El director Jorge Coira dando instrucciones durante el rodaje de la serie Hierro junto a la actriz Kimberly Tell | TWITTER MOVISTAR +

Jorge Coira, director de 'Hierro': "Intentamos utilizar elementos de la cultura canaria no de forma consumista, sino desde dentro"

Tubigú

Detrás de las cámaras de una de las series españolas más exitosas de la actualidad está el director Jorge Coira, quien junto con su hermano, el guionista Pepe Coira, han creado Hierro, una historia que, en esta segunda temporada, se vale del misterio para tratar, entre otras cuestiones, las complejidades entre las relaciones padres e hijos. Tras rodar esta segunda temporada en plena pandemia pero en una isla sin casos, el próximo 19 de febrero se estrenan los nuevos episodios en la plataforma Movistar +. Jorge Coira cuenta a AtlánticoHoy a qué retos se enfrentaron durante este rodaje y cómo incluyeron en esta nueva entrega más elementos de las costumbres canarias.

¿Cómo surgió la trama de esta segunda temporada?

Teníamos muchas ganas de tirar del hilo de qué pasa con Díaz después de que, para solucionar su situación en la primera temporada le hable a la jueza de Samir. Queríamos explorar esa situación delicada de Díaz, explorar el mundo de Samir y qué pasa con su familia. Y por otro lado, queríamos plantear algo que a Candela le apelara desde su trabajo; una trama judicial. Había algo atractivo en la parte judicial, e intentamos pegarnos muchos a la realidad de los conflictos a los que se enfrenta un juez. Pensando en esos conflictos morales surgió esta trama. Ya la primera temporada en el fondo hablaba mucho de las relaciones de padres e hijos; queríamos explorar más ese terreno.

¿Cómo estructuraron las nuevas tramas en relación a las anteriores?

Una parte que me parece muy divertida y que creo que hicimos algo interesante es jugar con las expectativas. La primera temporada tiene quiebros estructurales interesantes. A media temporada cambia incluso de género, pasas de ser un ¿Quién lo hizo? a trabajar más en el suspense y la tensión. Íbamos a hacer algo parecido pero completamente diferente. Hay juegos estructurales que claramente resuenan en la primera temporada pero utilizados de forma opuesta: que sea muy reconocible para los espectadores y que haya guiños a la primera temporada, pero al mismo tiempo no repetir la misma fórmula sino sentirnos completamente libres para contar una historia nueva y hacerlo con una estructura nueva me parecía de lo más atractivo y estoy muy satisfecho de lo que hicimos.

Además, en esta temporada han trabajado más en las debilidades de los personajes

Siempre nos interesó que hubiera cierta complejidad en los personajes, no por complicar la historia, sino porque los seres humanos somos complejos. Intentamos que los personajes tengan vida propia, que no sean mecanismos de la trama sino tratarlos desde el respeto e indagar cómo son de forma profunda, de manera que cualquier personaje en cualquier momento pueda ser protagonista de su propia historia y que genere en los espectadores no poder prever quién va a ser importante, porque no están dibujados desde un lugar meramente mecanicista sino desde el respeto de cómo es ese personaje. Nos parecía muy importante que si vamos a hablar de la violencia o de la pérdida, lo hiciéramos desde ese lugar más humanista. Desde el qué nos pasa ante la pérdida de un ser querido de forma violenta. Es decir, que la muerte de alguien no sea un puro elemento de drama, sino que centremos la mirada en qué les pasa a los que quedan.

¿Los paisajes de El Hierro tienen el mismo peso en esta segunda temporada?

En la primera temporada había que presentar el espacio desde cero. En la segunda hace un peso más relacionado con la trama. La isla en sí misma sigue siendo un elemento clave. Incluso pudimos explorar zonas que no pudimos en la primera, que estaba más centrada en Valverde, El Golfo y Frontera y para esta segunda temporada nos fuimos a otra zona espectacular de la isla: Las Playas, un lugar poco poblado, donde de repente se acaba la carretera, en la zona de El Parador, con el mar por un lado y al otro una cortada de mil metros. El Hierro es un lugar hermoso, fructífero, agradable, pero al mismo tiempo con toda esa fuerza de la naturaleza salvaje, esas montañas y unos cortados que generan emociones por sí misma.

En esta temporada también dan más importancia a tradiciones canarias como el Salto del Pastor y la Lucha Canaria

Queríamos conectar lo más posible nuestra trama a la realidad de El Hierro y de la islas. Intentamos utilizar elementos de la cultura canaria no de forma consumista, no como una curiosidad de analista externo, sino desde dentro, de forma solidaria y conectada con los personajes. Siempre nos llamó la atención lo de la lucha canaria. Ya en la primera temporada intentamos incluir algún elemento pero no pudimos explorarlo más allá, ahora en la segunda, de una forma natural conectaba a través de los personajes de Alfredo y de Fabri.

"Tuvimos que reducir figuración con respecto a los planes iniciales y hay planos en los que se multiplican los espectadores de forma digital"

 

Rodaje de Hierro con Darío Grandinetti a la izquierda y Jorge Coira a la derecha | TWITTER MOVISTAR +

 

También veremos una gran luchada que tiene lugar en El Hierro, ¿Cómo fue la grabación?

La luchada fue un lío importante, porque coincidió tener que rodar en plena pandemia. Fue con enormes controles de seguridad y seleccionando con cuidado quién podía venir y quién no. Tuvimos que reducir figuración con respecto a los planes iniciales y hay planos en los que se multiplican los espectadores de forma digital, para poder tener el terrero lleno sin que hubiese peligro por la pandemia. Desde muy pronto empezamos a contactar con puntales reales de la lucha canaria para implicarlos en la historia y que transmitieran la fuerza de ese deporte. Yo no soy aficionado a deportes de lucha pero cuando vi una luchada me sorprendió para bien y me pareció de una nobleza saludable. Fueron majísimos y tuvieron un nivel de compromiso con la ficción total, la relación fue preciosa. Nos ayudaron muchísimo ese día de rodaje, fue como una comunión entre el equipo de rodaje, los luchadores y el público, fue un día maravilloso.

Hablaba de las circunstancias del rodaje por la pandemia, ¿Cómo les afectaron las medidas?

Fue bastante fácil. Cuando rodamos, en El Hierro no había casos, entonces no tuvimos que parar el rodaje en ningún momento. Hicimos unos mecanismos de seguridad extremos antes de llegar a la isla. Todo el equipo se hizo PCR y cuando llegamos a El Hierro nos confinamos varios días. Después nos hicimos de nuevo una PCR y en el momento que dio negativo empezamos a trabajar. Cada actor nuevo que venía tenía que hacer PCR, cuarentena y otra prueba. Y luego hacer una burbuja; relacionarnos entre nosotros y poco más. Lo malo fue que no pudimos hacer fiestas; me da un poco de pena porque hubo gente de la que me hubiera gustado despedirme pero no hubo posibilidad, pero volveré a El Hierro para abrazarles.

Como director de Hierro, ¿Cuál es su escena favorita de esta temporada?

Son muchísimas. Pero por poner dos: En el primer episodio hay una escena en la que empezamos con Alfredo ordeñando unas cabras, con la niña pequeña que no quiere hacer las maletas. Es una escena muy compleja y que disfruté mucho. Luego hay una escena en el episodio seis, que no puedo desvelar el contenido, pero fue un momento de pura magia, en el que la niña pequeña, Helena (Sempere), desde la verdad de la actuación, nos rompió el corazón a todos. Creo que ninguno de los que estuvimos en ese momento en el rodaje lo vamos a olvidar jamás en la vida. Prácticamente todo el equipo estaba llorando a moco tendido.

 

"Creo que la razón para hacer una tercera temporada es estirar un éxito y no hay ningún interés"

 

¿Sabremos por fin por qué terminó la jueza Candela en El Hierro en esta temporada?

Creo que no necesitamos contarlo todo, hay que dejar espacio a los espectadores y que cada uno pueda montar su historia. En la vida no sabemos todo de los demás, sabemos trazos y desde ahí nos podemos imaginar. Hay que dejar que ocurra lo mismo en la ficción. Creo que fue una buena decisión no revelar absolutamente todo.

¿Habrá una tercera temporada de Hierro?

En principio no haremos una más. La primera fue un éxito y esperamos que la segunda lo sea, pero deberíamos hacer historias porque nos apasione contarlas no porque sea un éxito que queremos estirar. Me da mucha pena pensar en no volver a hacer historias en El Hierro, porque me encantaría, pero al mismo tiempo, por puro respeto a la serie, y por respeto a los espectadores, yo no quiero estirar un chicle, y tengo la sensación de que si decimos que El Hierro es un lugar donde nunca pasa nada, volver a generar una historia más con elementos de violencia puede ser forzar demasiado los límites. Creo que la razón para hacer una tercera temporada es estirar un éxito y no hay ningún interés.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...