La ‘manita’ de Julito

Julio Alonso Arribas, Julito (1930-2013) es el máximo goleador del CD Tenerife en competiciones de ámbito nacional e internacional, con 112 tantos en los 231 partidos oficiales que disputó como blanquiazul. Y también es el único jugador que ha logrado marcar cinco goles en un partido. Lo hizo el 30 de enero de 1955 en el Heliodoro, durante la goleada (6-0) al Jerez Deportivo que culminaba con éxito la denominada 'batalla de los seis puntos'... cuando la victoria se premiaba con dos puntos.

Fue durante la segunda temporada del conjunto blanquiazul en las categorías nacionales, cuando no resultaba extraño que enlazara tres partidos seguidos como local o como visitante, pues los desplazamientos a la Península estaban más cercanos a la odisea que al placer. El verano anterior, la entidad había contratado como técnico a José Planas en sustitución de Carlos Muñiz, decisión que se reveló como errónea y que se corrigió meses después repescando a Muñiz cuando el descenso era más que una amenaza. 

A doce jornadas para el término de la competición, el Tenerife era antepenúltimo en un grupo de dieciséis equipos que castigaba con el descenso directo a los dos últimos clñasificados. Eso sí, debía afrontar tres compromisos seguidos en el Heliodoro, en lo que la prensa llamó 'la batalla de los seis puntos'. Y tras derrotar a Granada (2-0) y Castellón (4-0), citas en las que Julito hizo tres goles, recibió al Jerez. Ese 30 de enero la expectación era máxima y los rectores de la entidad lo declararon como día del club.  

Como incentivo, cada entraba iba numerada y entraba en el sorteo de una radiogramola valorada en 10.000 pesetas. Con el Heliodoro lleno, el Tenerife formó con: Cuco; Chicho, Isal, Perla; Villar, Óscar; Tomás, Julito, Antonio, Munné y Manolín. Y aunque el Jerez salió con su típico cerrojo, a los tres minutos ya perdía. Julito había marcado con un disparo cruzado desde el borde del área, tras recibir un servicio de Villar. A los 28 minutos llegó el segundo tanto de Julito, esta vez a pase de Tomás.  

Image

Imagen de Julito

 
El partido estaba resuelto, pero antes de acabar la primera parte hizo el 3-0 al rematar un pase de la muerte de Antonio. En la segunda mitad, Julito transformó un penalti del que había sido objeto y, tras el 5-0 logrado por Manolín, él mismo se encargó de cerrar la goleada al recoger un rechace de la defensa visitante y empalmar a la media vuelta desde el borde del área y sin dejar botar el balón. Sólo entonces el Heliodoro se llenó de pañuelos blancos para saludar la 'manita' de Julito. 

Aquel Tenerife 54-55 también ganó sus siguientes cinco partidos en el Heliodoro y acabó la temporada en la novena plaza. Julito terminó el curso con 24 goles, aunque el que logró en Jaén le fue adjudicado a Tomás, lo que le impidió compartir 'pichichi' con Castaño (España de Tánger) y Gallardo (Murcia), un honor que merecía y que sólo la estadística actual le concede. Héroe en 1953 del ascenso a categorías nacionales, tras su manita al Jerez aún permaneció en el club siete temporadas más y también participó en el salto a Primera División.