Las energías limpias de las que disponemos: Lo que no te cuentan

Tuvigú

El consumo incontrolado de recursos fósiles y energías no renovables por parte de los seres humanos están llevado a nuestro planeta a un cambio climático precipitado. En AtlánticoHoy ponemos el foco en un tema de vital importancia para nuestra existencia y, en general, para la vida en La Tierra: Las energías limpias. 

Las energías limpias o verdes son aquellas cuya extracción o explotación de la propia energía conlleva un impacto mínimo en la naturaleza, es decir, que no producen residuos ni emiten gases nocivos.  Estas energías se valen del calor o la fuerza de los elementos naturales para generar electricidad que usar en hogares y en industrias. Pero, ¿cuáles son las energías limpias de las que disponemos?

En primer lugar, hay una fuente de energía en nuestro sistema que se espera que no se agote hasta dentro de unos cinco mil millones de años y no es otra que el Sol. La energía solar es totalmente limpia, renovable y hasta ahora es la más desarrollada de este tipo. Consiste en obtener directamente la electricidad a partir de la radiación solar mediante paneles solares fotovoltaicos, que cuentan con células de silicio que transforman el calor y la luz del sol en electricidad. 

En segundo lugar, ya sea en molinos o en barcos de vela, la humanidad lleva cientos de años valiéndose de la energía eólica. Este tipo de energía se vale de obtiene a partir de la energía cinética que produce el efecto de las corrientes de aire. Los aerogeneradores conectados a las grandes redes de distribución de energía eléctrica, que pueden ser de eje horizontal o eje vertical, convierten la energía cinética del viento en energía eléctrica. 

En tercer lugar, existe una energía capaz de transformar las energías cinéticas de la fuerza de las corrientes y los saltos de agua en energía eléctrica, y no es otra que la hidroenergía o energía hidráulica. Mediante presas, embalses o centrales hidroeléctricas, se aprovecha la caída del agua, que pasa por unas turbinas encargadas de transmitir la energía a un alternador, que genera la electricidad. 

Por último, hablaremos de la fuente de energía limpia menos conocida: La energía geotérmica. Este tipo de energía se obtiene al aprovechar el calor del interior de nuestro planeta. A medida que nos acercamos al núcleo desde la corteza la temperatura aumenta 3 grados cada 100 metros de profundidad. La energía geotérmica se emplea mediante tres tipos de yacimientos geotérmicos: yacimientos de agua caliente, yacimientos secos y géiseres.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre