Las grúas canarias en el arcén

Los últimos accidentes que han tenido lugar en las autopistas y carreteras de Tenerife y de toda Canarias, han puesto de manifiesto la importancia de contar con un buen servicio de auxilio y rescate en carretera, las grúas, quienes en unos 30 ó 45 minutos logran retirar de la vía –en muchas ocasiones en situaciones de arduo peligro- desde un turismo, hasta una guagua o un camión de gran tonelaje, ahorrando de esta manera minutos de retención en las autopistas y evitando con ello posibles accidentes en cadena o por el llamado efecto “mirón”, como señalan desde la Asociación Canaria de Empresas de Auxilio en Carretera, ACEAC, patronal que engloba a las empresas de este sector en las Islas. 

Sin embargo ese servicio rápido y eficaz, este músculo de las carreteras canarias, a veces pasa desapercibido y en muchas ocaciones se siente ninguneado, como apunta el presidente de dicha patronal, José Luis Tacoronte

Escucha las declaraciones de José Luis Tacoronte
Varios son los problemas que aquejan al sector y siguen sin resolverse, como el del color regulado, las medidas indebidas en arcenes de autopistas y autovías, o el poco reconocimiento que se le otorga como sector imprescindible para la seguridad en las carreteras.

El sector de auxilio y rescate en Canarias, las conocidas grúas de carretera, están viendo cómo su músculo se debilita debido al escaso uso que se hace de él y a lo poco que se las considera. 

José Luis Tacoronte, señala en esta entrevista concedida a AtlánticoHoy, que “después de más de 10 años de historia de nuestra asociación, la ACEAC, nos sentimos fuertes e ilusionados, pero observamos cómo las autoridades, sobre todo regionales, no terminan de entender el rol que debemos jugar en el sector de la carretera y eso a la larga no debilita el músculo, pero sí lo cansa”.

Los empresarios que se dedican al sector del auxilio y rescate en carretera en Canarias, los gruístas, además de las preocupaciones propias de la actividad empresarial que sufren también otros sectores y en otros lugares de España, por el simple hecho de ser empresario, han encontrado en los últimos años algunos baches en su camino que les están causando muchos problemas en la amortiguación. 

Concretamente, Tacoronte se refiere al problema del color distintivo del sector, el amarillo, que lograron imponer después de distintas luchas en las mesas de sector del transporte y interminables en idas y venidas en diferentes reuniones con concejeros y directores generales, y que ahora peligra desde el pasado mes de julio de 2016.

Image
Una grúa municipal retirando un vehículo mal aparcado en San Cristóbal de La Laguna | ATLANTICOHOY

“Desde 2007 y tras una asamblea, todos los presentes acordaron por unanimidad comprometerse a defender el uso de un color distintivo, puesto que considerábamos que era de vital importancia para la prevención de accidentes laborales y una mejora importante para la seguridad vial, no solo de nuestros conductores, sino del resto de usuarios de las vías”, explica el presidente de ACEAC. Justamente, este es el problema que ahora centra la mayor disputa del sector con el ejecutivo regional. 

En este sentido, José Luis Tacoronte recordó que desde “el pasado 8 de julio de 2016 se publicada la supresión cautelar del color amarillo como único distintivo del sector de las grúas, contrariamente a lo que el mismo Gobierno de Canarias en 2015 había decidido.

Más del 60% de las empresas de grúas en Canarias han realizado un importante gasto, puesto que éstas ya han llevado a cabo el pintado de sus vehículos con el color amarillo en cumplimiento de la Orden publicada en junio del pasado año. Color que aún seguimos empleando, dado la seguridad que nos da a nosotros en la carretera, y al resto de vehículos que circulan por ella”.

“Usamos el color amarillo para nuestro sector de Auxilio-Rescate, para que prime la seguridad en las carreteras canarias”

En este sentido, añade: “Nuestro único motivo sobre el uso del amarillo para el Auxilio-Rescate es que prime la seguridad en las carreteras canarias, lo que significa velar por las vidas de los profesionales de las grúas y los usuarios de las carreteras”. 

Para refutar esta explicación Tacoronte se refirió igualmente a que “el 22 de mayo de 2015, el Gobierno de Canarias publicó en el BOC la Orden por la que se regulaban determinados aspectos referidos a la Auxilio-Rescate, como el color unificado, color cuyo uso se decidió tras un estudio previo por parte de un equipo de especialistas en legislación y seguridad vial, y que no se escogió aleatoriamente, sino que se ha demostrado que conlleva mayor seguridad para la población usuaria de las carreteras en el Archipiélago”.

De esta forma, la razón esgrimida por ACEAC para elegir un color que los distinguiera fue que la ciudadanía identifica por sus colores a un camión de bomberos o a un coche de policía como un vehículo de circulación prioritaria, servicios públicos encargados de asistir a la población en momentos de riesgo. De la misma forma, lo que se pretende desde ACEAC es que los vehículos del auxilio en carretera puedan ser identificados desde larga distancia, al mismo tiempo que como vehículos de servicio de emergencia, de ahí la importancia de unificar también su imagen. 

“Otras comunidades autónomas quieren tomar el color amarillo como distintivo de las grúas, tomando de ejemplo de lo que hemos hecho en las nuestras Islas”

Por ello, José Luis Tacoronte insiste en que “no se trata de una decisión tomada por un grupo de amigos que queremos que se nos vea distintos y de amarillo, sino un color elegido por un equipo de expertos y que ha sido felicitado por el Gobierno Europeo y que ahora otras Comunidades Autónomas quieren asumir, tomando como ejemplo Canarias”.
Image
Una grúa retira un camión de la vía, casi sin arcén | ATLANTICOHOY

Los arcenes
Otro de los problemas con los que se encuentran los profesionales de las grúas y que también sufren los usuarios cuando tienen una avería de su vehículo en la TF 1, TF 2 o TF 5 y tienen que parar el coche, el problema que surge con nuestros arcenes, y su parca medida, en muchos puntos de estas vías y otras de Canarias. Pues a este problema se une el de la grúa cuando se persona en el lugar de la avería o el accidente para auxiliar y retirar el automóvil, o vehículo pesado en muchos casos. De cualquier forma, el gruísta ha de buscar el lugar adecuado en menos de dos metros o metro y medio en muchos casos para enganchar y subir el coche a la plancha. “Los chóferes no tienen en más de una ocasión forma de salir del camión, al igual que le pasa al conductor del coche, y tiene que salir por el lado del acompañante, para saltar la valla y luego ponerse a maniobrar en plena autopista, poniendo en muchas ocasiones en peligro su vida”, apunta José Luis Tacoronte.

“Se lo hemos hecho saber en repetidas ocasiones a las autoridades, pero seguimos esperando y observando cómo nuestros compañeros se juegan la vida en los arcenes”

ACEAC se ha reunido en distintas ocasiones con representantes del Gobierno de Canarias y del Cabildo Insular de Tenerife, especialmente, para ponerles en conocimiento de este problema, y se han intentado buscar soluciones, “pero seguimos esperando y viendo cómo nuestros compañeros se juegan día a día su vida para sacar un vehículo de la vía pública en nuestras autopistas y autovías”.

La Cenicienta de las vías públicas
En la carretera, se mueven: taxis, guaguas, transporte pesado, ambulancias, y un largo número de SP, Servicios Públicos, todos cuentan con un reconocimiento, mayor o menor, como el que también recibe el Sector de Auxilio y Rescate, al que representa ACEAC en Canarias. “Sin embargo nos sentimos muchas veces la Cenicienta de las carreteras canarias. Somos un sector que en más de una ocasión nos hemos visto fuera de la Mesa de Transporte en Canarias”, comenta Tacoronte, “y hemos tenido que luchar por estar. Vemos cómo se nos puentea, como en el caso del color de nuestro sector, el amarillo, que no se tiene en cuenta para los protocolos de emergencia en carretera, frente a los bomberos, ambulancia, etcétera” 

Para terminar el presidente del ACEAC, Jose Luis Tacoronte nos hace una reflexión: “Creo que ha llegado el momento de que se den cuenta, quien tenga responsabilidad en ello, las autoridades competentes, de lo que podría pasar si no hubiera grúas. A lo mejor las carreteras amanecerían intransitables, quién retiraría los vehículos. No queremos ser el Príncipe del cuento, pero tampoco que siempre nos toque la cenicienta”.

Las grúas municipales: El caso de La Laguna

Otro capítulo aparte en el Auxilio y Rescate en Carretera lo suponen las grúas municipales, servicio que ya en la mayoría de los Ayuntamientos está subcontratado con empresas privadas. La mayoría de nosotros, los conductores de a pie, vemos a las grúas como nuestro peor enemigo. Sin embargo, no observamos la situación, desde el otro lado. Es decir, ¿qué sucedería si la grúa municipal no retirara de la calzada el coche aparcado en triple fila, o si no retirarán del vado deL garaje el vehículo mal aparcado? Sería un caos.

Sonará extraño, pero los gruístas nos sentimos como el Patito Feo, hasta en nuestro pueblo. En mi caso, el de San Cristóbal de La Laguna. Un sector al que alguien, en algún momento ha querido desprestigiar y se ha equivocado, porque en el caso de La Laguna, desde hace unos dos años, han dado con empresas de auxilio y rescate que sí saben hacer las cosas, como el 99% de las empresas del sector en Canarias y podríamos asegurar que también en España.

No sé qué sentido ha tenido la Caza de Brujas con las grúas en La Laguna, pero sí he de atreverme a decir que en la Ciudad de los Adelantados, Aguere, las grúas hoy funcionan bien. Por cierto, de color amarillo.