. Desde Natural Cycles achacan este fallo a una cuestión aritmética del número de usuarias que lo utilizan aunque los especialistas destacan que basarse en la temperatura basal para evitar el embarazo no es suficiente. 
Aunque la descarga de la app sea gratuita su uso es mediante pagos de 8,99 euros mensuales o 64,99 euros anuales. 
Image