La policía identifica a Salman Abedi como el autor del atentado de Manchester

Un terrorista suicida provocó anoche la muerte de 22 personas, entre ellas niños, al hacer explotar un artefacto de fabricación casera junto al estadio Manchester Arena, según ha informado la Policía de esa ciudad del norte de Inglaterra.  La policía británica identificó hoy a Salman Abedi, un joven de 22 años, como el autor del atentado suicida.

Hasta ahora hay tres víctimas mortales identificadas: una niña de 8 años, Saffie Rose Roussos, una joven estudiante de 18, Georgina Callander, y un joven de 26, John Atkinson. 

El jefe de la policía de Manchester, Ian Hopkins, afirmó en una comparecencia ante los medios que las fuerzas de seguridad buscan ahora determinar si el terrorista suicida actuó en solitario o contó con una red de apoyos. El mando policial indicó que los restos de Abedi todavía no han sido reconocidos de forma oficial por un juez forense, por lo que rehusó aportar más detalles sobre él en esta etapa de la investigación. 

Según la BBC, Abedi nació en Manchester, en una familia de origen libio y tenía al menos dos hermanos, también británicos.
El núcleo familiar vive en diversos domicilios en el barrio de Fallowfield, en el sur de Manchester, donde la policía realizó hoy un registro, informó el canal público. Vecinos del inmueble donde se produjo esa inspección describieron a la cadena británica que la familia ondeaba banderas libias en ciertas ocasiones. 

Un joven de 23 años detenido en las inmediaciones de un supermercado en el suroeste de Manchester es hasta ahora el único arresto en relación con el ataque, que se produjo al término de un concierto de la estadounidense Ariana Grande. 

Hopkins confirmó que se han registrado dos domicilios en el área de Manchester y en uno de ellos se llevó a cabo una explosión controlada para poder acceder a la vivienda. 

El jefe de la policía advirtió asimismo sobre las "especulaciones" en las redes sociales sobre los nombres de las víctimas de la explosión. "Aceptamos que esto es inevitable, pero pedimos a la gente que deje que sea la policía y el juez forense quienes publiquen los nombres, una vez las familias estén listas y cuenten con el apoyo necesario", afirmó. 

El ataque
En el ataque -ocurrido sobre las 21.35 GMT al término de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande-, 59 personas resultaron con heridas de diversa consideración, precisó el jefe de Policía de Manchester, Ian Hopkins. 

La primera ministra británica, Theresa May, dijo hoy que la ciudad de Manchester ha sido víctima de un ataque terrorista "monstruoso" destinado a castigar a familias jóvenes que habían acudido a un concierto de música.

En una declaración al país ante la residencia oficial de Downing Street, May informó, además, de que la Policía cree haber identificado al autor del ataque, en el que 22 personas perdieron la vida, pero puntualizó que aún no puede ser facilitada

"El autor, puedo confirmar, murió en el Arena. Creemos que el atacante llevaba un artefacto explosivo improvisado que él detonó, causando esta atrocidad", explicó Hopkins. 

"Las familias y muchos jóvenes estaban disfrutando de un concierto en el Manchester Arena y perdieron la vida. Nuestros pensamientos están con las 22 víctimas que sabemos que han muerto, las 59 personas que resultaron heridas y sus seres queridos", dijo.

Al mismo tiempo, la ministra británica de Interior, Amber Rudd, ha calificado de "acto de barbarie" el atentado y señaló que ha sido un acto destinado a golpear a las personas "más vulnerables de nuestra sociedad" y provocar el "temor", pero recalcó que no lo conseguirán.

"Mis pensamientos y rezos están hoy con las familias y las víctimas que han resultado afectadas", dijo Rudd, antes de participar en una reunión de emergencia convocada por la primera ministra británica, la conservadora Theresa May.

La titular de Interior pidió a la población que se mantenga "alerta", pero no "alarmada" y que si tiene algo que denunciar, que se ponga en contacto con las fuerzas del orden.

El atentado obligó a suspender los servicios de trenes en la estación Victoria de Manchester, que está junto al estadio, y todas las líneas se cortaron tras el suceso.