El G7 retoma sus reuniones sin May y con el reto de pactar un comunicado

 Los líderes del G7 iniciaron hoy su segunda jornada de cumbre sin la primera ministra británica, Theresa May, y con el desafío de pactar un comunicado conjunto después de que este viernes quedase claro que no habrá compromiso sobre cambio climático a espera de la decisión de Estados Unidos.

Los dirigentes llegaron a la 08.30 hora local (06.30 GMT) al Hotel San Domenico, que acoge la reunión en la ciudad siciliana de Taormina, y donde fueron recibidos por el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, que ejerce de anfitrión de la cita.

Los primeros en llegar fueron los dirigentes africanos invitados a participar en esta jornada de cumbre para abordar el tema de la inmigración, un asunto de especial interés para Italia, que recibe cada día precisamente en las costas sicilianas a miles de inmigrantes rescatados en el Mediterráneo.

Han sido invitados el presidente keniano, Uhuru Kenyatta; el nigerino, Mahamadou Issoufou; el nigeriano, Muhammadu Buhari; el tunecino, Beji Caid Essebsi, y el primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn.

La gran ausente de esta jornada será May, quien abandonó Italia a última hora de la tarde del viernes para acudir a Londres y seguir así las últimas investigaciones sobre el atentado de Manchester del 22 de mayo, confirmaron a Efe fuentes oficiales.

Entre los más madrugadores se contaron la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, el director del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Tras ellos lo hicieron los líderes del G7. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue el último en sumarse al encuentro, a las 09.30 hora local (07.30 GMT).

El mandatario estadounidense entró en la sala cuando los asistentes ya estaban sentados a la mesa y saludó a su llegada a la canciller alemana, Angela Merkel, así como al presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, y al de Níger, Mahamadou Issoufu.

Antes del inicio del encuentro también se vio departir a Merkel, con el presidente francés, Emmanuel Macron, y Christine Lagarde.

La reunión entre las siete democracias más industrializadas del planeta -Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido- y los representantes africanos se producirá desde las 09.15 hasta las 11.15 horas locales (07.15 y 09.15 GMT).

Tras una pausa para el almuerzo y una foto de familia entre todos ellos, el G7 en solitario retomará sus sesiones de trabajo con un encuentro sobre movilidad humana, igualdad de género y seguridad alimentaria.

De la reunión debería salir el tradicional comunicado conjunto con los compromisos adquiridos por las siete potencias, un documento que este año será más breve que en otras ocasiones y cuyo contenido, contrariamente a lo habitual en este foro, todavía es incierto.

Italia anunció ayer que las negociaciones sobre cambio climático han quedado en suspenso hasta que Estados Unidos culmine la revisión de sus políticas internas en el materia y decida si se retira del Acuerdo del Clima de París (2015).

Estados Unidos podría también impedir que la declaración incluya la habitual condena al proteccionismo de este foro, algo que ya ocurrió en la cumbre de ministros de Finanzas del G20.
Parece, sin embargo, que habrá acuerdo para mantener las sanciones a Rusia por su papel en el conflicto en Ucrania, después de que Donald Trump despejase ayer las dudas iniciales sobre su posición y reiterase su firmeza frente a Moscú.
May se reúne con las fuerzas de seguridad tras marcharse de la cumbre del G7
La primera ministra británica en funciones, Theresa May, se reúne hoy en Londres con los mandos de las fuerzas de seguridad para evaluar la situación tras el ataque del lunes en Manchester, después de abandonar prematuramente la cumbre del G7 en Taormina (Italia).

May presidirá en su residencia del número 10 de Downing Street el llamado Comité Cobra, que agrupa a ministros y representantes de las fuerzas de seguridad, con quienes tratará sobre la respuesta al atentado, por el que hay ya once detenidos.

La jefa del Gobierno abandonó ayer, antes de lo previsto, la cumbre del G7, que concluye hoy en la localidad siciliana de Taormina, a fin de atender la situación en su país.

Image

Theresa May dialoga con Donald Trump | TWITTER @LAJORNADAONLINE

La Policía del Gran Manchester ha informado de que en la madrugada de este sábado ha apresado a otros dos sospechosos, de 20 y 22 años, lo que eleva a once el total de personas bajo custodia, después de que un joven de 16 años y una mujer de 34 detenidos inicialmente fueran puestos en libertad sin cargos.

Los agentes llevaron a cabo además una explosión controlada en uno de los domicilios registrados en las últimas horas, según indicaron fuentes del cuerpo.

Un millar de policías armados participan este fin de semana largo (el lunes es festivo) en una operación para aumentar la seguridad en torno a una serie de eventos multitudinarios programados en el Reino Unido, como la final de la Copa inglesa de fútbol en el estadio de Wembley y la final de la liga de rugby en Twickenham, ambos en Londres.

El comisario jefe de la Policía del Gran Manchester, Ian Hopkins, dijo ayer que los agentes han hecho "enormes progresos" e incautado "objetos significativos" en la investigación del atentado, si bien se prevén más detenciones y siguen abiertas varias líneas de investigación.

Tras el ataque, el Gobierno británico ha elevado a "crítico", el más alto, el nivel de alerta terrorista, y cientos de soldados asisten a la Policía en sus labores de vigilancia.