Lo que no te cuentan: Del campo a las grandes ciudades

Tuvigú

En el año 2011 las Naciones Unidas anunciaron el nacimiento del habitante 7.000 millones y ya nos estamos acercando a los 8.000, cuando en 1950 la cifra era 2.530 millones. Esto confirma que la segunda mitad del siglo XX ha sido la etapa de mayor crecimiento demográfico de la historia.

No obstante, según avanza el siglo XXI se ha iniciado lo que parece un periodo de ralentización. En los sesenta la población crecía en torno a los 87 millones de personas   y en la actualidad es de unos 83 millones. Seguimos en un periodo de aumento, pero más moderado que en el pasado cercano. Según las proyecciones de la ONU, estaremos cerca de los 9.200 millones de personas en el año 2050.

Hay que tener en cuenta que en el año 2008 más de la mitad de la población mundial era rural y desde entonces más del 50% ya es urbana, confirmando la marcha imparable del proceso de concentración de los habitantes de la tierra en ciudades.

La población del campo es hoy de 3.397 millones, pero se espera que pueda haber una disminución progresiva hasta 2050. Así pues, aparecerán dos tendencias hasta mediados del presente siglo. Primero, crecerán los urbanos y los rurales y después solo los urbanos. Como vivimos día a día, vamos hacia un mundo de ciudad, sin olvidar que en este 2050 todavía 3.000 millones de personas vivirán del campo en el planeta. Zonas rurales que tendrán distintas características a las que hoy poseen. 

Volviendo atrás en el tiempo, el proceso de urbanización mundial comenzó en los países desarrollados sobre la década de los 20. Entonces, los urbanos solo representaban en estos países el 30% de su población total y hoy ya suponen el 80% y ascendiendo. 

En cambio, en los países en desarrollo la urbanización se resiste a un ascenso rápido. El porcentaje general de ciudadanos ronda el 50%, pero se estima que crecerán más rápido en el futuro hasta alcanzar en 2050 una tasa de urbanización del 64%.

Crecerá el número de ciudadanos y, por tanto, los comportamientos, las actitudes y los modos de vida urbanos. El desarrollo de la población ciudadana será una de las grandes claves del cambio social que se avecina. No hay ninguna fuerza humana capaz de impedir que en el futuro los habitantes de este planeta además de ser más longevos y más cosmopolitas, sean más urbanos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre