La ONU quiere que Arabia Saudí y Turquía expliquen el caso Khashoggi

Expertos de la ONU han pedido a Arabia Saudí y a Turquía detalles sobre sus investigaciones en torno a la desaparición del periodista Jamal Khashoggi y están a la espera de una respuesta.

Así lo ha asegurado Bernard Duhaime, presidente del grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzosas o Involuntarias, que ha puesto en marcha un "procedimiento de urgencia" sobre el caso.
Ese procedimiento se ha iniciado en respuesta a una solicitud de representantes de la familia de Khashoggi, según ha explicado Duhaime en una conferencia de prensa.
Aunque habitualmente ese tipo de acciones son confidenciales, el experto ha dicho que en este caso podía confirmarla dado que los representantes de la víctima han hablado públicamente de su petición.
"Hemos pedido a las autoridades una explicación, en particular sobre cómo están procediendo para investigar la situación", ha dicho Duhaime.
Según ha indicado, el grupo espera una respuesta rápida tanto por parte de Arabia Saudí como de Turquía.
El experto ha defendido la necesidad de una investigación "independiente", pero no ha querido pronunciarse sobre las pesquisas en curso, para no prejuzgar nada.
Duhaime, además, ha advertido que el caso del periodista saudí es una muestra más de una "preocupante práctica" por parte de Estados que llevan a cabo "secuestros" de personas fuera de sus fronteras.

"Estos secuestros ocurren con o sin el consentimiento del país de acogida y aunque en la mayoría de casos las víctimas reaparecen en detención tras un corto periodo, en otros siguen desaparecidas, como en el reciente caso estremecedor del periodista saudí Jamal Khashoggi", apuntó.

El periodista ha desaparecido el pasado 2 de octubre tras entrar en el consultado saudí en Estambul.
Según varias informaciones de prensa, que citan fuentes turcas y grabaciones, Khashoggi habría sido torturado, decapitado y descuartizado dentro de la misión diplomática.