Las maniobras militares de Washington y Seúl, en abril

El consejero de Seguridad del presidente surcoreano, Moon Jae-in, señaló hoy que las maniobras militares de Seúl y Washington aplazadas por los Juegos Olímpicos empezarán seguramente a principios de abril aunque cree que dependería de un posible diálogo Corea del Norte-EEUU.

El asesor de seguridad, Moon Chun-in, afirmó en un foro en Washington que cree que los ejercicios conjuntos se reanudarán "en un mes" ya que es "muy difícil" que EEUU y Corea del Sur los vuelvan a posponer o cancelar, según recogió la agencia surcoreana Yonhap.
El pasado enero Seúl y Washington decidieron aplazar sus ejercicios anuales a fin de que no coincidieran con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se desarrollan en el condado surcoreano de PyeongChang hasta el 18 de marzo.
El consejero especial en Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores explicó sin embargo que el inicio de las maniobras, que el régimen norcoreano considera como un ensayo para invadir su territorio, dependerá de si finalmente Pyongyang y Washington vuelvan a hablar, algo sobre lo que hay una mezcla de "cautela y optimismo".
"Si hay diálogo entre EEUU y Corea del Norte antes de los ejercicios, puede que haya algún tipo de acuerdo (para aplazarlos). Por ello, personalmente espero que las conversaciones (de EEUU) con Corea del Norte se puedan retomar antes de que empiecen de nuevo los entrenamientos militares", explicó.
Los Juegos de PyeongChang han deparado el mayor acercamiento en años entre las dos Coreas, que técnicamente siguen en guerra, y este deshielo culminó con la visita esta semana de una delegación norcoreana al Sur que insistió en que "deja la puerta abierta" al diálogo con EEUU.

El asesor de seguridad, Moon Chun-in, afirmó en un foro en Washington que cree que los ejercicios conjuntos se reanudarán "en un mes" ya que es "muy difícil" que EEUU y Corea del Sur los vuelvan a posponer o cancelar, según recogió la agencia surcoreana Yonhap

Washington ha mostrado cierto escepticismo hasta el momento y el presidente estadounidense, Donald Trump, insistió en que Pyongyang debe mostrar voluntad de desnuclearizarse como condición previa a una negociación.
Sin embargo, Seúl está convencido de que la mejora de relaciones con su vecino puede servir para que Pyongyang y Washington se sienten a hablar por primera vez en más de una década sobre el programa nuclear norcoreano tras un 2017 marcado por las pruebas de armas del régimen y los cruces de amenazas.