La hora de las flores

¡Estrenamos nueva sección! A menos de una semana para el cambio de estación para entrar en otoño, según el calendario oficial, en el medio digital canario AtlánticoHoy queremos acercarte lugares concretos y recomendables de conocer o visitarlos nuevamente. Enclaves distintos a los charcos y senderos que compartíamos con nuestros lectores en ‘Entre Botas y Cholas’.

Bienvenidos a ‘Mi rincón’, donde más allá de localizaciones y lugares amplios, trataremos de llevarles a un punto en concreto para contar su historia, saber sus posibilidades y conocer la valoración de los vecinos y turistas.

Y vamos a comenzar con un rincón muy conocido de la isla de Tenerife, pero que quizá alguno no conozca su historia. Se encuentra dentro del Parque García Sanabria de Santa Cruz de Tenerife, o más bien, es una de las puertas de entradas al mismo. Es el Reloj de Flores.


Ubicado en la entrada -o salida- que da a la calle de El Pilar, el reloj se ha ganado la categoría del ‘monumento’, si se puede llamar a sí, más importante del parque, incluso por encima de la escultura Monumento a García Sanabria, en el corazón del parque que lleva su nombre.

Image

Cromo Reloj de flores (Cigarrillos 46) | CENTRO DE DOCUMENTACIÓN DE CANARIAS Y AMÉRICA/MUSEOSDETENERIFE.ORG

Su historia empieza en el año 1958, año en el que el cónsul de Dinamarca P. Larsen, donó a la ciudad esta ‘joya’ floral que fue construido en Suiza por la casa Favag. Con muchas reparaciones a sus espaldas, en las que se ha llegado a prescindir del segundero, porque era demasiado atrayente para los pequeños que se colaban y lo paraban, el reloj ya funciona a pleno rendimiento y siempre acompañado de flores frescas a lo largo del año.

El Parque García Sanabria | YOUTUBE

Siempre colorido, este emblema santacrucero se ha convertido en punto de encuentro para los ciudadanos, además de lugar de eventos festivos y de presentaciones de marcas o novedades de los equipos deportivos, así como otras actividades de diferentes índoles como pueden ser los gorgoritos para los más pequeños. 

Presentación de equipaje CDTENERIFE | YOUTUBE

Las escalinatas que rodean al Reloj de Flores y que dan acceso al resto del parque, considerado también casi como un jardín botánico, terminan de darle a este rincón un imagen imprescindible de visitar en el corazón de Santa Cruz de Tenerife.

“Me sorprende lo simétricamente que están ordenadas todas las flores”, comenta José Antonio, venezolano que pasa unos días en la isla y que aprovecha pasa sacarse la ‘obligada’ fotografía cuando descubres este enclave. 

Siempre la perspectiva del turista que lo ve por primera vez será más llamativa que la del chicharrero vecino de este popular lugar, pero que no le quita valor a su imagen y, sobre todo, a su mantenimiento. “Los que más preguntan son los turistas”, comenta Débora, una de las encargadas del estanco del García Sanabria. “Sí es verdad que a veces pasamos por delante y ya ni nos damos cuenta de tantas veces, pero sí vemos a los operarios siempre trabajando para que esté perfecto”, añade.

Image

José Antonio se saca una fotografía frente al Reloj de Flores | AH

El Reloj de Flores del parque es casi tan conocido por dar la hora como por sus propias flores. Esa sinergia y su lugar de colocación ideal lo convierten en un punto de visita en los libros turísticos y en un punto para presumir frente a los demás de los tinerfeños. Las 24 horas del día.