Amenábar: José Luis Cuerda era una persona única y escrupulosamente honrada

El cineasta José Luis Cuerda, director, productor y guionista de cine ha fallecido hoy a los 72 años en su casa de Madrid, según han confirmado a Efe fuentes familiares. El director de "Amanece que no es poco" (1989), película de culto que ha pasado a la historia del cine español, rodó su última cinta, continuación de ésta, "Tiempo después" en 2018.

Para Alejandro Amenábar, José Luis Cuerda era su padre cinematográfico y su segundo padre en la vida real, "un referente", "una persona única", "escrupulosamente honrada" y lleno de sentido del humor.

"Para mí era un referente, siempre está ahí y siempre con buen humor", ha señalado a Efe un triste Amenábar, que se resistía a usar el pasado al hablar de él.

Cuerda produjo las tres primeras películas de Amenábar -"Tesis" (1996), "Abre los ojos" (1997) y "Los otros" (2001)- y mantuvieron una larga relación que comenzó por lo profesional y siguió en el aspecto más personal.

"Comí con él hace un par de semanas, ya estaba muy malito pero era sorprendente que dentro de su dolencia y drama era capaz de manifestar humor y retranca", ha agregado Amenábar.

En su opinión, Cuerda ha creado escuela, sobre todo con sus películas más surrealistas. "Yo creo que por eso es por lo que será recordado. 'Amanece, que no es poco', 'Total' o 'Así en la tierra como en el cielo' son una sublimación del absurdo con lo que creo que muchas personas se identificaban".

Un "humor netamente español" que a veces ocultaba a una persona "tremendamente lúcida, capaz de hacer un análisis de la actualidad y de la vida en general", algo que demostraba en charlas que se prolongaban durante horas, con él y con Rafael Azcona, su guionista habitual, dos ejemplos de "gente que sabe mucho de cine pero de la vida".

Y aunque los estilos de Amenábar y Cuerda eran totalmente opuestos o justamente por eso, formaban "una extraña pareja perfectamente compenetrada", reconoce el realizador de "Mientras dure la guerra".

"Yo soy incapaz de hacer o ver la vida como él, de plasmar las pelis con su prisma y él incapaz de hacer un thriller como 'Tesis'".

Pero -agrega- "nos entendíamos y respetábamos" y "haberle tenido de tutor de alguna manera ha sido muy saludable".

Una persona que al haber sido director respetaba y fomentaba la creatividad, ha resaltado Amenábar de su faceta de productor antes de exclamar: "¡Qué coño!, es la sensación de estar al lado de un tío honrado, tan escrupulosamente honrado... que hacia de José Luis una persona única".