oficina de empleo

La Pesadilla...

Tubigú

Por más que uno trate de asimilar los datos y despertarse de esta pesadilla, no lo consigue. Es como cuando de noche, tienes un mal sueño y te fuerzas a despertar, porque te dices a ti mismo, que esto no puede estar pasando. Aquí y ahora, sí está pasando. Los datos de la última encuesta de población activa (EPA), de hace dos días, son para irse a esconder a una cueva o intentar despertar de la pesadilla.

Los hogares con todos sus adultos sin trabajo aumentaron un 20 por ciento y el paro juvenil se disparó 10 puntos, hasta superar el 40 por ciento. Todo un aliciente para una generación de jóvenes con sueños e ilusiones. Este inolvidable baile del Covid, ha mandado al carajo siete años seguidos de reducción del desempleo y seis de creación de trabajo neto.
Díganme si no es para sudar frio de noche y en medio de una pesadilla. Y es que además, hay indicios que apuntan a que el “andar de la perrita” no va en línea recta, sino dando tumbos. Todo este mal sueño de pérdida de trabajos se produce a pesar de que la administración ha inyectado ingentes recursos extraordinarios para paliar la situación. Y no hablo solo de los Ertes.

En Educación y Sanidad se ha tenido que contratar a miles de personas para hacer frente a la Pandemia, incluso en la Construcción se prevén cifras de crecimiento, por las inversiones en obra pública, pero ni con esas, porque al final no hay actividad económica privada que pueda sostener el chiringuito y recaudar impuestos. Canarias, con 113.000 empleos menos, es la Comunidad española que pierde más empleo en relación a su población.

Y oía decir hace nada al ministro de trabajo, José Luis Escrivá (ya saben el que habla del “Ayuntamiento de Canarias”), que cree que “la cosa aguanta” y que la Economía y el Empleo, no están tan mal por la Pandemia como parece. Y opinó que, aunque aumente el paro, este enero se producirán 20.000 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social. Menos mal que éste era considerado uno de los ministros más inteligentes y estrategas del Gobierno. Lo que no acabo de intuir es lo qué opinarán del “estratega” los que cada noche tienen la pesadilla, y por la mañana miran el montón de facturas sin pagar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...