La fundación (o refundación) del Tenerife

El CD Tenerife se fundó oficialmente el 8 de agosto de 1922 en el Centro de Dependientes de Santa Cruz. En realidad, aquel día se constituyó la nueva junta directiva de una entidad que daba continuidad –españolizando el nombre– al proyecto del Sporting Club, nacido una década antes. No hay muchos más cambios: se mantiene como presidente Mario García Cames, cónsul de Uruguay en la Isla, continuando también en el 'nuevo' club directivos vitales en la etapa anterior como Juan Labory (secretario) o Julio Fernández del Castillo (tesorero).

En la prensa de la época causa “general entusiasmo” la continuidad de García Cames, quien “ya ha dado sobradas muestras de competencia al frente del Tenerife Sporting Club”. De su “provechosa iniciativa” se espera que pueda lograr “el renacimiento de los deportes en Tenerife”, pese a que las dificultades económicas que atravesaba el Sporting aconsejaron a Juan Labory llevarse los trofeos a su casa y ocultarlos bajo la cama, “para evitar que fueran embargados, peligro que se corría por ser la mayoría de plata de ley”. De esta forma, “los galardones conquistados en buena lid” escaparon de “las garras de los acreedores”.

Tampoco hubo cambios significativos en la plantilla, aunque la presentación del 'nuevo' Deportivo Tenerife, que así fue conocido en sus inicios, no llegó hasta el 1 de octubre de 1922, en un amistoso ante el equipo suplente, reforzado con elementos del Fomento y el Hespérides. La cita tuvo lugar en el campo de Miraflores y, al estar lesionado el mítico portero Emilio Baudet, el primer 'once' del CD Tenerife estuvo compuesto por: Hernández; Cabrera, Rodríguez Bello; Renshaw, Cárdenes, Francisquillo; Del Castillo, Croissier, Madan, Molowny y Graciliano Luis. El partido lo ganaron (0-1) los suplentes gracias a un gol de Padrón Silvera.

Image

Primera junta directiva del CD Tenerife.

La derrota hizo que, una semana más tarde, se repitiera el partido en idéntico escenario. En la revancha, ya con Baudet en la puerta, el equipo titular del CD Tenerife se impuso por 3-1, con goles de Raúl Molowny y Fernández del Castillo (2). El domingo siguiente, 15 de octubre de 1922, llegaría el primer 'partido internacional' del CD Tenerife, saldado con goleada (5-1) al Tromp, nombre del buque de guerra holandés atracado en el puerto tinerfeño y cuyos marineros, como era habitual en la época, disputaban un amistoso ante algún equipo local. Raúl Molowny (3), Fernández del Castillo y Graciliano Luis fueron los autores de los tantos al Tromp.

El primer triunfo del 'nuevo' Tenerife ante un adversario local llegó el 12 de noviembre de 1922, cuando ganó (3-1) al Hespérides en Miraflores. Molowny y Graciliano Luis (2) marcaron para los blanquiazules y Francisco Peraza lo hizo para los laguneros. Sin acabar ese año fundacional, el Tenerife ya se constituyó en el referente futbolístico insular y conquistó su primer trofeo: tras superar previamente al Hespérides, se impuso (1-0) en la final de la Copa Suprema al Real Victoria grancanario gracias a un gol de Reyes. Y despidió el año con su primera 'gira', ya en diciembre, con triunfos en Madeira ante el Nacional y el Marítimo, ambos de Funchal.