La Cara y La Cruz...

Tubigú

Este Gobierno canario tiene ambas caras de la moneda. Cuando se tiró la moneda dos veces, una cayó de Cara: Educación. Otra cayó de Cruz: Asuntos Sociales. Si hubieramos tirado una tercera habría caido de “canto” y en equilibrio, con la Sanidad. Pero ésa es otra larga historia...

La Cara se llama Manuela Armas, consejera de Educación. El Presi Ángel Victor, la nombró en medio de la Pandemia. Y acertó el hombre. No ha habido casi contagios en los colegios y además hay datos, que en la miseria que estamos viviendo, le sacan a uno una sonrisa: el abandono de las aulas en los más jóvenes, este trimestre pasado, es el más bajo desde 2017.

Para ustedes quizá no signifique mucho, pero para los que damos clase, y además lo hacemos por vocación, sí. No me cabe la menor duda que detrás está el trabajo inmenso de los profes y las familias. Sinceramente, no hay con qué pagarlo. ¿Contratar a más docentes...? Sí por favor...es dinero bien invertido.

La Cruz del Olvido está plantada en un monte que se llama Asuntos Sociales y cuelga del cuello de la consejera Noemí Santana. Una Cruz que también cuelga del cuello de miles de ayudas prometidas y sin pagar. Una Cruz que llevan encima los empleados públicos a los que cada día se les encoge el estómago cuando se sientan delante de sus mesas o tienen que atender por teléfono las llamadas de miles de personas sin respuesta.

Y quienes mandan en Asuntos Sociales dicen que esto no viene de ahora; que es una herencia recibida y que no hay personal suficiente para atender el volumen de trabajo. Falso. Como escribía de manera certera ayer mi compañero Jorge Bethencourt: en dos años, de 2019 a 2020, la plantilla de empleados públicos de Canarias creció en unas doce mil personas. Tres mil han sido refuerzos para la Sanidad y dos mil quinientos para Educación...¿Por qué no se ha contratado a mas personal en Asuntos Sociales?

Tarde o temprano, alguien va a tener que meterle mano a ese departamento del Gobierno. Yo no me tardaría mucho Presi. Usted es un tipo listo, y tiene un enorme extintor, pero ojo que hay fuegos que queman en “modo silencio” y revientan hasta la cocina. Ya ven, Cara y Cruz. El problema es que la Cruz, no sé por qué, siempre pesa más que la Cara.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...