Invertir en inspirar seguridad y confianza, ¿más rentable que bajar precios?

Tubigú

¿Las pequeñas cadenas y hoteles independientes están condenados a bajar tarifas?

Inmaculada Ranera, directora general de Christie & Co para España y Portugal, advertía del riesgo que corrían los hoteles si finalmente caían en una guerra de precios.

Esto es así, sobre todo teniendo en cuenta que “hay muchos segmentos de demanda que no han sufrido tanto las consecuencias económicas de la pandemia y que están deseando viajar, por lo que lo más recomendable puede ser intentar mantener las tarifas porque demanda va a haber, aunque sea reducida”.

Según declaraciones recogidas en el portal especializado de noticias de turismo Hosteltur, en Mirai su responsable de cuentas en España, Yolanda Argüelles, y su director de Desarrollo de Negocio, César López, inciden en que “la pandemia nos ha cambiado en muchos aspectos, lo que hace que los factores de decisión de compra también hayan cambiado".

"Está claro que el precio siempre va a ser un factor importante, pero en un entorno como el actual la sensación de seguridad y confianza se ha convertido en un factor clave. De este modo puede salir más rentable no bajar precios pero sí invertir en aspectos que den ese valor añadido al establecimiento”, asegura Argüelles.

Asimismo, ha añadido, “serán claves la transparencia y la capacidad de información".

A su juicio, el hotel tiene que ser capaz de responder a las múltiples dudas que puede tener el cliente respecto a sus protocolos antiCOVID. Además de tener información actualizada en la web y a su personal preparado para ello, puede apoyarse en sistemas de automatización.

Otro factor que puede ser más decisivo que el precio, en su opinión, es “la flexibilidad. Tener políticas flexibles frente a posibles modificaciones en los viajes sin duda repercutirá positivamente en la decisión de compra”.

Bajada ineludible de precios

Sin embargo, César López reconoce que “a oferta constante, quien encuentre la fórmula para que los precios no bajen si la demanda se contrae merecerá el premio Nobel de Economía".

"En todas las recesiones pasadas se ha demostrado que toda llamada a mantener precios está condenada al fracaso”, subraya.

Eso sí, como ha admitido, “tradicionalmente en el sector los únicos que aguantan precio son las grandes cadenas internacionales porque, al crear el concepto de marca reconocida, se aíslan de la competencia. Su producto es único. En cambio, para la inmensa mayoría de establecimientos el precio se debe adaptar a los vaivenes del mercado. Y más les vale hacerlo así porque situarse fuera de mercado sería todavía peor”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...